CCOO denuncia la reducción de un 77% en la inversión en la sanidad pública madrileña

El sindicato reclama un plan urgente de inversiones para los centros sanitarios públicos en los Presupuestos Generales de la Comunidad de Madrid para 2017.

Cifuentes,  junto al consejero de Sanidad, durante la inauguración de un centro de salud de Las Rozas. (Foto: Flickr)
Cifuentes, junto al consejero de Sanidad, durante la inauguración de un centro de salud de Las Rozas. (Foto: Flickr)

Entre los años 2002, cuando la Comunidad de Madrid recibió las competencias sanitarias y 2006 se produjo un incremento en las inversiones en la Consejería de Sanidad, pasando de 196,92 millones de euros en 2002 a 243,86 millones en el ejercicio 2006, en buena medida porque muchas de las obras y mejoras en los centros sanitarios ya venían comprometidas desde el extinto INSALUD.

A partir de 2006 el Gobierno de la Comunidad de Madrid, entonces presidido por Esperanza Aguirre, apuesta por la construcción de 10 nuevos hospitales, 6 de gestión públicas pero construidos con financiación privadas, y 4 de gestión privada.

Esta decisión, unida a los efectos de la crisis, las políticas de recesión, y la privatización de los servicios de mantenimiento, ha tenido unos efectos devastadores en la conservación y mantenimiento en el resto de centros sanitarios de la Comunidad de Madrid.

Así lo manifiestan los datos recogidos en el Instituto de Estadística de la Comunidad de Madrid, en los que se observa cómo el gasto en conciertos con el sector privado se ha incrementado en casi 700 millones de euros, pasando de 224,96 millones en 2002 a 921,25 millones en 2015.

Por el contrario el gasto en inversiones en la sanidad pública, en ese mismo periodo, se ha desmoronado, pasando de 164,92 millones a poco más de 32 millones, lo que supone una pérdida del 77%.

Para CCOO es imprescindible que el Gobierno regional, de forma urgente, apruebe un plan de inversiones que posibilite acometer las reformas y obras de acondicionamiento y mantenimiento, también preventivo, que precisan de forma urgente la inmensa mayoría de los centros sanitarios públicos de la región.