NUEVE PAÍSES VOTARON EN CONTRA DE LA LICENCIA

La UE aprueba el uso del glifosato cinco años más, con el voto a favor de España

El glifosato fue clasificado por la Organización Mundial de la Salud como “probablemente cancerígeno para los seres humanos”.

España vota a favor de los intereses de las grandes corporaciones y no de la salud pública y del medio ambiente

El Comité de Apelación de la Comisión Europea ha aprobado, por mayoría cualificada de gobiernos europeos, la propuesta de la Comisión de autorizar cinco años más, y sin restricciones, el uso de glifosato, un herbicida ampliamente utilizado que se ha relacionado con el cáncer y con el daño ambiental. Nueve países votaron en contra de la licencia de cinco años más, mientras que un país se abstuvo y los otros dieciocho votaron a favor.

El glifosato es el herbicida más utilizado en Europa (donde la venta de productos que lo contienen supone alrededor de mil millones de euros anuales) y también en España, donde sólo en 2013, -últimos datos disponibles-, se utilizaron cerca de 3.000 toneladas para agricultura, lo que supone cerca de 350 kg/hora.

"Las personas que, se supone, deben protegernos de los plaguicidas peligrosos no han hecho su trabajo y han traicionado la confianza que los europeos depositan en ellos. La Comisión Europea y la mayoría de los gobiernos han elegido ignorar las advertencias de los científicos independientes, las demandas del Parlamento Europeo y la petición firmada por más de un millón de personas que piden la prohibición del glifosato. Las amenazas de demandas de empresas como Monsanto obviamente les preocupan mucho más que la salud de las personas y el medio ambiente." ha afirmado Luís Ferreirim, responsable de agricultura de Greenpeace España.

La propuesta de la Comisión se basa en una defectuosa evaluación de los riesgos del glifosato para la salud, que establece que no hay pruebas suficientes de un vínculo de este herbicida con el cáncer, a pesar de que la OMS lo clasificó como "probablemente cancerígeno para los seres humanos". La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) así como la Agencia Europea de Sustancias Químicas (ECHA, por sus siglas en inglés), responsables de la evaluación de riesgos, se basaron en la propia interpretación que la industria agroquímica hizo de datos de cáncer no publicados, faltando por lo tanto información importante que apuntan a que existe un riesgo. Incluso cuando se trata de estudios publicados, importantes partes de la evaluación llevada a cabo por la EFSA fueron copiadas de los informes elaborados por los propios productores de glifosato, descartando información importante que vincula el glifosato con problemas de salud.

glifo

En España, y sólo en agricultura, se utilizaron cerca de 350 kg de glifosato por hora en 2013, último año con datos conocidos

En octubre, el Parlamento Europeo pidió que se prohibiera totalmente el glifosato dentro de cinco años, empezando con una prohibición inmediata en espacios públicos, jardines privados y usos agrícolas innecesarios, así como la fumigación previa a la cosecha.

Más de un millón de personas han firmado una Iniciativa Ciudadana Europea que pide la prohibición del glifosato, mientras que las encuestas en Alemania, Francia, Italia, Portugal y Grecia muestran una creciente preocupación y un abrumador apoyo a la prohibición. En España, más de 150 organizaciones pidieron al gobierno que se opusiera a la reautorización del glifosato.

"Está claro que la ciudadanía española no puede confiar en que el Gobierno proteja su salud y el medio ambiente. Una vez más España ha puesto por delante los intereses de las grandes corporaciones frente a la salud pública y el medio ambiente. Debido a su uso masivo, el glifosato es actualmente un producto químico omnipresente: lo encontramos en los suelos, el agua, los alimentos, los productos de higiene feminina... e incluso en la orina humana." ha concluido Ferreirim.


  1. Países que votaron a favor (18; 65,71%): Bulgaria, Alemania, República Checa, Dinamarca, Estonia, Irlanda, España, Letonia, Lituania, Hungría, Países Bajos, Polonia, Rumanía, Eslovenia, Eslovaquia, Finlandia, Suecia, Reino Unido. Países que votaron en contra (9; 32,26 %): Bélgica, Grecia, Francia, Croacia, Italia, Chipre, Luxemburgo, Malta, Austria. Países que se abstuvieron  (1;  2,02%): Portugal