Detectan amianto en el Hospital General Universitario Gregorio Marañón

Desde Comisiones Obreras requirieron la intervención del Instituto Regional de Seguridad y Salud en el Trabajo por la inactividad de la Dirección del hospital.

La exposición a fibras de amianto puede dar lugar a alteraciones y enfermedades de distinta consideración, algunas benignas y otras graves o muy graves como la asbestosis o fibrosis pulmonar, el cáncer de pulmón y el mesotelioma

La Sección Sindical de Comisiones Obreras del Hospital General Universitario Gregorio Marañón solicitó al Instituto Regional de Seguridad y Salud en el Trabajo (IRSST) la evaluación de las obras que se estaban realizando en la galería de servicio del pabellón central ante la sospecha de que los escombros que se estaban retirando podían contener amianto. Dicha solicitud de evaluación fue requerida ante la falta de medidas preventivas de los responsables del centro.

El IRSST ha emitido un informe en el que, dando la razón a los delegados de CCOO, recomienda a la dirección del hospital que sigan las directrices que la normativa impone.

La exposición a fibras de amianto puede dar lugar a alteraciones y enfermedades de distinta consideración, algunas benignas y otras graves o muy graves como la asbestosis o fibrosis pulmonar, el cáncer de pulmón y el mesotelioma.

Según la Organización Internacional del Trabajo, más de 100.000 personas mueren anualmente por la exposición al amianto. Al ser una enfermedad que solo se evidencia después de un largo período de tiempo (entre 20 ó 25 años), lo peor está por llegar. Se calcula que entre los años 2010 y 2025 se producirán entre 45.000 y 55.000 muertes por cánceres de pleura o de pulmón relacionadas directamente con la exposición activa o pasiva al amianto. No se trata de un tema menor, afecta desde el punto de vista jurídico, administrativo, penal y social a las empresas, que deben presentar un plan de trabajo ante la autoridad laboral siempre que se vayan a realizar labores de retirada de materiales que pudieran contener amianto. Deberá recabarse, además, informe de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.