ENFERMEDADES PROFESIONALES EN MADRID

Cancerígenos en el ámbito laboral, una realidad oculta

Un informe de UGT Madrid estima que en 2015 se produjeron 1947 casos de cáncer de origen laboral que no fueron reconocidos como tales.

Cada año unas 9500 muertes por cáncer podrían estar relacionadas con el trabajo

Mientras el cáncer se designa como la primera causa de muertes relacionadas con el trabajo en la Unión Europea, en España y, en concreto en la Comunidad de Madrid, sigue sin estar adecuadamente reconocido según advierte UGT en un informe sobre enfermedades profesionales.

Los cánceres laborales reconocidos en España representan el 0,24% del total de casos por enfermedad profesional: 36 casos en 2016, de los cuales solo 1 de notificó en la Comunidad de Madrid. Sin embargo, la estimación en función de las altas por neoplasias evidencia que en 2015 se produjeron 1947 cánceres ocupacionales, 1557 fueron en hombres y 391 en mujeres.

La Comisión Europea ha estimado que en la UE entre 91.500-150.500 trabajadores fueron diagnosticados por cáncer en 2012 por uso de sustancias cancerígenas en el trabajo. Entre 57.700-106.500 muertes por cáncer fueron atribuidas a la exposición laboral por sustancias cancerígenas.

Según estimaciones de UGT-CEC (“Costes sanitarios directos del cáncer de origen profesional atendido en el sistema nacional de salud”. Universidad de Granada), cada año unas 9500 muertes por cáncer podrían estar relacionadas con el trabajo. Si se reconocieran, el cáncer sería la primera causa de mortalidad profesional en España. Siendo los costes sanitarios directos en 2013 de más de 158 millones de euros, entre asistencia especializada, costes de farmacia y atención primaria.

Los cánceres de origen profesional se caracterizan por tener periodos de latencia largos, por lo que es difícil reconocerlos antes de que hayan manifestado clínicamente sus síntomas, “esta puede ser una causa del adecuado reconocimiento en el sistema nacional de seguridad social”, señala UGT en el citado informe.

“La no declaración junto con una deficiente vigilancia de la salud tanto durante la etapa laboral como en la post-ocupacional hace que la mayor parte de cánceres se declaren como enfermedad común en lugar de profesional”, añade el sindicato.