Malasia, los contrastes de Asia

Malasia está situada en el Sureste de Asia. Está integrada por la Malasia Peninsular con una extensión de 131.588 km² y los estados de Sarawak con 124.450 km² y Sabah con 73.711 km² en la parte norte de la isla de Borneo.

Malasia limita con Tailandia al norte, el mar de la China meridional al este, Singapur al sur y con el estrecho de Malaca al oeste. Malasia insular está situada en el norte de la isla de Borneo. Limita con el mar de China meridional al norte y oeste, los enclaves del sultanato de Brunei al este y la mitad sur de la isla, ocupados por Indonesia.

El país, está dividido en dos por el mar de la China meridional y está constituido por dos conjuntos muy desigualmente poblados: al norte el extremo meridional de la península de Malaca, sería la Malasia continental u occidental. La región meridional, al sur, ocupa los territorios del norte de la isla de Borneo, la Malasia oriental o insular. Estas dos zonas sólo tienen en común aspectos geográficos, tales como el clima y la vegetación, ya que el país es una creación política que carece de unidad geográfica.

En las dos partes de Malasia se sitúan cadenas montañosas recientes que pertenecen al sistema himalayo-alpino. En la península de Malaca, los montes Kerbau, en el centro del país, forman una cordillera que llega a alcanzar los 2. 000 m de altura destacando los montes Korbu con 2. 182 m y el Tahan, 2. 190 m.

La mayor parte del territorio peninsular, no obstante, está ocupado por extensas llanuras aluviales, accidentadas por pequeños relieves residuales. El relieve de la Malasia oriental es mucho más elevado que el de la península Malaca, llegando a alcanzar los 4. 101 m de altitud con el pico de Kinabalu.

Entre los principales ríos de Malasia Peninsular, están los ríos Sungai Perak con una longitud de 390 km y el Sungai Muar con 190 km, que desembocan en el estrecho de Malaca.

Los ríos Sungai Kelantan con una longitud de 250 km y el Sungai Pahang con 500 km desembocan en el mar de China Meridional. En Malasia Oriental, los dos ríos principales son Sungai Rajang en Sarawak y Sungai Kinabatangan en Sabah. El río más largo de Malasia, es el Sungai Rajang con una longitud 760 km, y el segundo río más largo es el Sungai Kinabatangan con 560 km, al que vierten los ríos situados en el estado de Sabah. El río Golok desempeña la función de frontera internacional entre Malasia y Tailandia, mientras que algunos otros ríos, incluidos Perak, Selangor y Pahang, forman límites entre estados malayos.

En general, los ríos de Malasia son caudalosos como resultado de las altas precipitaciones y aún conservan un estado primitivo y natural en la mayor parte de su recorrido, especialmente en los tramos de sus cabeceras. Comúnmente, las fuentes de los ríos se originan en áreas de bosques montañosos, y a lo largo de su curso, los ríos exhiben cambios diferenciados, que van de sistemas fluviales con grandes posibilidades de producción hidroeléctrica a sistemas de meandros que ya no producen electricidad.

Tiene un clima ecuatorial influenciado por el monzón asiático. Cuenta con una estación húmeda (de noviembre a marzo) y otra seca (entre junio y octubre). Las llanuras son muy calurosas, alcanzándose medias anuales superiores a los 28ºC, lo que está en el origen de que su población se concentre en la costa, en tanto que en las montañas, y en relación con la altitud, las temperaturas descienden.

La media anual de precipitaciones es de unos 2. 500 mm en la península y de 2. 300 mm en la región insular. La selva densa ecuatorial ocupa la mayor parte del país, lo que favorece una rica y variada vegetación. Predominan el bambú, el ébano, el sándalo, la teca y las palmeras, en tanto que en el litoral se desarrolla el manglar.

La tala indiscriminada y el uso de herbicidas altamente tóxicos son preocupantes. Se teme que las especies de árboles nativos sean perjudicadas en forma irreparable y que suceda lo mismo con los cultivos nativos que todavía se realizan. Existe una gran contaminación atmosférica por emisiones industriales y de coches. Hay contaminación del agua potencialmente potable, debido al vertido, en ríos, de aguas residuales sin tratar.

La población de Malasia comprende varios grupos étnicos, destacando los malayos que constituyen el 51 % de la población, y otros grupos indígenas de los estados de Sabah y Sarawak el 11 %​. Por definición constitucional los malayos son musulmanes con costumbres y cultura malaya. Más de la mitad de la población de Sarawak está compuesta por grupos indígenas, como los iban o los penan, y cerca del 60 % de la población de Sabah está formado por etnias como la kadazan-dusuno bajau y los dayaks. Destacando en la zona peninsular los penang y los semang. También existen grupos aborígenes mucho menores, conocidos colectivamente como orang asli.

El 23,7 % de la población es de ascendencia china, y el 7,1 % india, en particular de origen tamil pero también de otras zonas hindúes. Otros lugares de origen son el Medio Oriente, Tailandia e Indonesia. Los europeos son fundamentalmente los británicos, que se encuentran instalados en el país desde tiempos de la colonia, así como una fuerte comunidad kristan en Malaca. Algunos camboyanos y vietnamitas llegaron a Malasia como refugiados durante la guerra del Vietnam.

La distribución demográfica es muy desigual, con cerca de veinte millones de personas en la península de Malaca, mientras que en Malasia Oriental cuenta con apenas cinco millones de habitantes distribuidos en un área mayor. Se calcula que hay cerca de un millón de trabajadores legales y otro millón de ilegales.

Las tres ciudades de Malasia con más de un millón de habitantes son Kuala Lumpur su capital que tiene 1.500.000 habitantes, le sigue Subang Jaya y la tercera Klang. Por su parte, las siete ciudades con más de quinientos mil habitantes son Johor Bahru, Ampang, Ipoh, Kuching, Shah Alam Kota Kinabalu y Petalin Jaya.

Malasia es una sociedad multireligiosa en la que el islam es la religión oficial. Cerca del 61 % de la población practica el islam, el 19 % el budismo, el 9, % el cristianismo, el 6 % el hinduismo y el 3 % la religión tradicional china. Hay otras creencias como el animismo, las religiones tradicionales, el sijismo y otras creencias, mientras que el 1 % declaró no pertenecer a ninguna religión o no respondió a la pregunta.

La pena de muerte se aplica de acuerdo a la Sharia, ley musulmana interpretada de la manera más estricta. La tenencia y consumo de drogas y en ocasiones la presunción de tráfico, son delitos que se castigan con la horca.

ECONOMÍA

Todo el sureste asiático ha sido durante siglos un centro de intenso intercambio comercial. Productos como porcelana y especias se comerciaron incluso antes de que el Sultanato de Malaca y Singapur fuesen los principales lugares de comercio.

Ya en siglo XVIII, existían varios estados malayos. Durante el dominio británico de la región bajo el nombre de Malasia británica, se plantó con fines comerciales una gran cantidad de árboles de caucho y aceite de palma, lo cual llevaría al país a ser el primer productor mundial de esos productos, así como de estaño.

Los británicos trajeron a trabajadores chinos e indios a las minas y a la agricultura, lo mismo que a cumplir tareas calificadas de terciarias. Aunque muchos regresaron a sus respectivos países tras el fin de sus contratos, muchos establecieron en el país su residencia.

En la década de 1970, Malasia comenzó a imitar a las economías de los llamados cuatro tigres asiáticos, pasando de un sistema basado en la minería y la agricultura, a uno más dependiente del sector terciario. En las últimas décadas del siglo XX, el crecimiento de su PIB rondaba del 7 % y su inflación registró niveles bajos. Dos consecuencias de difícil manejo de la bonanza económica fueron la escasez de mano de obra y la consiguiente llegada de un gran flujo de trabajadores extranjeros, muchos de ellos ilegales.

Actualmente, Malasia es la economía treinta y nueve por su volumen de PIB. Malasia pasó de ser un simple productor de materias primas a una potencia emergente del sureste asiático, y es hoy en día la tercera potencia económica de esta zona del mundo.

Su desarrollo tiene el inicio en el año 1970 con las políticas capitalistas desarrolladas por el gobierno de Abdullah Ahmad Badawi, que intentaba conseguir no depender del exterior en las exportaciones y sobre todo atraer inversiones extranjeras de tecnología. Hoy Malasia es uno de los principales productores de componentes electrónicos del mundo.

La producción de petróleo y gas también es fundamental y de hecho el edificio más emblemático de Kuala Lumpur son las Torres Petronas, que es la sede de la compañía de petróleos del país. Un tercio de sus ingresos de Malasia provienen de las energías fósiles del país.

HISTORIA

Los primero habitantes de la península Malaca fueron comunidades de inmigrantes pre-malayos, los orang asli, que vivían en los bosques. Estos llegaron probablemente a través de lo que actualmente se conoce como Indochina.

La inmigración, desde la actual China, aportó técnicas metalúrgicas y agrícolas, en especial en el cultivo del arroz, comenzado el primer milenio de nuestra era. El excedente agrícola y pesquero creó culturas urbanas, puertos y el comercio con la India, que trajo nuevas prácticas políticas y religiosas y el lenguaje sánscrito.

El reino indianizado de Funan, fundado sobre el río Mekong en el siglo I d.C., se extendió en el siglo V a la parte oriental de la península Malaca. Surgieron muchos estados budistas, que comerciaban con China.

 Fue fundado el puerto de Melaka en el siglo XV. Sus gobernantes, los primeros de la región en convertirse al Islam, dejaron de pagar tributo a Siam. El comercio con mercaderes islámicos dio prosperidad a Melaka, que difundió la nueva fe a la actual Malasia e Indonesia desplazando al budismo. A comienzos del siglo XVI, su auge y prestigio atrajeron a los portugueses, que competían con los árabes por las rutas comerciales del océano Índico.

Templo Kek Lok Si Penang

En el año 1511, el Virrey de la India, Alonso de Alburquerque, tomó el puerto, clave para el monopolio portugués del comercio de especias de las Molucas. Desplazado de Melaka, el modelo malayo de estado musulmán marítimo, pesquero y comercial resurgió en Johor, Acheh y Brunei, reinos rivales entre sí. A inicios del siglo XVII, los holandeses establecidos en Batavia (Yakarta) se aliaron con Johor y expulsaron a los portugueses de Melaka y no tuvieron competencia europea durante el siguiente siglo.

Inglaterra estableció puntos de apoyo en su comercio con China en la zona norte de Borneo, fundando en el año 1786 el puerto de George Town en la isla de Penang. El modelo de comercio libre inglés, era más beneficioso que el monopolio holandés y atrajo a Penang una población cosmopolita de malayos, sumatranos, indios y chinos.

En el año 1819, los británicos más interesados en la seguridad de la navegación que en el comercio local de especias, fundaron Singapur. La convivencia con los holandeses era muy complicada, por lo que en el año 1824 se firmó un Tratado por el que los ingleses se quedaron con Malasia y los holandeses con Indonesia.

Penang, Malaca y Singapur se convirtieron en los puntos fundamentales para los ingleses, lo que estimulo la inmigración china para trabajar en las minas de estaño y en los puertos a lo largo del estrecho de Malaca a principios del siglo XIX.

Los campesinos y pescadores malayos continuaban dedicados a sus actividades tradicionales. Es a partir del año 1870, cuando los británicos firman acuerdos de protectorados con los sultanes y en 1895 impulsaron una confederación con capital en Kuala Lumpur.

A finales del siglo XIX, los británicos introdujeron el cultivo del caucho y ante la demanda creciente de la industria automovilística, trajo una nueva oleada de inmigrantes tamiles del sur de la India a las plantaciones.

A principios del siglo XX, grandes contingentes de chinos llegaron para trabajar en las minas de estaño y los sectores de servicios urbanos. La sociedad multiétnica, con diferencias culturales, religiosas e idiomáticas tenía, además, sistemas educativos distintos para los malayos, chinos e indios.

La economía malaya continuó con su agricultura rural y los indios en el cultivo del caucho, mientras los chinos permanecieron en las minas de estaño. Mientras los malayos acompañaban, en las primeras décadas do siglo XX, la reforma islámica iniciada en Medio Oriente, los indios apoyaban las luchas de Gandhi y los chinos las ideologías nacionalistas de Sun Yat Ser primero y al partido comunista después.

En el año 1942, en el marco de la segunda guerra mundial, el país fue ocupado por los japoneses que buscaron, como en el resto del sudeste asiático alianzas contra Europa entre los movimientos nacionalistas locales. La mayor resistencia fue la china y en especial la del partido comunista malayo, que organizó guerrillas para hacer frente a la ocupación japonesa.

Al finalizar la segunda guerra mundial se busca un cambio en la relación con Gran Bretaña, pero las complejas y diferenciadas relaciones con los sultanatos y los puertos dificultaban una nueva fórmula de protectorado.

Ante el proyecto británico de una nueva Unión Malaya con ciudadanía igualitaria, el nacionalismo malayo se unió en torno a la figura simbólica de los sultanes y nació la Organización Nacional de los Malayos Unidos controlada por la antigua clase dominante, pero contó con el apoyo popular.

En el año 1948, una sublevación provocada por los comunistas fracasó, al ser sentida por muchos indios y malayos pobres como la expresión de una comunidad étnica y no de un movimiento anticolonial. Los partidos marxistas fueron proscritos y sus dirigentes encarcelados. Desde entonces y hasta ya finales de la década de 1960, el partido comunista desarrollo una lucha guerrillera en el norte de Malasia y en Borneo.

En los inicios de la década de 1950, el periodista Dato Onn creó el partido de la independencia de Malasia, en un nuevo intento de formar una agrupación multirracial. Fue derrotada en las elecciones municipales de 1952 por una alianza de chinos y malayos.

Inglaterra ante la amenaza de una sublevación comunista entró en negociaciones, que en 1957 acabaron con la independencia de Malasia. El príncipe Teggku Abdul Rahman, que estuvo al frente del movimiento independentista fue designado primer ministro. Se estableció una federación de once estados, con un Parlamento y un monarca elegido cada cinco años entre los nueve sultanes.

Las distintas comunidades que constituyen el país acordaron constitucionalmente otorgar la ciudadanía a los no malayos, aunque los malayos y otros grupos fueron reconocidos como pueblos indígenas bajo el nombre de bumiputras.

El malayo fue declarado idioma oficial. El país adoptó el sistema de mercado libre, y el capital extranjero, que se había establecido durante la etapa colonialista, continuó siendo dominante.

En el año de 1963, las colonias de Singapur, Sabah y Sarawak lograron la independencia y se unieron a la península, formando la federación de Malasia. Singapur, por diferencias étnicas fue expulsado en 1965 y se convirtió en república independiente.

El partido Alianza de tendencia conservadora gobernó con una amplia mayoría desde 1957, pero en las elecciones de 1969 perdió representaciones frente al Partido Islámico y el Partido de Acción Democrática, principalmente integrado por chinos y el Gerakan. Se disolvió el Parlamento, y durante dos años gobernó un Consejo Nacional de Operaciones.

Durante dos décadas, las empresas estatales que representaban a los bumiputras adquirieron acciones en propiedades británicas y compañías mineras, e integraron empresas conjuntas con fábricas multinacionales. La participación de los bumiputras en la economía alcanzó el 29% en 1989, mientras que el capital extranjero se redujo a menos del 40%. Sin embargo, la población de origen chino denunció discriminaciones en el trabajo, la educación y las oportunidades económicas.

En el año 1981, Mahathir bin Mohamed asumió como primer ministro y adoptó un programa de fomento de la industria. A finales de la década de 1980, se enfrentó con los dirigentes de la oposición. Sus oponente formaron el Semangat 46, partido que en 1990 estableció una amplia coalición opositora en el PAS islámico junto al Partido de Acción Democrática, integrado por la comunidad china y al pequeño partido del Pueblo que era de izquierda.

Malasia cambió su posición pro-occidental de la década de 1960, por una actitud tercermundista en el año 1980. En el año 1990, Kuala Lumpur fue sede de la conferencia inaugural del grupo de los quince países del Tercer Mundo.

El crecimiento de las industrias altamente tecnificadas produjo escasez de mano de obra calificada o semi calificada. Los salarios en la industria aumentaron significativamente acentuando las diferencias entre los sectores sociales.

La crisis económica del sudeste asiático de 1997 provocada, en parte, por el colapso de varias divisas regionales, golpeó duramente a Malasia. A principios de septiembre de 1998, luego de meses de buscar una salida a la crisis se destituyó al ministro de economía.

Malasia se ha convertido en uno de los países más avanzado de esta zona de Asia, pero sigue habiendo grandes desigualdades sociales y étnicas. Los últimos años son de todos conocidos. Espero que superen los problemas que como país tienen.