¿ESTA ESCRITA TU AFILIACIÓN POLÍTICA EN LOS GENES?

Siete diferencias cerebrales entre demócratas y republicanos

En 1976 George Washington ofreció a los Estados Unidos un consejo: tened cuidado de los partidos políticos.

0000819674En 1976 George Washington ofreció a los Estados Unidos un consejo: tened cuidado de los partidos políticos. A pesar de esta recomendación, dos fuerzas emergieron en América y hoy los partidos Republicanos -conservadores- y Demócratas -liberales- dominan la escena política, formando un bipartidismo.

Pero, ¿por qué algunas personas se identifican como liberales y otras como conservadoras? De acuerdo a algunos neurocientíficos la razón se encuentra en el cerebro.

En la búsqueda para descubrir cómo funciona el cerebro en la política, los investigadores están descubriendo diferencias básicas estructurales entre liberales y conservadores.

Aunque es complicado marcar una relación directa entre diferencias cerebrales y comportamientos complejos sociales o políticos, los estudios pueden dar algunos datos sobre cómo influye la biología en la identidad política.

Los republicanos están más influenciados por las emociones

Estudios han encontrado que de media los cerebros de los liberales tienen un mayor volumen en una región conocida como cortex cingulado anterior. Esta área se ha relacionado con distintas funciones, incluyendo la detección de conflictos, lo cual permite regular el comportamiento e identificar las discrepancias entre intenciones impulsivas e intencionadas. Además de su mayor tamaño, el cortex cingulado anterior se activa más frecuentemente.

Esto influye por ejemplo en que cuando se enfrentan a un conflicto, los liberales tienen más probabilidades de alterar sus respuestas habituales cuando las señales muestran que es necesario.

Otra forma de explicarlo: al tener mayor actividad neuronal en el córtex cingulado anterior, los liberales son mejores en inhibir las reacciones en posibles conflictos, parece que tienen más autocontrol.

Al contrario, los conservadores tienen un perfil más estructurado y se muestran menos flexibles en situaciones en las que es necesario cambiar un hábito, aunque tengan instrucciones para hacerlo.

Demócratas-y-RepublicanosPor otra parte, el cerebro conservador tiene un mayor volumen en una región llamada amígdala, una estructura implicada en el aprendizaje emocional y en el miedo. En un estudio los investigadores encontraron que cuando los conservadores escuchan estímulos auditivos impactantes, muestran reacciones de mayor miedo. Estos resultados especulan que una amígdala mayor en los conservadores puede causar que estén más guiados por el miedo y por recompensas emocionales.

En otro estudio los investigadores estudiaron las diferencias emocionales entre los dos grupos y encontraron que al enfrentarse a decisiones arriesgadas, la amígdala de los Republicanos se activaba con una mayor frecuencia que la de los Demócratas. Esto sugiere que los Republicanos pueden estar más influenciados por las emociones en el proceso de toma de decisiones.

Además, otro estudio encontró que los Conservadores se activaban más físicamente que los liberales cuando se les mostraba imágenes desagradables.

En conclusión: los Liberales tienen más tolerancia a lo incierto y los Conservadores están más guiados por el miedo.

2- Los Conservadores están más motivados para conservar la limpieza y pureza

Según este estudio:

“Los Conservadores muestran una mayor tendencia que los liberales a buscar la limpieza física y sentir asco, y consideran ofensivas las violaciones de la pureza sexual. Estos resultados apuntan a la posibilidad de que la orientación política puede estar formada por la motivación del individuo a evitar la contaminación física y que la vigilancia a las amenazas puede servir para reforzar una postura políticamente conservadora hacia el mundo".

3- Los Liberales tienen más posibilidades de mirar a los ojos fijamente

Este estudio investigó si fijar la mirada en los ojos de otra persona esta relacionado con el temperamento político, debido a que los Conservadores tienden a apoyar más el individualismo y son menos influenciados por otras personas.

Según el investigador principal “los Liberales tienden a mirar más tiempo a los ojos. Esto puede sugerir que los Conservadores son menos propensos a confiar en los demás”.

4- Los Conservadores interpretan las caras como más amenazadoras

Según este estudio los Republicanos tienen más probabilidades que los Demócratas de interpretar caras como amenazadoras y de expresar emociones dominantes.

Por otra parte, los Demócratas muestran más emociones de estrés y menor satisfacción con la vida, menos relaciones satisfactorias y menores percepciones de confianza en sus compañeros.

5- Los Conservadores se centran en prevenir resultados negativos

Según este estudio los Consevadores se centran en prevenir resultados negativos, mientras que los Liberales se centran en tener resultados positivos.

6- Los Liberales son más abiertos de mente y creativos

Según este estudio en general los Liberales son más creativos, curiosos y buscan la novedad, mientras que  los Conservadores son más ordenados, convencionales, y mejor organizados.

Demócratas-y-Republicanos1

7- Los Conservadores son más sensibles a los estímulos negativos

Según este estudio los Conservadores y Liberales reaccionan de forma similar a los incentivos positivos, pero los Conservadores tienen más sensibilidad a los estimulos negativos.

¿Esta escrita tu afiliación política en los genes?

Se puede cambiar de afiliación política y posiblemente si pasases mucho tiempo con gente que tiene ideologías distintas cambiarías tus opiniones. Sin embargo, la gente raramente lo hace y parece que hay algunos obstáculos neuronales para hacerlo. Al tratarse de la política, las personas tienden a tener opiniones fuertes y no son tan receptivas a otras ideologías.

En un estudio dirigido antes de las elecciones presidenciales de 2004 en Estados Unidos, se preguntaba a lo participantes Republicanos y Demócratas sus opiniones sobre los candidatos John Kerry (Demócrata) y George W. Bush (Republicano).

Usando técnicas de neuroimagen, los investigadores encontraron que ciertas regiones cerebrales se activaban más mientras los participantes veían información contradictoria a sus preferencias políticas. Las regiones que se activaban eran las responsables de procesar el dolor, las emociones negativas y la detección de errores.

Por tanto, las ideologías conflictivas provocan estrés, lo cual bloquea la apertura a nuevas ideas.