21 DE MARZO

Día internacional para la eliminación de la discriminación racial

En esta fecha se conmemora el aniversario de la matanza de 1960 en Sharpeville, Sudáfrica, en la que 69 personas desarmadas fueron masacradas por la policía mientras realizaban una protesta pacífica contra las leyes racistas y xenófobas del Apartheid.

El 21 de marzo se celebra el Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial. Proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1966, en esta fecha se conmemora el aniversario de la matanza de 1960 en Sharpeville, Sudáfrica, en la que 69 personas desarmadas fueron masacradas por la policía mientras realizaban una protesta pacífica contra las leyes racistas y xenófobas del Apartheid.

Es importante señalar que con la conmemoración de un día internacional contra la discriminación racial, la ONU no solo pretende concienciar acerca de la lacra que supone el racismo sino, y muy especialmente, animar a las personas a apoyar acciones en su vida cotidiana que sirvan para defender los derechos humanos de los demás; porque el racismo nos afecta a todos como sociedad y no solo a las personas que sufren la discriminación, porque una sociedad tolerante con el racismo es una sociedad enferma, que crea

segregación racial y con ello focos de pobreza y desigualdad social.

De este modo Naciones Unidas señala que para luchar contra el racismo, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia es necesaria la colaboración de todas las personas, porque el racismo nos afecta a todas y todos y como dijo Desmond Tutu “si eres neutral en situaciones de injusticia, estás del lado del opresor”.

En este 2017, Naciones Unidas quiere incidir especialmente en la discriminación racial y la incitación al odio en el contexto de las migraciones, porque son precisamente los migrantes y los refugiados

los principales objetivos de la discriminación racial y los delitos de odio en el ámbito internacional. Además, hace especial hincapié en la denuncia de la utilización de perfiles raciales y étnicos como el recurso de los agentes de las fuerzas del orden, de seguridad y de control fronterizo a criterios basados en la raza, el color de la piel, la ascendencia o el origen nacional o étnico como motivo para someter a

personas a registros detallados, controles de identidad e investigaciones, o para determinar si realizan actividades delictivas.

En nuestro país, los últimos datos publicados por el Ministerio del Interior sobre los Delitos de Odio en España, basado en las denuncias presentadas en el año 2015, señala que durante ese año se cometieron casi cuatro delitos de odio al día en España y que las Fuerzas de Seguridad detectaron 1.324 casos, lo que supone un aumento del 13% respecto al año anterior. El racismo es el principal motivo de delito de odio, representando el 38,2% (506 casos) del total de casos denunciados, que suelen representar en torno a un 10-15% de los casos que se producen, como señala la Agencia Europea de Derechos Fundamentales. Lo que pone de manifiesto la magnitud del problema y la necesidad de una propuesta seria, potente y coherente de política criminal contra el racismo, que incluya el estudio y seguimiento del fenómeno, su prevención y, por supuesto, la sanción de tales conductas.