PUEBLOS Y PAÍSES DEL MUNDO

La bonita Portugal

Azenhas do Mar (Colares-Sintra)
Azenhas do Mar (Colares-Sintra)

Tiene una extensión de 92.391 km², de los cuales 91.951 km² son de la zona continental y 440 km² son de zona marítima.

El país limita al sur y al oeste con el océano Atlántico Norte con 1.793 km de costa y al este y norte con España, a lo largo de 1.214 km. Portugal tiene un contencioso fronterizo con España en el tramo comprendido entre la desembocadura de los ríos Caia y Cuncos (Badajoz), desde la anexión del territorio de Olivenza por parte del Reino de España, en el año 1801.

f1

Su relieve se asienta sobre el borde occidental del Macizo Ibérico. Se distinguen dos unidades diferenciadas, una al norte y otra al sur del Tajo. La mayor parte de Portugal se encuentra por debajo de los 400 metros de altitud, y las montañas no son muy altas. El punto más elevado es el pico de la Torre, en la Sierra de la Estrella, con 1.993 m de altitud.

Como venos, no existen grandes montañas alpinas. Predominan los materiales metamórficos en el este, con un relieve de penillanura dominante, y las llanuras sedimentarias en el tercio oeste, que dan al mar.

Los macizos antiguos están formados por rocas metamórficas del tipo granito, gneis y pizarra, que formaron las raíces profundas de las antiguas cordilleras hercinianas. En ellas aún se vislumbran las antiguas direcciones del plegamiento, en relieves del tipo apalachense. La orogenia alpina reavivó parte de estas fallas, especialmente en el norte, y formó un relieve de tipo fracturado con bloques elevados y hundidos. Así, la mitad norte tiene un carácter mucho más montañoso que la sur, donde es predominante la penillanura.

Las orlas montañosas se disponen al oeste y al sur. Son cadenas de plegamiento de cobertera, que se extienden desde la desembocadura del Duero a la del Sado, la zona litoral del Alentejo y la costa meridional del Algarve. Se corresponden con calizas, arcillas, margas y areniscas depositados durante el Terciario y plegados durante la orogenia alpina.

f16
Costa del Algarve

Las cuencas sedimentarias del Terciario se localizan entre los macizos antiguos y las orlas montañosas, en las depresiones del Tajo y el Sado. Se trata de una gran área de sedimentación marina y continental con predominio de arcillas y margas, en la que lo dominante es la llanura. Este tipo de llanura también existe a lo largo de la mayor parte de la costa, desde las estribaciones montañosas hasta el litoral.

Fuera de este ámbito continental se encuentran los archipiélagos de Madeira y las Azores, de origen volcánico. Se localizan en la dorsal mesoatlántica, y algunas de las islas muestra actividad volcánica recientemente. Aquí, se encuentra el punto más alto de Portugal, el Ponta do Pico, un volcán con 2.351 m de altura en las islas Azores.

Los grandes ríos portugueses son el curso bajo y medio de los principales ríos ibéricos que desembocan en el Atlántico: Miño, Duero, Tajo y Guadiana. Todos los cauces de ríos que pasan por varios países están regulados por Tratados Internacionales, como es el caso. No obstante, existe en Portugal toda una importante red de ríos internos.

El carácter más lluvioso del clima portugués hace que los ríos portugueses sean más caudalosos, con un gradiente muy marcado de norte a sur y de este a oeste. Los principales ríos septentrionales son navegables durante muchos kilómetros. Los principales ríos totalmente portugueses son el Mondego, el Vouga y el Sado.

El río Miño hace frontera con la provincia de Pontevedra durante los últimos 75 km. En esta zona es un río ancho y caudaloso, navegable para pequeñas embarcaciones a lo largo de muchos kilómetros. Los principales afluentes portugueses son los ríos Mouro, Gadanha y Coura.

El Duero entra en Portugal haciendo frontera por las provincias de Zamora y Salamanca, durante 112 km, y está encajado en las profundidades de los arribes del Duero. Enseguida toma dirección oeste y desemboca entre Oporto y Vila Nova de Gaia. Sólo se encuentra el 19% del total de su cuenca en Portugal, y recorre 213 km de tierras portuguesas. Es un río ancho y caudaloso navegable hasta la frontera. Su principal afluente en tierras portuguesas es el Támega.

El río Vouga nace en la sierra de Lapa y recorre 148 km antes de desembocar en la ría de Aveiro. Sus principales afluentes son los ríos Caima, Mau e Sul y Águeda.

El río Mondego nace en la sierra de la Estrela y desemboca en Figueira da Foz tras recorrer 258 km, pasando por Coímbra. El lecho del río Mondego está ascendiendo a razón de un centímetro al año. Hasta hace pocos años fue un río navegable desde Penacova hasta la desembocadura.

f14
Ilha das Berlengas

El Tajo parte en dos a Portugal. Hace de frontera con Cáceres durante muchos kilómetros, y también entra encajado entre profundos tajos. Tiene dirección oeste hasta su encuentro con el río Zézere, su principal afluente en tierras portuguesas, cuando toma rumbo suroeste hasta llegar al amplio estuario del mar de la Paja en Lisboa, para desembocar en el Atlántico poco más adelante. Recorre 275 km en territorio portugués. Su principal afluente portugués es el río Zézere nace en la sierra de la Estrela y recorre 242 km antes de desembocar en el Tajo.

El río Sado nace en la Sierra de Vigia, cerca de Beja recorre las llanuras alentejanas a lo largo de 180 km en dirección norte desembocando en un amplio estuario muy cerca de Setúbal.

El Guadiana apenas se interna en territorio portugués. Hace de frontera con España en las provincias de Badajoz y Huelva, y desemboca en el Atlántico cerca de Vila Real de Santo Antonio.

Los ríos portugueses están intensamente aprovechados y son frecuentes los embalses y canalizaciones, especialmente en los cursos altos. Tienen la doble función de producir energía hidroeléctrica y proporcionar agua para regadío y consumo.

No hay grandes lagos en Portugal. Existen dos tipos de lagos, los de origen glaciar del interior del país como el Comprida y el Escura, en la sierra de la Estrela, y los lagos de las marismas de Aveiro, Óbidos, Albufeira, Braças y Vela.

El clima de Portugal es típicamente mediterráneo, pero está abierto a las masas de aire húmedo del Atlántico, por lo que es bastante más húmedo que en el centro de la península e incluso que en la costa mediterránea.

Los factores fundamentales, que actúan en el clima de Portugal son su posición marítima al oeste de la península, que da un clima general más húmedo y con amplitudes térmicas menos acusadas. Los centros de acción principales son el anticiclón de las Azores, que actúa en verano, parte de la primavera y el otoño. Canaliza masas de aire tropical marítimo cálidas y húmedas, y el frente polar, que canaliza masas de aire polar marítimo en invierno y parte de la primavera y el otoño.

f13Oporto

El tercer factor es el relieve, ya que aunque las montañas portuguesas no sean muy altas están lo suficientemente elevadas como para actuar como efecto barrera. Especialmente importantes, en este sentido, son la Sierra da Estrela y el ángulo noreste del país la región de Tras-os-Montes.

Las precipitaciones superan los 800 mm anuales, aunque hay un claro gradiente de norte a sur, mucho más lluvioso en el norte, donde se superan los 1.400 mm, que en el sur donde se quedan en unos 500 mm. La distribución de las precipitaciones a lo lardo del año es irregular, mucho más abundantes en primavera y otoño que en verano, y tiene al menos tres meses de aridez. El invierno es moderadamente húmedo.

Las temperaturas son suaves, aunque el verano puede llegar a ser caluroso, debido a que domina el anticiclón de las Azores. El norte es bastante más fresco (13 ºC) que el sur (18 ºC). En verano las temperaturas medias pueden estar entre 28 y 35 ºC, y hasta los 40 ºC en el sur. Las precipitaciones son en forma de nieve sólo en las zonas montañosas del norte en invierno. Las heladas son raras en la mayor parte del país, sólo se dan en las montañas del norte.

f12
Sintra

Las Azores y Madeira, por su localización en el Atlántico y su orografía montañosa, son mucho más lluviosas y templadas, a pesar de estar en la zona manantial de las masas de aire cálidas del Anticiclón tropical de las Azores. Influye la corriente del Golfo en el clima de las Azores, que con sus aguas cálidas produce evaporaciones muy grandes, lo que permite la existencia de abundantes lluvias orográficas.

Madeira tiene unas característica climáticas similares a las de las Azores, también influenciadas por la corriente del Golfo, pero con un matiz más tropical, con temperaturas medias entre los 24 ºC en verano y los 19 ºC en invierno.

Portugal tiene una población de unos 11.400.000 habitantes, lo que da una densidad demográfica de unos 125 h/km², mucho más alta que la media del resto de la Península Ibérica.

El crecimiento de la población es muy bajo, en torno al 0,3% anual, con una tasa de natalidad del 10‰, una tasa de fecundidad de 1,5 hijos por mujer y una mortalidad general del 10‰, y una tasa de mortalidad infantil muy baja del 5‰.

f10
Reserva Natural do Estuário do Sado

La distribución de la población en Portugal presenta importantes diferencias entre el norte y el sur, y entre la costa y el interior. La costa y el norte presentan densidades de población notablemente superiores a las del resto del país.

Regiones como las de Lisboa y Oporto superan los 600 h/km², mientras que Braganza, Portoalegre, Évora o Beja apenas superan los 3 h/km². Estas diferencias se acentuaron durante la década de 1960, cuando un auténtico éxodo rural despobló las regiones próximas a la frontera con España. Las áreas de atracción interior son los núcleos industriales y los turísticos: Lisboa, Oporto, Setúbal, Aveiro, Braga, Faro y el Algarve en general como principal destino turístico.

Portugal no es un país de grandes ciudades, existen gran cantidad de ciudades medias de entre 10.000 y 50.000 habitantes. Las principales ciudades portuguesas son: Lisboa con 507.000 habitantes, le sigue Oporto con 240.000, Amadora, 183.000, Braga, 130.000 y Setúbal, 121.000.

Desde mediados del siglo XIX hasta mediados del siglo XX, Portugal ha sido un país de emigrantes, cuando llegaron a vivir fuera el país casi dos millones de portugueses. Brasil fue el destino principal durante el siglo XIX y hasta la Primera Guerra Mundial.

A partir de la Segunda Guerra Mundial fue la Europa central la que acogió a los emigrantes portugueses: Francia y Alemania, principalmente. Son el norte del país, y las regiones de frontera con España las zonas que más emigrantes aporta en esta época. Durante esos años las remesas de dinero que aportaban los emigrantes fueron un factor de desarrollo importantísimo para Portugal.

f9
Cascais

Viven cerca de 475.000 inmigrantes en Portugal, lo que representa algo más del 5 % de la población portuguesa. La mayoría es oriunda de Brasil, Ucrania y de Cabo Verde.

La mayoría de los portugueses, el 85% son católicos. Cerca de la mitad de los matrimonios son católicos, aunque se permiten los matrimonios del mismo sexo y existe el divorcio.

LA ECONOMÍA

Tras la incorporación de Portugal a la Unión Europea en 1986 comienza el despegue económico del país, hasta convertirse en uno de los quince más ricos del mundo. Gracias a esta prosperidad Portugal, recibe grandes contingentes de inmigrantes. Tiene un saldo migratorio de 3,2‰. El origen de esta inmigración es el norte de África y de sus antiguas colonias (Mozambique, Angola, Cabo Verde, Timor, etc.) y Brasil.

Se incorporó como un país eminentemente agrícola, y se ha convertido en un país de servicios gracias al buen uso de los fondos de compensación que llegaron desde la Unión. Sus esfuerzos de convergencia con las primeras economías de Europa le permitieron adoptar, desde el primer momento el euro como moneda.

La agricultura supone el 3% del PIB y da trabajo al 10% de la población activa, una tasa alta para los estándares habituales en la Unión Europea, la industria aporta el 25% del PIB y da trabajo al 30% de los trabajadores y los servicios aportan el 72% del PIB acoge al 60% de la mano de obra.

f8
Lisboa. Antiguo tranvía que recorre el barrio de la Alfama

La agricultura portuguesa es moderna y eficaz. Usa con ventaja todos los avances de la revolución verde, que le permiten cultivar en condiciones no demasiado favorables. Se distinguen dos paisajes agrícolas tradicionales, uno al norte del río Vouga donde predomina el policultivo intensivo en propiedades de tamaño medio o pequeño, y otro al sur donde predomina la gran propiedad y las explotaciones extensivas de cereales, olivos y alcornoques.

Se debe destacar la especialización de la cuenca del Duero en el viñedo, que alimenta la famosa industria vitivinícola de los caldos de Oporto. Otros productos importantes en Portugal son el maíz y las hortalizas de todo tipo. Como en todo país desarrollado, la agricultura está orientada al mercado, tanto interno como de exportación.

La ganadería y la pesca tienen una importancia menor. Sólo en el sur se conserva una ganadería extensiva de porcino y bovino vinculada a las grandes dehesas del interior. El resto del ganado tiende a explotarse de manera intensiva en granjas. Es el noreste del país la tradición vacuna es mayor. La pesca tiene menos importancia, ya que salvo excepciones se reduce a una pesca de bajura.

Los recursos forestales son importantes, especialmente en el interior del país, pero en su mayoría han sido sustituidos por auténticos cultivos de especies foráneas, como el eucalipto o diversas especies de pino. El principal recurso forestal de Portugal es el alcornoque, que da el mejor corcho del mundo junto con el de Extremadura en España.

Como país rico que es, Portugal tiene una economía bien diversificada, basada en la iniciativa privada de empresas bien estructuradas, desde grandes multinacionales a pequeñas empresas. Es un país atractivo para la implantación en Europa de grandes firmas multinacionales y área de expansión de empresas europeas, especialmente españolas. La economía española ha invertido mucho dinero en Portugal, gracias a sus grandes atractivos como país desarrollado.

A finales de la década de 1980 en Portugal, la agricultura y la empresa pública dominaban lo principal de la economía, pero desde la incorporación a la Unión Europea la agricultura ha perdido mucho peso y las empresas públicas se han ido privatizando, en consonancia.

f17
Río Duero

La industria portuguesa ha sufrido un intenso proceso de reconversión durante la década de 1980, tras la incorporación a la Unión Europea. Se ha pasado de una industria obsoleta a una moderna y eficaz. Portugal no dispone de grandes recursos naturales, por lo que ha de importar la mayoría de las materias primas que utiliza su industria. Por eso, el valor añadido de los bienes de consumo complejos es vital para la economía portuguesa.

Las regiones industriales principales en Portugal son las del litoral y el norte, especialmente Lisboa, Oporto, Setúbal. Tienen en la localización industrial portuguesa una importancia decisiva las infraestructuras viarias: ferrocarril, carreteras y puertos internacionales.

La industria del textil y el calzado sigue siendo muy importante, seguida de la automotriz, el papel, artículos basados en el corcho, la madera, aparatos eléctricos, químicos y cerámicas. Junto a estas se han desarrollado industrias vinculadas a las nuevas tecnologías, impulsadas por las compañías internacionales del sector que se han instalado en el país.

f7
Lisboa

Los servicios llevan el peso de la economía portuguesa. Como en toda economía desarrollada destacan los transportes, el comercio y el turismo. El comercio interno es muy intenso y existen empresas de todo tamaño que cubren eficazmente todo el territorio. El comercio exterior es fundamental para la economía portuguesa. Sus principales socios comerciales son los países de la Unión Europea: España, Francia, Alemania, Italia y el Reino Unido.

El turismo está muy desarrollado, aunque lejos de su vecino España. La región turística por excelencia es el Algarve, junto con Lisboa. La costa sur tiene un gran atractivo turístico.

LA HISTORIA DE PORTUGAL

Ha estado habitado desde la antigüedad por los lusitanos, una de las tribus íberas, cuya influencia cultural abarcó el oeste de la Península Ibérica.

Los romanos se instalaron en el territorio en el siglo II a.C. y permanecieron en él hasta la desaparición del Imperio Romano, aproximadamente hasta el siglo V d.C.

Portugal sufrió las invasiones de los pueblos bárbaros, destacando la presencia de los visigodos que eran más avanzados y dividieron la península Ibérica entre varios reinos. Difundieron la religión cristiana.

Posteriormente, se produjo la invasión de los pueblos árabes, que extendieron su predominio cultural y político a pesar de la resistencia de los nativos.

Fue en el siglo XI cuando se inició la reconquista del territorio portugués, que culminó cien años después con la expulsión de los árabes. Una vez conseguida la unidad política del territorio, Portugal logró un gran desarrollo económico, que tuvo su apogeo en los siglos XV y XVI, época de las grandes expediciones marítimas y la conquista de vastos territorios de América, África y Oriente.

El dominio marítimo en esta época le permitió desarrollar un comercio muy activo a escala mundial y alcanzar una situación económica privilegiada dentro de Europa. Tuvieron que transcurrir muchos años, hasta que otros países como Holanda e Inglaterra fueran capaces de disputar a Portugal la supremacía de los mares del mundo.

f6
Avenida da Liberdade de Lisboa

Se produjeron distintas contiendas dinásticas y fue en el año 1581 cuando Felipe II, rey de España, se hizo cargo de Portugal, lo cual le hizo perder el anterior poderío y así declinó parte de su imperio marítimo en beneficio de los ingleses y holandeses.

Después de treinta años de lucha, logró nuevamente independizarse de España en el año 1640. Quedó arruinada Portugal por tan larga guerra y asistió sin medios cómo las nuevas potencias marítimas se apoderaban de sus posesiones en África y Asia, pero si fue capaz de mantener su dominio sobre Brasil.

Ante el avance inglés quedó bajo su dependencia política y económica. Se llevaron a cabo importantes reformas por parte de Pombal influido por las nuevas ideas de la ilustración francesa e introdujo una serie de reformas económicas dentro del país y de las colonias.

Fue en los inicios del siglo XIX cuando se produjo el descubrimiento y explotación de grandes yacimientos de oro en Brasil, que permitieron al país tener una gran prosperidad económica.

La dependencia respecto a Inglaterra se consolidó aún más, cuando Portugal debió buscar auxilio para defenderse del ataque de las tropas de Napoleón que sufrió entre los años 1807-1811.

La dominación francesa del país provocó el surgimiento independentista de Brasil, donde se encontraba exiliada la corte portuguesa debido a la ocupación francesa. Al finalizar esta ocupación, la burguesía brasileña ya estaba impregnada de las ideas de la Revolución francesa y fue en el año 1821 cuando se declaró la independencia de Brasil, mientras que en Portugal se estaban dando luchas políticas entre aquellos que querían volver al antiguo régimen y los grupos liberales.

f5
Río Duero

Mientras otros países iniciaban el proceso industrializador, Portugal mantuvo su tradicional estructura agraria. De esta forma, terminó el siglo XIX estancado económicamente, privado de su colonia más importante y sumergida en una aguda crisis política interna.

La monarquía fue incapaz de dar al país estabilidad y en consecuencia fue derrocada en el año 1910. Toman el poder los liberales y republicanos pero enseguida se empiezan a separar. En lo que coincidían era ensu política para quitar los privilegios de la Iglesia que seguía defendiendo el antiguo régimen.

Con el estallido de la I Guerra Mundial, Portugal participó junto a Inglaterra, lo que provocó una fuerte crisis económica y se acrecentó el descontento social. Este descontento, la mala situación económica y la inestabilidad política provocaron que en el año 1925 hubiera un golpe de Estado por parte de los militares de la derecha que instauraron un régimen militar al que denominaron “Nuevo Estado”.

La oposición fue prohibida y sus principales dirigentes ingresaron en prisión o exiliados. Los sindicatos de trabajadores y estudiantes fueron sustituidos por organizaciones corporativas parecidas a las propuestas por el fascismo.

La gran figura de esta forma de gobierno fue el economista Antonio de Oliveira Salazar. El país consiguió mantenerse neutral en todos los conflictos que se daban en el ámbito internacional incluida la guerra civil española.

f4
Lisboa. La magnífica Praça do Comércio

El medio rural mantuvo su estancamiento secular, lo que provocó una fuerte corriente emigratoria hacia las principales ciudades del país y también hacia Europa. Se produce también una fuerte lucha por la descolonización de África, que en la década de 1950 amenazan a Portugal de quedarse sin sus colonias. Salazar mantuvo una serie de guerras con los rebeldes en las colonias, que provocaron un aislamiento internacional del país.

El gran coste económico de estas guerras añadido a los grandes costes humanos en vidas hizo, que el gobierno sufriera un gran desgaste y tuvo que aumentar sus políticas represivas contra la oposición.

Salazar muere en 1970 y provoca una profundización de la crisis económica y en consecuencia aceleró la desaparición de la dictadura salazista. Fue en el año 1974 cuando se creó el Movimiento de las Fuerzas Armadas y dieron un golpe militar en abril de ese año. El objetivo era poner fin a las guerras coloniales e iniciar un proceso democratizador del país.

Este golpe de Estado triunfante es conocido como la Revolución de los Claveles y contó con un gran apoyo popular. El nuevo gobierno reconoció la independencia de Angola, Mozambique y Guinea Bissau. Desplegó una intensa actividad internacional para mejorar su imagen a nivel internacional. Legalizó los partidos políticos de izquierda, decretó una amplia amnistía para los presos políticos y aprobó una serie de leyes agrarias tendentes a eliminar los latifundios y modernizar la agricultura.

Sin embargo, este gobierno no duró mucho debido a las discrepancias surgidas entre el Partido Socialista y el Comunista. Las elecciones generales realizados en el año 1976 dieron la mayoría al partido Socialista dirigido por Mario Soares. La situación económica era muy grave y planteó un plan de ajuste por el gobierno de Soares, que contó con la total oposición de los sindicatos y desgastaron rápidamente al gobierno socialista.

Se continúa con el proceso de transición a la integración europea a lo largo de la década de 1980. Los portugueses aprobaron una nueva Constitución que suprimió todos los organismos excepcionales creados por el régimen militar de Salazar. Portugal ingresa en la OTAN y en la CEE en el año 1986. Se celebran elecciones generales en ese año perdiendo los socialistas y ganando el Partido Social Demócrata.

f3
Portugal, Lamego: Santuario de Nossa Senhora dos Remedios

Portugal tiene un fuerte desarrollo económico en la década de 1990 pero éste deja todavía muy lejos el nivel medio del país respecto a los otros países de la CEE. Los cambios se aceleraron bajo el gobierno del PSD que realizó una rápida apertura y liberalización de la economía, apoyándose en su amplia mayoría parlamentaria. La nueva política económica generó una fuerte oposición, en especial por la clase obrera.

El movimiento sindical consiguió paralizar el país varias veces en su oposición a las privatizaciones de empresas públicas y a los intentos de supresión de leyes laborales aprobadas durante la Revolución de los Claveles.

En abril de 1987, hay un acuerdo entre los gobiernos de Portugal y China por el cual se limitaba la administración portuguesa de Macao hasta el año 1999, en que pasaría a manos chinas bajo el principio “un país dos sistemas”.

En ese año se produce un acuerdo entre el PSD y los socialistas para modificar la Constitución para permitir la privatización de muchas de las empresas nacionalizadas por la Revolución de los Claveles y limitar el poder del Presidente de la República. La oposición del presidente Mario Soares a estas reformas provocó su rompimiento con la dirección del PS y una permanente medición de fuerzas con el primer ministro Aníbal Cavaco Silva.

f2
Playa del Algarve portugués

La vida política portuguesa se polarizó entre el PSD y el partido socialista. Éste último se fortaleció como alternativa de la izquierda luego del derrumbe del socialismo real. Ganó el PSD en las elecciones de 1991. Portugal ocupó la presidencia de la Comunidad Económica en enero de 1992. El nuevo presidente Luis Mira de Amaral anunció que promovería la cooperación internacional de la Comunidad Europea con Latinoamérica, África y la Europa y la firma del Tratado de Maastricht.

En agosto de 1993, la Asamblea, con el argumento de defender el mercado de trabajo y en contra de la opinión del presidente Soares, aprobó restricciones al derecho de asilo e hizo posible la expulsión del país de cualquier extranjero.

La Unión Europea financió un plan para sus miembros más pobres, entre ellos Portugal, entre los años 1993/1997 con inversiones en educación, transporte, reconversión industrial y creación de empleo.

La historia de Portugal en los inicios del siglo XXI es de todos conocidas. País bonito y que se merece lo mejor tanto económica como socialmente.