RECORTES EN LA EDUCACIÓN PÚBLICA

Mil alumnos madrileños serán reubicados al inicio del curso escolar, algunos en barracones

Muchos centros en construcción o en obras no estarán terminados para el nuevo curso escolar como se había comprometido la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid.

Foto: Diario Público
Foto: Diario Público

UGT prevé que el conflicto educativo en Madrid estalle de nuevo este otoño debido a la dejación de la Consejería de Educación del Gobierno de Cristina Cifuentes para solucionar cuestiones “no resueltas” que la comunidad educativa viene tiempo demandando.

Pese a que el Ejecutivo regional se había comprometido a tener terminados los centros escolares que se encuentran en obras o en construcción para este nuevo curso 2017/18 que está a punto de arrancar, lo cierto es que al menos 1000 alumnos deberán ser realojados en otros centros, la mayoría concertados, en barracones o incluso desplazados a otros barrios.

CENTROS EN OBRAS O DE NUEVA CONSTRUCCIÓN, SIN TERMINAR O PARALIZADOS

cuadro

Pero de ser esto preocupante, no es el único problema que afecta a la educación pública en Madrid. Según denuncia UGT, las aulas siguen estando por encima de ratio, especialmente en las etapas de Primaria y últimos cursos de Secundaria Obligatoria, y muchos alumnos de Bachillerato, que no obtuvieron plaza en junio, aún desconocen si tendrán plaza en un centro público o deberán ir a un centro privado-concertado, con el coste económico que supone para las familias, lo que les puede llevar a tener que abandonar sus estudios, advierte el sindicato.

Los problemas que arrastra la educación pública madrileña también tienen que ver con la falta de plazas en Formación Profesional (más de 15.000 alumnos e han quedado sin plaza); la falta de plazas en determinadas modalidades de Bachillerato, como es el caso del Bachillerato de Artes; así como la falta de profesorado para apoyos y desdobles por incumplimiento del acuerdo sectorial consensuado entre UGT y otros sindicatos y la Consejería de Educación ratificado en el mes de junio.

El incumplimiento del aumento de cupo de docentes asignados a los centros; los escasos e inviables plazos para la realización de las pruebas extraordinarias de septiembre, la matriculación del alumnado que ha tenido que presentarse a las mismas y la organización posterior de grupos; un calendario sin consensuar con los sindicatos ni con la comunidad educativa; o la falta de unas instrucciones claras que den respuesta a las múltiples cuestiones sobre el cambio de los exámenes de septiembre a junio y la planificación de los IES a partir del 8 de junio, fecha establecida por la Comunidad de Madrid para la evaluación final ordinaria, tanto para los alumnos con asignaturas pendientes como para aquellos que han superado el curso en su totalidad, son otros tantos de los problemas denunciados. 

Documentos: Cuadro de centros y alumnos afectados