HISTORIA POLÍTICA DE ESPAÑA

El Manifiesto de Inteligencia Republicana

Firmado, entre otros, por Lluis Companys.

Lluís Companys.
Lluís Companys.

El texto defendía una serie de principios para llegar a un acuerdo mínimo entre las fuerzas republicanas catalanas

@Montagut5 | El Manifiesto de Inteligencia Republicana, de marzo de 1930, fue una declaración programática de principios, que fue redactado por Rafael Campalans, figura fundamental del socialismo catalán, y que había contribuido a la creación de la Unió Socialista de Catalunya (USC), nacida de la escisión catalana del PSOE en 1923, después de una intensa polémica con Antonio Fabra i Rivas, y que se reorganizó con la caída de la Dictadura de Primo de Rivera. El texto fue apadrinado por el grupo de L’Opinió. Dicho grupo nació en el seno de la publicación con el mismo nombre que comenzó a editarse en febrero de 1928 en Barcelona. El grupo propugnaba el entendimiento entre el catalanismo de izquierdas y el movimiento obrero. Este grupo contribuyó a la creación de la Esquerra Republicana de Catalunya, constituyendo el sector más intelectual de la nueva formación política, entrando en conflicto con la forma de actuar un tanto presidencialista de Maciá y con los miembros de Estat Catalá, por lo que consideraban una cierta deriva fascista, provocando que se creara un nuevo partido en octubre de 1933, aunque luego se reintegraría en ERC en 1936, en plena confluencia de fuerzas de izquierdas.

El Manifiesto surgió en el crucial momento histórico entre el fin de la Dictadura de Primo de Rivera y la llegada de la Segunda República. El desprestigio manifiesto de la Monarquía y del sistema político fomentó la actividad de todas las fuerzas y sectores republicanos españoles y también catalanes. El Manifiesto es una prueba fehaciente de esta efervescencia republicana. En todo caso, el Manifiesto no vertebraría una organización política.

El texto defendía una serie de principios para llegar a un acuerdo mínimo entre las fuerzas republicanas catalanas: República federal, reconocimiento de derechos y libertades, separación entre la Iglesia y el Estado, reforma agraria, e inicio de una verdadera política social.

El Manifiesto fue firmado por Jaume Aiguader, Gabriel Alomar, Manuel Serra i Moret, por parte de la USC; Lluís Companys por el Partit Republicà Català; Joan Peiró de la CNT, Jordi Arquer del Partit Comunista Català; y Lluis Nicolau d’Olwer, y Antoni Rovira i Virgili de Acció Catalana.