MUJERES DE PELÍCULA

Madame Roland la republicana

Marie Jeanne ha pasado a la historia por haber dado su vida por defender la libertad en el bando girondino.

“Los débiles tiemblan ante la opinión, los tontos la desafían, los sabios la juzgan, los expertos la dirigen”

Marie Jeanne Philipon nace en París el diecisiete de marzo de 1754. Su padre era Gratien Philipon un ambicioso grabador. Se dedicaba a la especulación y pertenecía a la clase social burguesa. Su madre era Marguerite Bimont, hija de una familia de criados al servicio de la marquesa de Crequy. Su madre tuvo ocho embarazos y sólo ella vivió. En sus dos primeros años de vida fue atendida por una nodriza.

Enseguida aprendió a leer y mostró una gran curiosidad intelectual. Leía historia, filosofía, poesía, matemáticas y las obras religiosas. Su madre le enseñó a cocinar y a coser. Todo su tiempo lo pasaba leyendo. Es conocida una frase suya que decía: “Necesito estudiar porque necesito comida”.

Descubrió la obra de Plutarco con nueve años, que le permitió entender que la mejor forma de gobierno es la república. También, le gustaban mucho Bossuet o Masillon.

f8Teniendo once años, descubre su vocación religiosa, puesto que quería ser monja. De esta manera, ingresa el siete de mayo de 1865 en el convento de las Damas de la Congregación, situado en Faubourg Saint Michel.

Ahí permaneció durante dos años y sacó la conclusión, de que la vida monástica no era para ella. En estos dos años de vida conventual, desarrolló una profunda amistad con las hermanas Henriette y Sophie Cannet.

Estudio en su juventud también literatura, música y dibujo. Desafiaba a su padre y a sus educadores en la medida que ella avanzaba en su educación.

Al salir del convento vivió durante un año con su abuela Philipon en Ile Saint Louis. Fue en ese periodo cuando conoció a Madame de Boismerol, que pertenecía a la aristocracia del Antiguo Régimen. dando muestras de una gran presuntuosidad y arrogancia. Marie Jeanne Roland mantuvo siempre una actitud muy crítica y hostil hacia la aristocracia francesa del Antiguo Régimen.

f7

Marie Jeanne consiguió tener una biblioteca muy importante. Aprende italiano e inglés y conoce las obras de autores como Fielding, Richardson, Pope y Shakespeare. Estudia Voltaire, que le aporta una nueva visión del mundo y hace que empiece a dudar de su religión lo que le llevó a rechazar el catolicismo.

A pesar de este abandono del catolicismo piensa, que el cristianismo era útil para los pobres, pues les daba un punto de esperanza.

Rousseau influyó mucho en Marie Jeanne, sobre todo en la virtud femenina y la filosofía política. Según ella, el genio de una mujer residía en la definición de Rousseau de la virtud femenina, que era como “una pérdida placentera del autocontrol”, lo que para ella significaba la valentía del sacrifico materno y el sufrimiento.

Su madre muere en 1775 y se aleja de su padre. Es el momento en que busca la soledad y decide permanecer soltera, rechazando a todos sus pretendientes jóvenes. Sin embargo, busca acercarse a los hombres maduros para disfrutar de su inteligencia y madurez.

Respecto a las influencias de los filósofos dice lo siguiente: “Rousseau me causó la misma impresión que Plutarco cuando tenía nueve años… Plutarco me había predispuesto a convertirme en republicana; él había inspirado en mí el verdadero entusiasmo por las virtudes públicas y la libertad. Rousseau me mostró la felicidad doméstica a la que tenía derecho a aspirar y las delicias inefables que era capaz de saborear”.

En los inicios del año 1776, conoció a Jean Marie Roland de la Platerie, que era Inspector de Comercio y Manufacturas de Amiens, pero además era filosofo y político. Tenía veinte años más que Marie Jeanne. Su noviazgo fue muy largo y tormentoso, puesto que la familia de Jean Marie ponía pegas, porque ella no era aristócrata y era una burguesa que no aportaba ninguna dote al matrimonio.

Se casaron el cuatro de febrero de 1870. Los primeros meses vivieron en París. El Sr Roland confiaba mucho en el talento literario de su esposa y contó con su ayuda, convirtiéndola prácticamente en su secretaria, copista, editora y casi coautora. Allí conoció a gran parte de la intelectualidad francesa, Louis Bosc que era afamado botánico, Francois Lauthenas empresario…

f6Regresaron a Amiens en el otoño de 1780 y un año después nace su primera y única hija Marie Theresa Eudora.

Los cuatro años siguientes se dedicó al cuidado de su hija y a colaborar en la labor intelectual de su marido. Marie Jeanne nunca defendió la igualdad de la mujer respecto del hombre. Así se definía:

“Creo en la superioridad de tu sexo en todos los aspectos. En primer lugar, tienes fuerza, y todo lo que conlleva es el resultado: coraje, perseverancia, amplios horizontes y grandes talentos. Pero sin nostras no serías virtuoso, amoroso, amado o feliz. Mantengo, por tanto, toda su gloria y autoridad. En cuanto a nostras, tenemos y no deseamos otra supremacía que esa sobre su moral, ninguna otra regla que no sea sobre sus corazones. A menudo me molesta ver a mujeres disputando privilegios que les convienen…, ellas nunca deberían mostrar su aprendizaje o talento en público”.

Se trasladan de Amiens a Lyon en el año 1784, porque su marido había ascendido al cargo de Inspector General. Fue entonces cuando el matrimonio forja una red de intelectuales y amigos, que configuraran su pensamiento revolucionario.

Marie Jeanne colaboró con su marido en sus libros, así cabe destacar “Le Dictionnaire des Manufactures, Arts et Métiers” y también participa en la “Encyclopedie Methodique” de Panckucke.

Ya en estos momentos la monarquía francesa de los Borbones sufría un gran rechazo popular. Las continuas guerras, la bancarrota financiera, las hambrunas por la escasez de pan, cereales y la desigualdad social fueron el caldo de cultivo de la revolución.

f5Ante esta situación, Luis XVI convoca Estados Generales para el cuatro de mayo de 1889. En este cónclave, el rey ignora todas las demandas presentadas por la burguesía. El Tercer Estado (la burguesía) se proclama en Asamblea Nacional el diecisiete de junio de 1789.

Luis XVI expulsó al Tercer Estado, pero éstos se reunieron en el Juego de la Pelota y se comprometieron a no separarse hasta haber redactado una nueva Constitución para Francia. Es el comienzo de la llamada revolución francesa.

Tanto Marie Jeanne como su marido el sr Roland, apoyaron al Tercer Estado y la redacción de una nueva Constitución. Desde 1887, tanto ella como su marido escribían en el periódico “El patriota francés”, que estaba dirigido por Jacques Pierre Brissot, que era uno de los principales líderes revolucionarios. En noviembre de 1790, los revolucionarios dominan el consejo municipal de Lyon y su esposo es nombrado oficial.

En febrero de 1791, se trasladan a vivir a París, donde Marie Jeanne abre su salón político en el Hotel Britannique, situado en la calle de Guénégaud, al que asisten los principales dirigentes revolucionarios: Brissot, Robespierre, Petion, Buzot, Thomas Panie…

Luis XVI firma la Constitución el catorce de septiembre de 1791. El problema que se plantea es la posibilidad de una guerra con Austria. Esta opción es defendida por los girondinos, de la que formaba parte Marie Jeanne y su marido y lo argumentaban por tres motivos: conseguir el apoyo popular, probar la lealtad del rey y reprimir a los contrarrevolucionarios. Sin embargo, los jacobinos muestran su total oposición a la guerra con Austria.

f4Luis XVI nombra un nuevo gobierno y su esposo Roland es nombrado ministro del Interior. Se declara la guerra a Austria en abril del mismo año. Marie Jeanne apoya totalmente a su esposo en el desempeño de tal cargo, dándole consejos continuamente.

Sin embargo, Luis XVI mostraba constantemente su oposición a la política desarrollada por los girondinos en el gobierno. La guerra con Austria va de mal en peor y había acusaciones contra el rey de que estaba apoyando secretamente a los austriacos.

Luis XVI se negó en mayo de 1792 a firmar tres decretos aprobados por el gobierno de los girondinos. Roland escribió una carta al rey, donde le censuraba por su veto y le pedía que fuera más patriota. Esta carta estaba escrita por Marie Jeanne y en ella decía lo siguiente:

“Sé que el lenguaje severo de la verdad rara vez es bendecido por el trono, también sé que es porque la verdad casi nunca se escucha allí donde las revoluciones se vuelve necesarias”.

Luis XVI destituye el gobierno girondino el veinte de junio de 1792, lo que provoca el levantamiento popular de París. El diez de agosto los parisinos armados se dirigen hacia el palacio de las Tullerías. El rey se refugia en la Asamblea Nacional. Ésta destituye a Luis XVI.

La Constitución monárquica ya está muerta y se convoca la Convención Nacional. Nuevamente Roland es nombrado ministro y entre los nuevos ministros debemos destacar a Danton, ministro de Justicia.

Marie Jeanne apoya constantemente a su marido, sin embargo, los jacobinos y especialmente Robespierre ataca más a ella que a su marido.

f3

Estamos en el momento histórico en que el poder y la influencia de los girondinos estaban en retroceso y además se encontraban muy divididos. Esta debilidad de los girondinos es asumida por los jacobinos (la montaña) mucho más radicales.

El problema, que se discutía en aquel momento, era que hacer con la figura del rey Luis XVI. Roland es acusado de simpatías con las ideas monárquicas, pero sobre todo Marie Jeanne. El siete de diciembre de 1792, Marie Jeanne comparece en la Convención Nacional haciendo una defensa muy contundente de las políticas desarrolladas por los girondinos y expresando su total oposición a la muerte de Luis XVI.

La intervención de Roland es menos contundente. La Convención vota, los jacobinos ganan por un solo voto y en consecuencia Luis XVI es guillotinado el veintiuno de enero de 1793. Roland, al día siguiente de la muerte del rey Luis XVI, renuncia como ministro.

Danton culpó públicamente a Marie Jeanne de influir en la posición política de su marido. En nueve de septiembre de 1792, después de las masacres producidas entre el dos y siete de septiembre de 1792, Marie Jeanne escribió a Buzot lo siguiente:

f2“Danton dirige todo, Robespierre es su marioneta, Marat sostiene su antorcha y su daga; este ardiente orador gobierna y estamos siendo oprimidos hasta que caemos como sus víctimas”.

En ese momento, existía una fuerte crisis matrimonial entre ellos debido a que Marie Jeanne se había enamorado de un diputado girondino Francois Leonard Buzot. Ante este dilema y viendo el sufrimiento de Roland, Marie Jeanne decide quedarse con su marido.

El matrimonio de los Roland solicitó salir de París, pero no se les permitió. Ante este hecho y la expulsión de veintiún diputados girondinos de la Convención y posterior arresto de estos, el matrimonio intentó escapar de París, pero fueron detenidos y permanecieron en prisión durante cinco meses.

Fue arrestada el uno de junio de 1793 e ingresó inmediatamente en la prisión de L’Abbaye. Fue liberada durante una hora pero nuevamente es arrestada y se le traslada a la prisión de Sainte Pelagie.

Marie Jeanne aprovechó este tiempo para escribir sus Memorias y una autobiografía titulada “Una apelación a la posteridad imparcial”. Su tiempo de encarcelamiento fue de total calma personal y negó cualquier intento de escapar. Esta es la visión que una inglesa que la visita hace de Marie Jeanne:

“Conversó con la misma alegría animada en su pequeña celda, como solía hacer en el hotel del ministro….. Ella me dijo que esperaba morir y la plácida resignación con que hablaba de eso, me convenció de que estaba preparada para enfrentar la muerte con una firmeza digna de su carácter exaltado”.

El veintidós de junio de 1793, Marie Jeanne escribe una carta a Buzot donde expresa una total convicción en su causa y le dice “¿Los tiranos pueden oprimirme, pero denigrarme? Nunca, nunca”.

Marie Jeanne se presentó ante el Tribunal revolucionario el ocho de noviembre de 1793. Iba vestida con una túnica blanca. Escuchó a los testigos que declaraban en su contra y se le prohibió hablar para defenderse de las acusaciones.

f1

Fue condenada a la pena de muerte por “una horrible conspiración contra la unidad e indivisibilidad de la República y, la libertad y la seguridad del pueblo francés”. Se ordenó que se le ejecutara esa misma tarde.

Marie Jeanne fue llevada en un carro hasta la guillotina situada en la Place de la Revolution. Allí fue cuando dijo: “¡Oh libertad!, ¡Cuántos crímenes se cometen en tu nombre!”.

Su cuerpo fue enterrado en el cementerio de Madeleine,

La muerte de Marie Jeanne tuvo un gran impacto en los dos hombres que la amaban. Roland que se encontraba huido en Rouen, huyó y fue encontrado muerto insertado por su bastón espada en un camino rural una semana después de la muerte de Marie Jeanne. Buzot fue encontrado muerto el veinticinco de marzo de 1794 casi devorado por los lobos.

Marie Jeanne ha pasado a la historia por haber dado su vida por defender la libertad en el bando girondino. Fue una revolucionaria que hizo de su Salón el punto central e imprescindible de las reuniones de los revolucionarios. Los jacobinos hicieron de ella una amenaza por su lucha contra la radicalidad y fue muerta por haber defendido la libertad.