70 ANIVERSARIO DE LOS HISTÓRICOS JUICIOS

La discriminación gitana en Núremberg

@MiguelRArias | El 1 de Octubre de 1946, hace hoy 70 años, concluyeron los juicios de Núremberg. En puridad no fueron los primeros juicios internacionales llevados a cabo por conductas bélicas aberrantes y contra la población civil, pues ya tras la Primera Guerra Mundial habían tenido lugar los denominados procesos de Leipzig y de Estambul, y existían, además, otros antecedentes mucho más preteritos de justicia supranacional o "universal" en nombre de bienes jurídicos de la "humanidad".

Lo que sí supondrían, en cambio, tales juicios de Núremberg es la definitiva consagración de toda una nueva aspiración de justicia y humanidad de la entera especie humana, la definitiva consagración de toda una nueva rama jurídica, el Derecho penal internacional, nacido para quedarse ya para siempre entre nosotros. Por mucho que todavía hoy, por ejemplo, en universidades como las españolas tal materia continúe siendo la auténtica "cenicienta" que no pasa de asignatura marginal de "libre configuración". Ciertamente aquellos barros trajeron estos lodos, y por eso nadie debería sorprenderse, después, cuando el juez o fiscal español A o B, sostiene argumentos de tertulia de café que poco o nada tienen que ver con la jurisprudencia internacional propia de esta ciencia jurídica que nunca han estudiado en ningún tramo de su formación. Pero no pretende ser ese, hoy, el objeto de estas líneas.

unnamedHoy, que tanto se hablará de Núremberg y se recordará su indudable importancia, y sus grandes luces, conviene recordar, también sus grandes sombras. Alguna de las cuales, como su carácter no solo potencialmente selectivo sino propiamente "discriminatorio", quedó flagrantemente de manifiesto desde los propios juicios.

Ya se ha dicho en otras ocasiones que en los juicios de Núremberg - por cierto tampoco en los de Tokio - no fueron enjuiciados los crímenes de guerra de los aliados, actos como el bombardeo masivo de Dresde, o las bombas atómicas sobre Hiroshima o Nagasaki, o las violaciones masivas de alemanas con el avance de las tropas rusas hacia Berlín, crímenes éstos igualmente internacionales que, sin embargo, permanecen hoy totalmente impunes, y, lamentablemente, así se quedarán.

Porque uno de los mayores hándicaps a los que nació ligado ese nuevo "Derecho penal internacional" fue el de su origen como fruto de la diplomacia y la convención internacional, y con ello quedaba fuertemente abonado a los vaivenes de la política en su peor sentido: "genocidas buenos" (sic, los de "nuestro bando", ideológico, o de cualquier otro tipo) y "genocidas malos" incluidos; y, en consecuencia, víctimas de primera y de segunda, o de tercera, según lo hubiesen sido de unos u otros. Frivolidad e inhumanidad arbitraria hacia unas u otras víctimas de su "desagrado" y sin otro fundamento que los prejuicios fuertemente arraigados en mentes poco formadas no son, ciertamente, patrimonio exclusivo de nuestros "políticos ni-nis" de hoy repartidos entre todos los partidos.

Y por eso fue en un tal contexto como, en Núremberg, entre tales "víctimas de tercera", - incluso habiendo sido víctimas de los nazis y no de los aliados -, quedó desterrado el pueblo gitano.

Y así ninguna justicia merecieron los 250 niños gitanos con los que en las primeras semanas de 1940 los nazis probaron en el campo de Buchenwald la mortandad del nuevo gas Zyclon B, para pasar a ser masivamente empleado después en las cámaras de gas.

Ni tampoco la merecieron los más de mil gitanos alemanes que, en Junio de 1938, fueron deportados a lo campos de concentración de Buchenwald, Dachau, Sachsenhausen y Lichtenburg; o los varios miles más gitanos alemanes y austríacos que siguieron siendo deportados después a esos y otros campos como Mauthausen y Ravensbrück.

Ni tampoco merecieron justicia los más de 4.000 gitanos pasados por las cámaras de gas de Auschwitz en una sola noche, el 1 de agosto de 1944, en la llamada 'Zigeunernacht' o "noche de los gitanos".

Nada de ello merecía ser debidamente investigador en Núremberg al parecer; ni un solo superviviente gitano merecía ser llamado a declarar, ¿cómo es posible?, ¿por qué?, ¿ese habría de ser el planteamiento de la nueva justicia internacional?

unnamed

Y por eso en el día de hoy será recordado ese 70 aniversario de Núremberg, sí, pero también debemos recordar que miles y miles de víctimas inocentes fueron discriminadas y olvidadas por Núremberg y por los multiples juicios que después vendrían (los "Nachfolgeprozesse") por parte de actores que se creyeron con el derecho de señalar a unas víctimas como buenas y otras como irrelevantes o de segunda categoría; y que todas esas víctimas de crímenes contra la humanidad, crímenes de guerra y por último genocidio, discriminadas y olvidadas - hoy exactamente al igual que ayer con otros nombres y caras, en Siria, en España y en tantos otros lugares del globo -, continúan representando la más vergonzosa lección que no debería ser olvidada tan fácilmente en este día, así como continúa representando el propio incumplimiento, de raiz, del propio "nunca más" de Núremberg que hoy queremos recordar.

"Nunca más" de verdad y para todas las víctimas de tales crímenes aberrantes, para todas sin distinción; también para las víctimas que el desalmado o la desalmada de turno quiera negar o justificar en razón de sus propias miserias.