MEMORIA HISTÓRICA

El Conde de Vallellano se queda sin calles en algunas ciudades españolas

villalonEl Conde de Vallellano, Fernando Suarez de Tangil, Grande de España, fue un personaje franquista, que tuvo relevantes puestos, como Alcalde de Madrid (durante la Dictadura de Primo de Rivera) Presidente de la Cruz Roja (1936-41), Ministro de Obras Públicas, Presidente del Consejo de Estado, académico de la Real Academia de Ciencias Morales, etc.

Como Presidente de la Cruz Roja, fue nombrado por el dictador Francisco Franco en 193 6 desde Burgos (Boletín de la Junta de Defensa, 23 de septiembre 1936) y cesado en 1941 (BOE de 4 de enero 1941)

Dicho Conde, tiene y tuvo numerosas calles y avenidas con su nombre en España, que afortunadamente van poco a poco cambiando de nombre.

Esto acaba de ocurrir en la ciudad de Córdoba, en donde el dictamen de la Comisión de la memoria histórica, constituido hace un año en el Ayuntamiento, ha propuesto eliminar el nombre (entre otros) de la Avenida Conde de Vallellano, del callejero.

Otras ciudades como Tarragona y Burgos, hace años que lo eliminaron de su callejero, y la de Palencia y Alicante, recientemente, por sentencia judicial.

Ahora queda pendiente que lo retiren de las ciudades de Madrid y Salamanca y de pueblos como, El Tiemblo en Ávila, Isla Cristina en Huelva, Vila García de Aurosa en Pontevedra, Puebla de la Calzada Badajoz, Carrizo de la Rivera, León, etc.

interiorSe trata de aplicar la Ley de Memoria histórica del año 2007 y la reciente Ley de memoria democrática de Andalucía 2017, para el caso de Andalucía.

En el caso de la capital, Madrid, yo personalmente, lo solicite al Ayuntamiento, que está eliminando el callejero franquista.

Mis argumentos, fueron que dicho Conde, había delatado a mi abuelo, el eminente cardiólogo, Dr Luis Calandre Ibáñez, al finalizar la Guerra de España, ante los tribunales militares, de responsabilidades políticas, y el del Colegio de Médicos por medio de una carta que tenían en los archivos de la Cruz Roja .

Calandre, había escrito en dicha carta, el 2 de Agosto de 1936, dirigida al presidente de la Cruz Roja republicana, Aurelio Romeo, que se mantenía fiel a la legalidad republicana, y por ello que le retiraran de una lista de médicos que se posicionaban contra la II Republica (2)

La delación, le supuso la base de varios Consejos de Guerra sumarísimos, con cárcel, multa y depuración profesional.

La Constitución republicana de 1931 en su artículo 25, dice:

 “.. El Estado no reconoce los títulos nobiliarios“

Como dicha Constitución no ha sido nunca derogada jurídicamente, sigue vigente, por lo que la firma como Conde de Vallellano, de la carta como Presidente de la Asamblea Suprema, va contra la legalidad republicana, y la propia legalidad franquista, ya que Franco no reconoció, de nuevo, los títulos nobiliarios, hasta el año 1947.

Respecto al callejero, ahora lo que tiene que hacer el Ayuntamiento de Córdoba, es aprobarlo en su próximo Pleno de Febrero, sin más dilación, a pesar de las presiones de los grupos conservadores, que tengo constancia, lo están haciendo.

El nombre del Conde de Vallellano, Fernando Suarez de Tangil, es una figura muy arraigada en la oligarquía, pues su hija, Guadalupe Suarez de Tangil, se casó con un el Alcalde de Córdoba, Rafael Cruz Conde, perteneciente a una de las familias, Cruz Conde, que apoyó el golpe de Estado de 1936 contra la II República, y la posterior represión franquista.

En realidad estas familias de terratenientes andaluces, fueron una de las bases de dicho golpe, muchos de ellos monárquicos, otros falangistas y todos ellos ultra católicos y antirrepublicanos.

¡Urge democratizar el callejero!