HISTORIA DEL NAZISMO

Los amigos de Hitler en Gran Bretaña

El historiador Ian Kershaw, autor de la biografía más extensa de Hitler, también tiene publicada la obra, Un amigo de Hitler.

Hitler y Chamberlain
Hitler y Chamberlain

¿Por qué Hitler atrajo a personajes como Londonderry, y a muchos de sus congéneres de la nobleza?

@Montagut5 | El historiador Ian Kershaw, autor de la biografía más extensa de Hitler, también tiene publicada la obra, Un amigo de Hitler. Inglaterra y Alemania antes de la Segunda Guerra Mundial, (Barcelona, 2006). Se trata de un estudio que refleja las buenas relaciones de determinados sectores de la aristocracia y de la clase política británicas con el nazismo. Estas afinidades influyeron en la política de apaciguamiento del gobierno de Chamberlain. El análisis se realiza tomando como referencia a Charles Stewart Henry Vane-Tempest-Stewart, marqués de Londonderry, y su extensísima correspondencia. Dicho aristócrata fue ministro del Aire.

¿Por qué Hitler atrajo a personajes como Londonderry, y a muchos de sus congéneres de la nobleza? En primer lugar, no cabe duda que sentían pánico hacia el auge del comunismo. Hitler se presentaba como una barrera en el centro de Europa. En segundo lugar, se puede pensar en el miedo a repetir la sangría de la Primera Guerra Mundial. Y, también se puede establecer una tercera causa pero más en clave interna. La sociedad británica de los años treinta estaba sufriendo profundos cambios, ya que la clase aristocrática ya no tenía el papel dirigente de antaño a causa de la proletarización y democratización de la sociedad y el evidente auge del laborismo. Hitler se presentaba como un ejemplo de autoridad y liderazgo frente a esta tendencia.

Para completar esta historia conviene acercarse también al libro del historiador galés Martin Allen titulado, El rey traidor. De cómo el duque de Windsor traicionó a los aliados, y que Tusquets en su colección "Tiempo de Memoria" publicó en España en 2001.

Como es sabido, Eduardo VIII abdicó en 1936 para poder casarse con la ciudadana americana y divorciada Wallis Simpson. Pero, ¿esa fue, realmente, la causa de la abdicación, es decir, pudo el romanticismo sobre las rígidas normas de la Corona británica? Hoy ya no se puede sostener esta tesis. El duque de Windsor fue un entusiasta de los nazis, y perteneció a ese grupo de la alta sociedad británica filonazi que no veía con malos ojos la subida de Hitler en Alemania para frenar el comunismo en Europa.

En el libro se sigue la peripecia vital de Eduardo, sus conexiones con los nazis, y con el gobierno español que adquirió un curioso protagonismo, al pasar por nuestro país desde la Francia ocupada a Portugal, para que intentase colaborar. Hitler deseaba que el duque accediera a la Corona para que nombrara un gobierno que firmase la paz, con el fin de poder embarcarse en la invasión de la URSS, evitando el doble frente.