PORTUGAL | ELECCIONES MUNICIPALES

Los socialistas portugueses consiguen el mejor resultado de su historia

El primer ministro socialista Antonio Costa se ha dirigido a los portugueses, después de conseguir el control sobre la mayoría de los 308 ayuntamientos lusos.

costa

Pese a sus pronósticos augurando el colapso financiero del país, bajo el ministro de Finanzas Mario Centeno, Portugal ha conseguido reducir su déficit de manera notable y este año la economía crecerá un 2,5%

Antonio Costa (en la imagen) se hizo con la jefatura del gobierno en 2015 mediante un acuerdo inédito hasta esa fecha con el Partido Comunista Portugués y el Bloque de Izquierda.

Los electores lusos han mostrado su satisfacción con las medidas adoptadas por el gobierno al votar muy mayoritariamente por los partidos de izquierda en las elecciones municipales del pasado domingo.

El Partido Socialista ha alcanzado el 39% de los votos, (1.945.353 votos), el PSD 16,09% (823.249 ), PCP-Los verdes  9,43% (487.029), PPD/PSD-CDS-PP 8,77% (448.841). Otros grupos como Cidadaos ha alcanzado el 6,78% y el B.E. el 3,29%.

El gran perdedor es el conservador Partido Social Demócrata (PSD), que fracasó en su intento de conquistar Lisboa y Oporto y registró pérdidas a nivel nacional, factor que pondrá en duda la continuidad del ex primer ministro Pedro Passos Coelho al frente del partido.

El triunfo de los socialistas en estos comicios fue confirmado con la reelección de sus regidores en tres de los cuatro municipios más poblados del país vecino. Fernando Medina, sucesor de Costa como alcalde de Lisboa, consiguió un segundo mandato. Entretanto, Eduardo Vitor Rodrigues fue reelegido alcalde de Vila Nova de Gaia, y Basílio Horta mantiene su puesto en Sintra.

En Oporto, sin embargo, el socialista Manuel Pizarro no consiguió derrocar al carismático alcalde independiente Rui Moreira, que repetirá al frente del ayuntamiento tras una durísima campaña que vio la ruptura total entre el regidor y el PS, con el que gobernaba en coalición.

 Pizarro descartó futuros pactos con el alcalde, pero poco importa, ya que Moreira ha aumentado su margen de votos de tal manera que es probable que gobierne la ciudad invicta con mayoría absoluta.

El PSD quedó en tercer lugar tanto en Lisboa como en Oporto, por lo que sólo puede presumir de mantener su control sobre la aristocrática Cascais y la ciudad costera de Oeiras.

Los resultados electorales suponen un duro golpe para Passos Coelho, que ha visto como su tirón entre el público portugués y relevancia dentro del partido que lidera ha decaído a medida que ha mejorado la economía portuguesa durante los últimos dos años.

La derecha lusa por el contrario ha registrado los peores resultados de su historia en elecciones municipales. En números globales, el PSD ha registrado un resultado peor que el cosechado hace cuatro años, cuando los electores portugueses castigaron al partido por sus durísimas políticas de austeridad; de los 106 ayuntamientos que controlaban tras los comicios de 2013, quedan con apenas 95.

Los líderes históricos del PSD han culpado a Passos Coelho por el fracaso en Lisboa y Oporto, y algunos han incluso pedido su dimisión. Sin embargo Passos Coelho reconoció los malos resultados pero afirmó que no dimitiría del cargo. No obstante, el líder conservador dijo que se tomaría unos días para hacer una "reflexión personal" sobre lo acontecido, y si debería volver a presentarse al liderazgo del partido en las próximas elecciones.

Los socialistas lusos han vencido en tres de los cuatro municipios más poblados del país, entre ellos Lisboa, donde Fernando Medina, sucesor de Costa al frente del Ayuntamiento de la capital lusa, ha conseguido su segundo mandato y el PS ha conquistado al menos 19 de las 24 juntas de distrito. El PS también ha vuelto a vencer en Castelo Branco, Coimbra, Leiria, Amadora, Odiverlas, Gondomar, Vila Nova de Gaia, y Matosinhos.

portugal

Los socialistas han tenido victorias inesperadas en al menos nueve municipios que han arrebatado a la coalición del Partido Comunista Portugués (PCP) y los Verdes lusos, entre ellos las históricamente "rojas" ciudades de Beja, en el Alentejo, y Almada, ciudad dormitorio de Lisboa

En su valoración de los resultados electorales, el primer ministro Costa se ha apresurado a evitar fomentar divisiones con el Partido Comunista Portugués que forma parte de la alianza parlamentaria que sostiene su Ejecutivo minoritario, e insistió en que el único derrotado de estas elecciones es el PSD. Costa ha indicado que :"la victoria del PS nunca implicará la derrota de nuestros socios parlamentarios". “El resultado refuerza la mayoría parlamentaria dando fuerza y continuidad a las políticas que se están siguiendo desde el inicio del acuerdo de gobierno”. 

Entre estas medidas destacan las contrarias a las políticas de austeridad aplicadas por la derecha y la bajada de impuestos a los sectores con menos ingresos de la sociedad lusa.

Jerónimo de Sousa, secretario general de los comunistas portugueses ha lamentado la pérdida de algunas alcaldías, pero  ha indicado que la derrota no deberá afectar las buenas relaciones con el Ejecutivo. "Las elecciones municipales son municipales", ha sentenciado.


Imágenes: Flickr PS