PREMIO DEL CIUDADANO EUROPEO 2017

El Parlamento europeo premia a la Plataforma de Afectados por Hepatitis C

Paloma López y Ángela Vallina | La Eurocámara reconoce el compromiso y el ejemplo de lucha colectiva de la plataforma.

El Premio del Ciudadano Europeo es un galardón que se otorga anualmente -desde 2008-, a ciudadanos, grupos, asociaciones u organizaciones que, entre otros motivos, hayan obtenido logros extraordinarios o hayan mostrado un compromiso excepcional con los valores consagrados en la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea.

Entre las 50 candidaturas ganadoras, tres son organizaciones españolas, el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), la organización Valenciana Buscant Alternatives y la Plataforma de Afectados por Hepatitis C (PLAFHC), esta última a propuesta de las Eurodiputadas de IU-Izquierda Plural Paloma López y Ángela Vallina. Los ganadores Españoles serán homenajeados en Madrid este lunes 25 de septiembre en la sede del Parlamento Europeo en Madrid y posteriormente en una ceremonia en la sede de la Eurocámara en Bruselas el 11 de octubre. Nuestra felicitación a todos ellos por la constancia y determinación en la consecución de sus objetivos, y en particular a la PLAFHC como un ejemplo de lucha colectiva en tiempos de un extremado individualismo.

Sin embargo resulta necesario mirar atrás,  para que el sonido de los aplausos no nos impida recordar cómo empezó todo, allá por 2014 en Madrid, una plataforma con tan sólo 15 miembros y en un efecto llamada por la vida empezó a sumar personas afectadas en una lucha por la supervivencia. Ante la pasividad oficial iniciaron un encierro que duraría 94 días en el Hospital 12 de Octubre de Madrid, con múltiples acciones simultáneas como la marcha hasta la sede del Gobierno de España, que fue secundada por más de 100.000 personas. Y así, hasta que el 26 de febrero de 2015 el Gobierno se vio obligado a poner en marcha el Plan de Abordaje para la ‘Hepatitis C’.

Se generó un vendaval de empatía y solidaridad que ha posibilitado que la causa de la Plataforma de Afectados por Hepatitis C se abriera paso ante la incomprensión de un Gobierno que, en su obsesión por una política austericida, seguía ciegamente una estrategia donde priman los criterios economicistas, por encima del acceso universal a la sanidad y el derecho fundamental a la salud de la ciudadania. Un Gobierno y una estrategia, en definitiva, que tenía como principal objetivo gastar lo menos posible a costa de no garantizar ni la calidad, ni la vida de los pacientes, algo que a día de hoy debe seguir siendo una preocupación general para todos.

Pero la lucha sigue… no todo está hecho. El suministro de tratamientos a más de 50.000 pacientes, siendo ello importantísimo, no es suficiente. Está pendiente que los F0-F1 se integren de pleno derecho en el Plan de Abordaje, conseguir que los acuerdos en materia de financiación se cumplan, una clara apuesta por la prevención, y resta –esperemos que este premio lo facilite- la expansión más allá de nuestro territorio nacional para acabar con la enfermedad de forma digna, y para ello este premio nos debe conducir a un plan europeo para la erradicación de la hepatitis C y reabrir el debate sobre la necesidad de licencias obligatorias que permitan a todas las personas el acceso a los medicamentos en todas las partes del mundo.

A lo largo de estos dos años la Plataforma de Afectados por Hepatitis C con sus acciones ha conseguido colocar en el centro de la opinión pública la situación que sufrían. Han demostrado que con organización, determinación y compromiso es como se producen los cambios, lección muy importante en estos tiempos donde mucha gente piensa que la movilización no sirve para nada.

Así mismo han logrado el reconocimiento y apoyo de muchos sectores: los medios de comunicación que en todo momento se han hecho eco del movimiento y sus reivindicaciones; el respaldo proporcionado por diversas organizaciones, colegios profesionales, grupos políticos y sindicales y por supuesto una sociedad que ha defendido, también a través de la PLAFHC, el derecho a la salud y a la vida.

No queremos terminar estas notas sin recordar a los que no van a estar con nosotros, a ellos también les debemos mucho, pero hoy este premio debe ser expresión de alegría.

Alegrémonos pues, por tan merecido premio y el reconocimiento a la Plataforma de Afectados por Hepatitis C. Esta no es una historia acabada, es una historia de esperanza y de futuro.

paloma lopez

 

Paloma López

Eurodiputada de Izquierda Unida

 

 

Ángela Vallina

 

Ángela Vallina

Eurodiputada de Izquierda Unida