SI SE DECIDE UNA ABSTENCIÓN A RAJOY

Diputados del PSOE amenazan con romper la disciplina de voto

La diputada por Zaragoza Susana Sumelzo se reafirma en el “no es no” de Sánchez y el PSC votará lo que decida su Consell Nacional. 

Imagen del Grupo Socialista en el Congreso con Sánchez en primera fila. (Foto de archivo).
Imagen del Grupo Socialista en el Congreso con Sánchez en primera fila. (Foto de archivo).

Los diputados del PSC, en caso de una nueva sesión de investidura de Mariano Rajoy, tienen previsto votar en el Congreso lo que decida el Consell Nacional de su partido, con independencia de si coincide o no con la opción por la que finalmente se decante el PSOE. La actual dirección del PSC, con Miquel Iceta a la cabeza, ha apoyado desde el principio la tesis del "no es no" del hasta el pasado sábado líder del PSOE, Pedro Sánchez. De hecho, la víspera del Comité Federal que acabó con su dimisión, emitió un comunicado en el que subrayaba que coincidía "plenamente" con la posición política de Sánchez.

No obstante, los socialistas catalanes celebrarán el próximo 15 de octubre sus primarias para elegir a la nueva Ejecutiva del partido, que dirimirá si Iceta revalida su cargo como primer secretario o es sustituido por la 'número dos', Nuria Parlon, que también ha dejado claro su rechazo a permitir la investidura del líder del PP. Será a partir de entonces cuando el PSC decida si se mantiene en el 'no' a Rajoy u opta por acatar la postura que finalmente adopte el Comité Federal del PSOE, donde podrían acabar triunfando los partidarios de la abstención.

Sea como fuere, diputados del PSC, como Joan Ruiz (Tarragona), o José Zaragoza (Barcelona), han avanzado a Europa Press que votarán lo que diga la dirección de su partido, aunque su posición sea diferente a la del PSOE, abriendo la puerta así a saltarse la disciplina de voto del grupo parlamentario.

En caso de que así fuera, no sería la primera vez que el PSC rompe la disciplina de voto. Lo hizo en febrero del 2013, cuando 13 de los diputados del PSC votaron a favor de una propuesta de resolución de CiU y la Izquierda Plural (IU-ICV-ERC) que defendía una consulta legal en Cataluña. El PSOE optó por el 'no', mientras que la entonces cabeza de lista del PSC, Carme Chacón, prefirió no votar.

La diputada Susana Sumelzo se reafirma en el "no es no"

Por otro lado, la diputada por Zaragoza en el Congreso, Susana Sumelzo, que formaba parte el Equipo de Sánchez, ha insistido en que no se abstendrá ni facilitará con su voto un gobierno del PP, "aunque lo ordene el Comité Federal" del PSOE. "Ya lo dije en junio y lo vuelvo a repetir: no me abstendré ante una votación para facilitar un gobierno del PP", ha aseverado sumándose así a otras voces del entorno de Pedro Sánchez que no creen que éste acabe absteniéndose en una investidura de Rajoy. A juicio de éstos, "por dignidad", no puede moverse del 'no' al PP que ha defendido hasta el final.

Amenaza de expulsión y apertura de expediente

Los diputados del PSOE pueden ser expulsados del grupo y ser expedientados si rompen la disciplina de voto

Los diputados del PSOE pueden ser expulsados del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso y ser expedientados si rompen la disciplina de voto, según consta en la 'Normativa Reguladora de los Cargos Públicos del PSOE'.

Ante esta posibilidad de que haya diputados que puedan desobedecer a la dirección del partido, el portavoz de la gestora del PSOE, Mario Jiménez, ya defendió ayer que si el Comité Federal opta por la abstención, "todos los diputados de la formación lo acatarán, incluido Pedro Sánchez".

La normativa interna que regula el funcionamiento de los cargos del PSOE es clara a este respecto. Así, en su artículo 4 punto 2 precisa que los miembros del Grupo Parlamentario Federal del PSOE "aplicarán las resoluciones y acuerdos adoptados expresamente por los órganos de dirección del partido". En el mismo artículo, en su punto 3, explica que en caso de que no haya acuerdo o resolución en los órganos de dirección del partido sobre algún asunto "la disciplina parlamentaria se basará en el respeto a los acuerdos debatidos y adoptados por mayoría en el seno del Grupo Parlamentario".

Pero esta normativa también contempla la posibilidad de que se rompa la disciplina de voto. Así, en su artículo 6 recalca que todos los miembros del Grupo Parlamentario socialista están sujetos a esta disciplina.

Pero, si no la respetasen, "el Grupo Parlamentario y la Comisión Ejecutiva Federal podrían denunciar su conducta al Comité Federal" y si éste órgano del partido estimase "grave" la conducta o la actuación de algún miembro, "tendría facultades para proceder a darle de baja en el Grupo Parlamentario, procediendo a incoar el correspondiente expediente, que será tramitado por la Comisión Federal de Ética y Garantías para que dicte las resoluciones a adoptar".