DEMANDAN EL ACCESO A LOS ARCHIVOS ECLESIÁSTICOS

Víctimas de los 'bebés robados' reclaman a la Iglesia que pida perdón por estos crímenes

El secretario general de la Conferencia Episcopal, José María Gil Tamayo, recibe a representantes de las víctimas y les traslada su voluntad para esclarecer los casos. 

José María Gil Tamayo en rueda de prensa.
José María Gil Tamayo en rueda de prensa.

Las víctimas valoran lo “positivo” y “esclarecedor” de este encuentro por lo que supone “tender puentes” y abrir una vía para futuros contactos

La Iglesia ha abierto una pequeña rendija para esclarecer la trama de los ‘bebés robados’ y las adopciones ilegales después de años de continuas reivindicaciones por parte de las víctimas. Este martes, el secretario general de la Conferencia Episcopal (CEE), José María Gil Tamayo, se reunió por espacio de dos horas con representantes de algunas de las asociaciones y les trasladó su voluntad para esclarecer los casos.

El encuentro, según ha podido conocer Nuevatribuna, se celebró en la sede de la CEE y a él asistieron miembros de ‘Camino de la Justicia’, organización vinculada a la plataforma en defensa de los derechos humanos ‘Nuevo Ágora’ y la asociación AVIDNA. Junto con Gil Tamayo, también estuvo presente Carlos López Segovia, vicesecretario para Asuntos Generales de la CEE.

Entre las principales reivindicaciones figura el acceso a los archivos eclesiásticos, pero también la necesidad de un reconocimiento por parte de la Iglesia de estos crímenes y que se pida perdón por los mismos. En el encuentro, que discurrió en un clima de “cordialidad”, según los representantes de las asociaciones, se abordaron todas las cuestiones en las que la institución tiene competencias, así como el informe de la comisión de expertos de la Unión Europea que este verano visitó España y el posterior documento de conclusiones y recomendaciones refrendado por la comisión de peticiones del Parlamento Europeo.

Las víctimas valoran lo “positivo” y “esclarecedor” de este encuentro (el cuarto que celebran miembros de la CEE con asociaciones de ‘bebés robados’) por lo que supone “tender puentes” y abrir una vía para futuros contactos. A ello contribuyó conocer el testimonio de varios casos y el dolor de las víctimas por los que Gil Tamayo y López Segovia “repudian y condenan sin reservas”. Asimismo, manifestaron su “sorpresa” sobre que se hayan dado casos ya iniciada la democracia y no solo durante la dictadura franquista. “Han podido comprobar y se ha llegado al convencimiento de que los casos que se han dado en nuestro país han formado parte de una trama organizada desarrollada en el tiempo y mantenida por quienes hicieron un negocio”, señala a este periódico una de las víctimas.

La CEE se compromete a impulsar con las diferentes diócesis la “sensibilidad” ante estos casos en el convencimiento de que deben obtener respuesta a su posible resolución planteando ciertas “instrucciones” o “recomendaciones” en situaciones donde la víctima pretenda recabar información de la Iglesia. Asimismo, remitirán a la Nunciatura Apostólica alguno de los ejemplares que recogen los testimonios de casos concretos con el objetivo de que se lo hagan llegar al Papa.