EN CASO CONTRARIO, SE DISOLVERÁN AMBAS CÁMARAS

El Rey convoca a los partidos los días 24 y 25 para ver si es posible formar gobierno

El orden de las citas se lo comunicará Felipe VI a Ana Pastor el día 20 y los partidos serán informados el 21.

El Rey Felipe VI celebrará una nueva ronda de consultas con los representantes de los partidos políticos los días 24 y 25 de octubre, apenas una semana antes de que se cumpla el plazo para poder formar gobierno, para ver si alguno de ellos reúne los apoyos necesarios para superar la investidura o si, por el contrario, deberá disolver las Cortes el 31 de octubre.

Felipe VI ha acordado con la presidenta del Congreso, Ana Pastor, que ésta le enviará el día 20 de octubre la relación de los representantes designados por los grupos políticos con representación parlamentaria. Zarzuela la contestará ese mismo día con las fechas y las horas en las que serán recibidos, y éstos serán informados por el Congreso el 21 de octubre.

Según consta en el comunicado enviado por la Casa del Rey, Felipe VI ha informado este mismo martes a Pastor de su "decisión de celebrar nuevas consultas los días 24 y 25 de octubre" para ver si, a partir "de la disposición que le trasladen", puede proponer un candidato a la Presidencia del Gobierno "que cuente con los apoyos necesarios para que el Congreso de los Diputados, en su caso, le otorgue su confianza".

En caso contrario, procederá a la disolución de ambas Cámaras "y a la convocatoria de nuevas elecciones generales en el momento que constitucionalmente corresponda y con el refrendo de la presidenta del Congreso".

EL PLENO PODRÍA COINCIDIR CON LA CUMBRE IBEROAMERICANA

Si las consultas concluyen con una propuesta de candidato, corresponde a Pastor convocar un nuevo pleno de investidura. Este calendario apunta a que, si finalmente es así, la sesión de investidura puede coincidir con la celebración de la Cumbre Iberoamericana de Cartagena de Indias (Colombia), prevista para los días 28 y 29.

Sin embargo, este calendario no afecta, en principio, a la presencia prevista de Felipe VI en esta cumbre, aunque sí podría afectar a la del presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, si vuelve a ser candidato a la presidencia.