CONTRARIO A LO APROBADO EN EL DOCUMENTO ORGANIZATIVO

Ramón Espinar pretende saltarse la máxima de Podemos de 'una persona, dos cargos'

El recién elegido secretario general de Podemos Madrid quiere compaginar su cargo de senador con su escaño en la Asamblea de Madrid

El documento 'Órganos autonómicos: función y coordinación' que fue aprobado hace unas semanas por los inscritos en Podemos, defiende "una persona, dos cargos, con independencia de si éstos son internos o externos"

El nuevo secretario general de Podemos Comunidad de Madrid, Ramón Espinar, pretende seguir siendo el portavoz de Unidos Podemos en el Senado. Su intención es compaginar su cargo de senador con su escaño en la Asamblea de Madrid y con la dirección regional de la formación.

En una rueda de prensa en la Cámara Alta tras la Junta de Portavoces, reunión de la que Espinar se ausentaba desde verano, ha confirmado su continuidad como portavoz del partido en el Senado.

Sin embargo, los documentos organizativos aprobados en las votaciones de la asamblea ciudadana de Podemos en dicha Comunidad Autónoma no le permitirían ser secretario, diputado autonómico y senador a la vez. Así pues, su idea de continuar como portavoz en la Cámara Alta choca con lo establecido en el documento respaldado por la mayoría de los inscritos.

El documento 'Órganos autonómicos: función y coordinación' que fue aprobado hace unas semanas por los inscritos en Podemos y propuesto por la candidatura Adelante Podemos con la Gente --rival a la de Espinar--, defiende "una persona, dos cargos, con independencia de si éstos son internos o externos".

"Hacemos esta propuesta al entender que resulta más coherente con la voluntad de distribuir el poder y garantizar el cumplimiento óptimo de las funciones asignadas en las tareas de la organización", señala el documento, que ganó por 5.633 votos (48.82%) frente al de Juntas Podemos liderado por Espinar, que obtuvo 4.482 votos (38.85%).

De esta forma, Espinar, que ganó las primarias y se hizo así con la Secretaría General de Podemos en Madrid, no cumpliría con la máxima de 'una persona, dos cargos'.