AFIRMA ROTUNDO QUE LA CONSULTA DEL 1-O NO SE CELEBRARÁ

Rajoy recuerda a ciudadanos y funcionarios que “nadie les puede obligar a hacer nada ilegal”

El Gobierno recurre ante el Tribunal Constitucional todos los decretos del referéndum.

Rajoy califica de “golpe a las instituciones catalanas” la actitud de los independentistas.

Imagen del Consejo de Ministros celebrado este jueves.
Imagen del Consejo de Ministros celebrado este jueves.

"Haré todo lo necesario sin renunciar a nada", advierte Rajoy

El Gobierno ha puesto en marcha este jueves la maquinaria jurídica contra el referéndum del próximo 1 de octubre en Cataluña. Tras la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros, el presidente ha relatado, en una intervención ante los medios en el Palacio de la Moncloa, los pasos para frenar la consulta independentista.

Después de haber recibido el dictamen del Consejo de Estado, el Ejecutivo ha presentado ante la Abogacía del Estado un total de cuatro recursos de inconstitucionalidad, entre ellos contra la ley del referéndum y el decreto de convocatoria firmado la noche del miércoles por el propio presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.

El Gobierno reclama la nulidad de todas las normas aprobadas por el Govern y el Parlament para la consulta de autodeterminación y pide que se decrete la suspensión de las mismos de forma cautelar. Además, notificará dicha resolución de manera personalizada al president y a todos los miembros de su gobierno, así como a los 947 alcaldes de Cataluña, advirtiéndoles “de su deber de impedir o paralizar toda iniciativa tendente a la celebración del referéndum”.

"EL REFERÉNDUM NO SE VA A CELEBRAR"

El Estado de Derecho no se va a plegar a sus bravatas e ilegalidades

Rajoy ha querido lanzar un mensaje de apoyo a todos los ciudadanos de Cataluña y a los funcionarios de las administraciones públicas recordándoles que “nadie les puede obligar a hacer nada ilegal” y que “la ley los defenderá frente a cualquier arbitrariedad”. Acompañado por todos los miembros de su gabinete (excepto el ministro de Exteriores que se encuentra de viaje oficial en Cuba), el presidente se ha mostrado rotundo al afirmar que “el referéndum no se va a celebrar”.

Rajoy ha calificado los pasos dados por los independentistas de JxSí y la CUP como “uno de los mayores golpes que han recibido las instituciones catalanas”. Según ha dicho, el “espectáculo deplorable” y “cúmulo de arbitrariedades” que se vivió el miércoles en el pleno del Parlament “es fruto de la obstinación de unos políticos por imponer a la fuerza su proyecto de ruptura”, haciéndolo, ha añadido, “de forma atropellada, chapucera e ilegal”.

Las decisiones tomadas por su Gobierno, ha subrayado el presidente, “constituyen un aldabonazo” frente a comportamientos “autoritarios y antidemocráticos”. La convocatoria del referéndum “es un acto de desobediencia a nuestras instituciones democráticas”, y además “incumple todos y cada uno de los criterios internacionales sobre consultas”, ha dicho.

Rajoy ha recordado que su deber es “cumplir y hacer cumplir la ley” y ha advertido de que “no existe ningún poder que pueda menoscabarla” ya que “lo que no es legal no es democrático”. “No he dedicado tantos años a la política -ha seguido- para permitir que se liquide nuestro modelo de convivencia. Haré todo lo necesario, sin renunciar a nada”, ha enfatizado.

El jefe del Ejecutivo ha recordado que la Constitución del ’78 puede modificarse pero siguiendo las normas amparadas por la propia norma suprema. También ha resaltado la invitación que hizo a Puigdemont para defender en el Congreso, sede de la soberanía nacional, su proyecto secesionista, pero “nunca quiso hacerlo”.

Rajoy ha querido agradecer a las fuerzas de la oposición el apoyo recibido (hoy mismo se ha visto con el líder del PSOE, Pedro Sánchez) y también a la labor desempeñada por los servicios jurídicos del Parlament, por el “coraje” demostrado el miércoles y por lo que “han desnudado y puesto en evidencia la perversión antidemocrática de este proceso”, haciendo ver asimismo al pueblo catalán “qué clase de régimen político pretenden imponerles”.

Por último, Rajoy ha enviado un mensaje de calma a todos los españoles ante este “ataque sin precedentes” y ha emplazado a las fuerzas independentistas catalanas a “dejar de poner las instituciones a su propio servicio” y a que “abandonen la escalada de ilegalidad, crispación y autoritarismo”, ya que -ha vuelto a advertir “el Estado de Derecho no se va a plegar a sus bravatas e ilegalidades”.