COREADO CON GRITOS DE ‘¡PRESIDENT, PRESIDENT!’

Puigdemont desde Bruselas: “La república catalana ha ganado a la monarquía del 155”

Un exultante Puigdemont exige a Rajoy que restituya al “gobierno legítimo” de Catalunya.

“El estado español ha sido derrotado, han perdido el plebiscito que buscaban y que legitimara el golpe de Estado”

Eufórico y exultante, Carles Puigdemont compareció este jueves en Bruselas para celebrar los resultados obtenidos por su candidatura y por el total de fuerzas independentistas que, a su juicio, legitima el proyecto soberanista y obliga al gobierno español a restituir la autonomía catalana tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

“La república catalana ha ganado a la monarquía del 155”, ha dicho vitoreado por los presentes en la capital belga con gritos de ‘¡president, president!’. Presentándose como presidente de Cataluña, pese a haber sido cesado, Puigdemont felicitó a los catalanes por el ejercicio de “civismo” mostrado en las elecciones y por la participación “histórica”, con un resultado -ha dicho- “que nadie puede discutir”.

“El estado español ha sido derrotado, han perdido el plebiscito que buscaban y que legitimara el golpe de Estado”, ha afirmado. Puigdemont ha exigido a Rajoy que pida “perdón” y que restituya la “democracia alterada” en Cataluña, al “gobierno legítimo” (permitiendo su regreso a España sin consecuencias legales) y a las “libertades” de aquellos que continúan en prisión: “Los presos deben salir ya de la prisión y el gobierno tiene que volver al Palacio de la Generalitat que es donde nos quieren nuestros ciudadanos”.

Según ha manifestado, “la receta de Rajoy no ha funcionado” y le ha advertido de que de seguir aplicándola obtendrá los mismos resultados: “O cambia de receta o cambiaremos de país más rápidamente de lo que nos habíamos propuesto”.

Puigdemont cree que los resultados arrojados en las urnas otorgan al bloque independentista una “mayor libertad de movimientos en el Parlament” que la obtenida en la anterior legislatura. Se refería así a la suma de escaños de JuntsxCat y ERC, que consiguen un diputado más que en 2015.