PRIMERA ENTREVISTA DE PRECAMPAÑA EN TV

Pedro Sánchez advierte que exigirá “lealtad” si recupera la secretaría general del PSOE

Votar a Susana Díaz -afirma- es condenar al PSOE a "convertirse en tercera fuerza política de este país". 

Foto: Twitter
Foto: Twitter

Pedro Sánchez se compromete a ser leal con el PSOE en su conjunto si pierde en las primarias socialistas del próximo 21 de mayo, pero también advierte que exigirá “lealtad” al resto de candidatos si logra imponerse como secretario general del partido.

Tras meses sin conceder entrevistas a los medios de comunicación, Pedro Sánchez hizo su debut mediático en la precampaña a las primarias del PSOE este lunes en Telecinco, entrevistado por Pedro Piqueras. El martes formalizará su candidatura después de que ya lo hayan hecho tanto Susana Díaz como Patxi López abriendo así el proceso de recogida de avales.

Sánchez calificó de ‘derrocamiento” su salida de la secretaría general, después de que "determinados dirigentes” impusieran “por las bravas” su proyecto de partido y posibilitar así la investidura de Mariano Rajoy. Aunque Sánchez evitó entrar en el enfrentamiento directo con los otros dos candidatos que le disputan el liderazgo del PSOE, si alertó a los afiliados socialistas que votar otros proyectos que no sean el suyo es condenar al partido a convertirse en “tercera fuerza política”.

“El PSOE tiene que volver a ser el partido de la izquierda de este país, tiene que ser una fuerza de cambio”, afirmó, y “evolucionar” en base a las “exigencias democráticas del siglo XXI”, añadió.

Comprometido por trabajar por la “unidad” en el PSOE si gana las primarias, Sánchez quiso dejar claro que no fue presidente del Gobierno por el voto contrario de Pablo Iglesias, cuya formación “tuvo en su mano cambiar este país”. Sobre Podemos, calificó de “repugnante” el que hayan incluido la imagen de Felipe González en el conocido como ‘TramaBus’: “hay una izquierda que está más pendiente de que la izquierda no gobierne a que gobierne la derecha”, señaló y pidió a la formación morada que haga “una reflexión y una autocrítica” sobre lo que pasó en marzo de 2016.

Sánchez negó haber negociado con los independentistas y dijo entender los acuerdos alcanzados por algunos de los ‘barones’ de su partido con Podemos para poder gobernar en algunas autonomías, como el valenciano Ximo Puig o el castellano manchego Emiliano García-Page. Preguntado por el apoyo explícito dado a Susana Díaz de históricos dirigentes como González o Alfonso Guerra, aseguró que “muchos de ellos, con 35 años menos, defenderían las mismas ideas” de su proyecto político.