PONDRÁ LAS POLÍTICAS POR DELANTE DE "LOS SILLONES"

Pedro Sánchez: "Yo no soy Rajoy, yo voy en serio"

"Antes de las alianzas vienen los proyectos, antes de los nombres vienen los programas, antes de con quién viene para qué"

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha anunciado este martes que acepta el encargo del Rey de someterse a la sesión de investidura para ser presidente del Gobierno y ha revelado que a partir de mañana mismo se pondrá en contacto con el resto de formaciones políticas para buscar los apoyos necesarios.

Así lo ha anunciado Sánchez en rueda de prensa en el Congreso después de que el presidente de la Cámara Baja, Patxi López, haya anunciado que el monarca le ha trasladado la propuesta del candidato socialista para someterse a la sesión de investidura.

"Anuncio de forma solemne que el Grupo Socialista y yo mismo vamos a asumir esa responsabilidad y vamos a intentar formar Gobierno", ha afirmado Pedro Sánchez antes de explicar que buscará apoyos "a la derecha a la izquierda", pero siempre poniendo las políticas por delante de "los sillones" o el reparto de cargos. "Antes de las alianzas vienen los proyectos, antes de los nombres vienen los programas, antes de con quién viene para qué", ha sostenido para indicar a continuación las cuatro prioridades a las que, a su juicio, se enfrenta España: la falta de oportunidades laborales, la desigualdad, la crisis de convivencia con Cataluña y la crisis de confianza de los ciudadanos en sus instituciones.

Sánchez ha enumerado las políticas que, a su juicio, son necesarias para responder a estos desafíos y se ha mostrado dispuesto a discutirlas con el resto de partidos, porque, ha dicho, el cambio que necesita el país no es tarea de un solo líder ni de un solo partido. Se trata, ha dicho, de iniciar un "camino sereno, cargado de responsabilidad, de principios y de generosidad". "El cambio, el progreso, las reformas, deben ser la base de ese entendimiento", ha remachado.

DESCARTA LLEGAR A UN ACUERDO CON EL PP

"Yo no soy Rajoy, yo voy en serio"

Con quien ha descartado ya que pueda a llegar a un pacto es con el PP, aunque, eso sí, ha explicado que aspira a sumar a este partido a la reforma de la Carta Magna. Sánchez ha insistido en que el partido de Mariano Rajoy tiene que pasar a la oposición para "regenerarse" y ha dejado claro que, aunque hablará con este partido, no entra en "la formación de gobierno" que está "contemplando".

Además, el líder de los socialistas ha sido muy duro con Rajoy por la "espantada" que ha dado después de las elecciones generales, renunciando a la tarea para la que le votaron siete millones de españoles, algo que ha atribuido a su "nula capacidad de acuerdo" y a su "aversión por el diálogo". De esta manera, ha denunciado, ha llevado a España a una "situación de bloqueo" durante más de un mes, con la que el PSOE quiere acabar.

De hecho, ha asegurado que ésta es su voluntad cuando se le ha preguntado si, en el caso de no llegar a un acuerdo, se someterá en cualquier caso a su investidura para que empiece a correr el plazo de dos meses que la Constitución fija como tope para designar un presidente o, de lo contrario, para convocar elecciones. "Yo no soy Rajoy, yo voy en serio", ha respondido Sánchez, para después asegurar que él ha dado "un paso al frente con todas las consecuencias" y va a "llegar hasta el final" porque está pensando en "el bien común".