PERSISTE LA BRECHA DE GÉNERO EN LA JUDICATURA

Las mujeres solo ocupan el 14 por ciento de los puestos del Tribunal Supremo

Ninguna de las 5 salas del Alto Tribunal está presidida por una mujer. En la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo no hay mujeres.

Las tres plazas vacantes abiertas en el Tribunal Supremo y que serán aprobadas en el Pleno del próximo 25 de enero, han vuelto a poner de relieve la baja presencia de mujeres en altos cargos de la judicatura española. Este jueves, el PSOE reclamaba que esos puestos fueron ocupados por magistradas recogiendo así las reivindicaciones que vienen haciendo distintos colectivos como Jueces para la Democracia o la Asociación de Mujeres Juezas de España (AMJE).

De todos los cargos de la judicatura, el Supremo es en el que más se evidencia la brecha de género. De los 77 miembros que lo integran, solo 11 son mujeres (un 14%). La situación no ha variado desde 2010 pese a las renovaciones que se han producido. Ninguna mujer ostenta la presidencia de las 5 Salas del TS y en número de miembros por Sala están en clara minoría, tal y como muestra el cuadro adjunto con datos obtenidos del propio CGPJ. (Pinchar para ver en grande).

CGPJ

Datos facilitados por CGPJ

En España, el 52,7% de los miembros de la Carrera Judicial son mujeres. Y aunque, en el tramo que corresponde a la media de edad de los miembros del Tribunal Supremo (62 años) el porcentaje de mujeres es mucho más reducido (22,7 por ciento) -según datos del CGPJ-, hace falta voluntad política e institucional para cumplir lo que por ley (Ley de Igualdad, de marzo de 2007*) está estipulado; esto es, que haya un porcentaje mínimo de representación de cada sexo en todo tipo de altos cargos del 40%.

Como nos ha recordado esta semana la Asociación de Juezas de España, Naciones Unidas ha denunciado esta situación destacando que “el número real de mujeres en los niveles altos de la judicatura sigue siendo sumamente bajo” y que, por ello, es “recomendable” que el Estado español aplique “medidas especiales de carácter temporal para lograr un equilibrio de género en los niveles más altos de la Judicatura”.

Pero es que, además, las candidatas preseleccionadas cuentan “con méritos curriculares, antigüedad en la carrera judicial, y experiencia en el orden jurisdiccional respectivo más que suficientes para acceder justificadamente a estas plazas”, subraya el colectivo de juezas.

LOS DATOS

Pues bien, en los últimos 8 años y pese a las renovaciones producidas, la situación sigue siendo prácticamente la misma: el 85,7% de los miembros del Supremo son hombres.

En la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo, compuesta por 13 miembros (presidente, vicepresidente, 5 presidentes de Sala, 5 magistrados electos y el secretario de Gobierno), no hay ninguna mujer.

Solo 1 de los 17 Tribunales Superiores de Justicia está presidido por una mujer y las Presidencias de Sala de los 17 TSJ están ocupadas 47 por hombres y 12 por mujeres.

En la Audiencia Nacional ninguna mujer preside sus Salas.

De las 50 Presidencias de Audiencias Provinciales 41 están ocupadas por hombres y solo 8 por mujeres.

Las magistradas españolas han sido incluso discriminadas por los requisitos estipulados por el Gobierno para el acceso al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, tal y como denunció la asociación Jueces para la Democracia. 

“Es urgente, pues, lograr una Justicia Igualitaria, no sólo exógena sino también endógena, para garantizar la integración de la diversidad social y la participación equilibrada de hombres y mujeres, como requisito de legitimidad democrática”, demanda la AMJE.


*Ley para la Igualdad Efectiva

Artículo 16 Nombramientos realizados por los Poderes Públicos

Los Poderes Públicos procurarán atender al principio de presencia equilibrada de mujeres y hombres en los nombramientos y designaciones de los cargos de responsabilidad que les correspondan.