MOCIÓN DE CENSURA DE PODEMOS A RAJOY

Montero exige al PP pedir perdón y devolver lo robado

La portavoz de Unidos Podemos en el Congreso de los Diputados, se dirigió al presidente del Gobierno, para decirle que España "está harta de que ustedes le roben, y la democracia pide paso".

Dijo a los diputados del PP que "se precipitan al pasado" por su "autoritarismo", su actitud de "señoritos del cortijo", su machismo, su "elitismo mediocre", su "falso milagro económico a golpe de pelotazo urbanístico", su "obsesión por borrar la historia democrática de este país" y su empeño por convertir a España en "colonia" de Alemania con un proyecto "servil" a las élites

La portavoz de Unidos Podemos en el Congreso de los Diputados, Irene Montero, se dirigió al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante el debate de la moción de censura para decirle que España "está harta de que ustedes le roben, y la democracia pide paso".

En un discurso de dos horas y ocho minutos, sus primeras palabras fueron para lamentar lo que parece un nuevo asesinato machista, esta vez en Granada, y para constatar "que no queremos ni una menos y nos queremos vivas", recogiendo el primer aplauso de sus compañeros de escaño.

Subrayando la fecha del debate, martes y 13, recordó que según Valle-Inclán la épica se construye mirando a los personajes desde abajo, la comedia mirándolos desde arriba y la tragedia mirando a los ojos. "Usted mira a España con ojos extraviados", dijo a Rajoy, como si pensara "no se qué hago aquí si solo soy el presidente del Gobierno", con los "ojos cansados de mirar para otro lado" pese a estar al frente de un partido con más imputados por corrupción que todos los miembros de las Cortes Generales.

Dijo a los diputados del PP que "se precipitan al pasado" por su "autoritarismo", su actitud de "señoritos del cortijo", su machismo, su "elitismo mediocre", su "falso milagro económico a golpe de pelotazo urbanístico", su "obsesión por borrar la historia democrática de este país" y su empeño por convertir a España en "colonia" de Alemania con un proyecto "servil" a las élites y "duro con la gente sencilla".

NORMALIZAR EL SAQUEO

Denunció que su estrategia es "orden, unidad y aguantar" sin que se descubran sus tramas y confiando en que el verano borre de la memoria de los ciudadanos las últimas informaciones sobre casos de corrupción y la declaración del propio Rajoy ante la Audiencia Nacional. "Tratan a España con la misma arrogancia con la que me están tratando a mí ahora", aseguró, convencidos de que son "impunes" y faltando solo que Rajoy diga, como Franco, "haga como yo no se meta usted en política".

Acusó al PP de intentar "normalizar el saqueo de lo público" hasta generar una situación de "emergencia democrática" parasitando las instituciones para ponerlas al servicio de su propio enriquecimiento y de sus élites, ignorando que muchos ciudadanos han perdido el miedo y han asumido que "frente a ustedes sí se puede".

Montero recordó a Rosa Parks y su gesto hace 62 años al sentarse en un asiento de autobús que las leyes de segregación racial de Estados Unidos le vetaban, las cigarreras que hace 183 años organizaron los primeros movimientos obreros en España, o la defensa que Clara Campoamor hacía del voto femenino hace 86 años.

Con el ejemplo de todas ellas reprochó al PP llevar demasiados años siendo "la voz del no se puede" y proclamó el feminismo frente a su resignación y su desesperanza.

"LA CORRUPCIÓN TIENE SEDE"

"No es España sino ustedes quienes van a la deriva", dijo Montero a los dirigentes del PP, a quienes pidió que no traten de convertir su destino en el de España y a quienes dijo que la corrupción "tiene sede" y es el número 13 de la calle Génova, donde tuvieron despachos quienes hoy están en la cárceL, donde circularon sobres de dinero negro "de una planta a otra" y donde se destruyeron "a martillazos" los discos duros de Luis Bárcenas.

Recordó que cuando se empezaron a conocer las primeras informaciones sobre la trama 'Gürtel', el 11 de febrero de 2009, Rajoy compareció para denunciar que se trataba de una conspiración contra el PP, "todos sospechosos populistas, rojos y masones conspirando contra el partido del orden", ironizó, preguntando a quienes estaban en aquella comparecencia y hoy forman parte del Gobierno "con qué cara dura" mantienen hoy esa tesis.

Las palabras de Rajoy son "insultantes", aseguró, cuando el PP es el primer partido imputado por corrupción y los jueces "dicen de ustedes que son una organización criminal", y cuando ha quedado claro que han "mentido sistemáticamente".

Montero enumeró por orden alfabético los casos de corrupción que afectan al PP y concluyó que sus integrantes están "en todas partes" como la novia en la boda o el muerto en el entierro, hasta el punto de que "alguien se podría preguntar de dónde sacan tiempo para gobernar después de tanto delinquir". "Ese dinero no era suyo", les dijo, exigiendo que pidan perdón "y devuelvan lo robado, hasta el último céntimo".

"Lo mejor que ustedes podrían hacer por España, además de marcharse y dejar paso", les dijo, es utilizar el dinero de sus próximas campañas electorales para devolver lo robado a las arcas públicas "en señal de respeto".

Aunque quieren hacer creer que la corrupción es un fenómeno "natural e inevitable" y un problema "de moral individual" de los implicados, Montero denunció que se trata de un problema político "de primer orden" y que su implantación es "estructural" porque el PP la ha convertido "en una forma de gobierno".

"QUIÉNES SON LOS ANTISISTEMA"

Montero leyó el artículo 128 de la Constitución, según el cual la riqueza del país está supeditada el interés general, y pidió a los dirigentes del PP que antes de llamarlos "antisistema" relean su contenido, recuerden los recortes, las privatizaciones de empresas estratégicas y la amnistía fiscal inconstitucional y reflexionen sobre "quiénes son en este país los antisistema".

Montero negó también que el PP sea el partido de la unidad y denunció que no tiene proyecto territorial más allá de impedir que decidan los ciudadanos pero mostrarse "encantadísimos" de que decidan los buitres financieros. "Eso no es ser patriotas, eso es vender la patria", alertó. Afirmó "con toda la calma" que España es plurinacional, "un país de países en el que las personas que lo habitan comparten múltiples identidades nacionales y regionales".

El "choque de trenes" con Cataluña, aseguró, no se debe a fenómenos naturales, sino a que el PP ha sido desde las instituciones "dinamitero" de todos los puentes entre los pueblos de España al hacer "del anticatalanismo una bandera" con Rajoy al frente, que con el recurso al Tribunal Constitucional "prendió la mecha de los incendios de los que ahora culpa a los ciudadanos catalanes".

"No queremos que Cataluña se vaya de España", dijo, pero cuando una nación pide decidir, hacer oídos sordos a esa petición es un "insulto a la democracia y a los ciudadanos. La propuesta de Podemos, dijo es "referéndum, derecho a decidir para que las bases de la convivencia entre los pueblos y las naciones sean plenamente democráticas".

Montero denunció de forma reiterada el "ensañamiento sistemático" del Gobierno con las clases populares, se refirió a la memoria histórica y a la "actuación bochornosa" en RTVE, pero todo el eje de su exposición fue la corrupción. Se dirigió expresamente al ministro de Justicia, Rafael Catalá, para exigirle la dimisión, y reclamó al propio Rajoy que pida perdón a Victoria Rosell porque su exministro José Manuel Soria "fabricó pruebas falsas".

Denunció también los episodios de supuesto uso de recursos del Ministerio del Interior contra rivales políticos y cargó contra el Gobierno por "al menos dos investigaciones irregulares y extrajudiciales" al secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, algo que juzgó "espeluznante" y pesar de lo cual todas las denuncias contra su formación han acabado "ganadas o archivadas". "No pueden decir ustedes lo mismo", sentenció.

Aunque la votación de la moción de censura no saque a Rajoy del Gobierno, Montero aseguró que demostrará que el PP no tiene la mayoría para seguir gobernando como lo ha hecho hasta ahora. "Ya no nos intimidan, ya no les tenemos miedo", y, como dijo Machado, el futuro se abre paso "entre una España que se muere y una España que bosteza". "Sí se puede", concluyó.