EL CÓNCLAVE SOCIALISTA HA PEDIDO UN RECESO INDEFINIDA

Manifestantes en Ferraz vuelven a increpar a los críticos durante el receso del Comité Federal

Las decenas de personas concentradas este sábado frente la sede socialista de Ferraz han vuelto a increpar a los críticos durante el receso del Comité Federal del PSOE, que ha empezado a celebrarse a mediodía tras varias horas de discusión.

"Esa Susana, fuera de Madrid" y "Pedro sí, Susana no" han gritado decenas de personas, que también han repetido enérgicamente la consigna "No es no"

Las decenas de personas concentradas este sábado frente la sede socialista de Ferraz han vuelto a increpar a los críticos durante el receso del Comité Federal del PSOE, que ha empezado a celebrarse a mediodía tras varias horas de discusión entre afines al secretario general del partido, Pedro Sánchez, y los críticos por la constitución de la mesa del Comité.

Una vez constituida, la presidenta de la mesa del Comité, Verónica Pérez, ha bajado a la sala donde se reúnen los miembros del Comité Federal, y tras anunciar que son 253 los asistentes al cónclave socialista, ha pedido un receso de duración indefinida.

Tras ese parón, algunos de los miembros del Comité han salido a la calle provocando la agitación de los manifestantes partidarios de Pedro Sánchez apostados desde primera hora de la mañana en la calle Ferraz, cuyo número se ha ido incrementando a lo largo de la jornada, y han dirigido su descontento hacia la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, que no ha abandonado la sede.

"Esa Susana, fuera de Madrid" y "Pedro sí, Susana no" han gritado decenas de personas, que también han repetido enérgicamente la consigna "No es no" con la que esta mañana fueron recibidos dirigentes como el diputado Eduardo Madina o el presidente de Aragón, Javier Lambán, que accedieron a pie a la sede de Ferraz.

Los asistentes al Comité Federal que han abandonado el edificio tras el receso han escuchado insultos como "casta" o "traidores", aunque no se han producido incidentes en una calle cortada al tráfico y vigilada por agentes de policía.

Algunos de ellos han buscado refugio en los bares y cafeterías de la calle Ferraz hasta recibir aviso de la reanudación del Comité Federal con más división de la historia reciente del PSOE. "Estamos hechos trizas", ha reconocido uno de los asistentes, reconociendo que el ambiente en el interior de la sede ha sido tenso durante toda la mañana.