La España del despilfarro: 14 edificios polémicos por lo que costaron

En tiempos de bonanza, las administraciones de casi todo el país invirtieron, lo que en ocasiones no tenían, en megainfraestructuras.

 

Si existe una epidemia que se ha extendido por toda España sin encontrar apenas vacunas que le paren los pies, es el despilafarro. Y no uno cualquiera, sino el de dinero público. En tiempos de bonanza, las administraciones de casi todo el país invirtieron (que en muchas ocasiones no tenían) en megainfraestructuras. ¿El resultado? Edificios a medio construir, sin uso o de dudosa funcionalidad. En este artículo repasamos los 14 ejemplos más sonados.

1. Un cementerio arquitectónico dedicado al agua (Zaragoza)

edificio1

Coste total público: 2.250 millones de euros ( 80 millones de euros más de lo presupuestado).

1edificio2

La Expo Internacional del Agua que se celebró en Zaragoza (2008) fue durante 93 días la envidia de toda España. No obstante, a día de hoy, es motivo de indignación y vergüenza para muchos maños. El recinto de 23 hectáreas que albergó la celebración prácticamente no tiene actividad y actualmente es lo más parecido a un cementerio arquitectónico. Eso sí, uno de lujo. Entre sus joyas destaca el puente diseñado por la arquitecta Zaha Hadid (mantenerlo cuesta 1 millón de euros anuales).

2. La Ciudad de las Artes y la polémica (Valencia)

edificio2

Coste total público: 1.282 millones de euros (974 millones de euros más de lo presupuestado).

2edificio2

Cambió para siempre la imagen de la ciudad del Turia. La Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia es una de las construcciones más majestuosas que podemos encontrar en España y majestuosa es también su polémica. Presupuestada inicialmente en 308 millones de euros, llegó a costar ¡4! veces más. Y no solo eso, ya que siete años después de su inauguración, uno de los edificios más emblemáticos, el Palau de les Arts, tuvo que cambiar su fachada al desprenderse parte del 'trencadís'.

3. Una oda al cemento de lujo (A Coruña)

edificio3

Coste total público: 400 millones de euros (280 millones de euros más de lo presupuestado).

En lo alto del Monte Gaiás, en Santiago de Compostela, encontramos la Ciudad de la Cultura, una mole de cemento que reproduce de manera artística el casco histórico del municipio gallego. De los seis edificios que estaban diseñados, sólo se han levantado cuatro (entre ellas la biblioteca), mientras que el resto de construcciones se han paralizado debido al desfase presupuestario que se ha generado. Hay dos datos que ponen los pelos de punta. Uno, es que la biblioteca es más grande que la de Berlín, y eso que la ciudad alemana tiene 36 veces más población que Santiago de Compostela. Y el otro, es el hecho de que se ha llegado a pagar 887 euros por cada una de las 32 baldosas decorativas que se han colocado en el exterior. Sí, 887 euros, no es un error.

4. La peli de terror del cine español (Alicante)

edificio4

Coste total público: 350 millones de euros (250 millones de euros más de lo presupuestado).

4edificio2

A pesar de que en sus platós se han rodado escenas de superproducciones como Lo Imposible o Prometheus, La Ciudad de la Luz de Alicante es lo más parecido a una peli de terror de serie B. La falta de control en la adjudicación de las obras derivó en un sobrecoste de 250 millones de euros y forzó la intervención de la Unión Europea, que paralizó su actividad en 2013. El complejo cinematográfico es ahora un recinto fantasma.

5. El Fórum del derroche (Barcelona)

edificio5

Coste total público: 240 millones de euros (30 millones de euros más de lo presupuestado).

5edificio2

El Fórum de las Culturas en Barcelona nació como exponente de la diversidad cultural, pero siempre se le recordará como un monumento al derroche y a la mala planificación. El proyecto contó con una inversión pública y a partes iguales de la Generalitat, el Ayuntamiento de Barcelona y la Administración General del Estado, que destinaron 240 millones de euros. Sin embargo, el coste final de su celebración alcanzó los 3.240 millones de euros, costeados en su mayoría por empresas privadas.

6. Un circo que hace llorar y sin payasos (Madrid)

edificio6

Coste total público: 150 millones de euros y no está acabado (30 millones más de lo presupuestado). 

6edificio2

Se calcula que cada ciudadano de Alcorcón ha tenido que desembolsar 600 euros para costear el Centro de Creación de las Artes, un complejo cultural que está sin terminar y que muchos conocen como la Ciudad del Circo. El proyecto, que bautizaron como el Guggenheim de Alcorcón, ha colocado a la ciudad en el ojo del huracán del despilfarro público. Después de haber pagado unos 150 millones de euros, el ayuntamiento (que cambió de color político) decidió interrumpir las obras porque no tenía dinero para seguir pagándolo. Un circo que, a buen seguro, no hace ni pizca de gracia a sus vecinos.

7. El Palacio de “congresus interruptus” (Mallorca)

edificio7

Coste total público: 140 millones de euros (20 millones más de lo presupuestado). 

7edificio2

Dice el refrán que ‘las cosas de palacio van despacio’. Y precisamente esta expresión viene como anillo al dedo para explicar la situación del Palacio de Congresos de Palma. Lleva en construcción desde 2008, pero ha vivido tantas interrupciones como cuando intentamos ver una peli de estreno con anuncios. Parece que este mes de octubre su futuro quedará más claro, ya que está previsto que la Mesa de Contratación haga público qué empresa se hará cargo de su gestión. Cruzaremos los dedos.

8. El velodrama del Palma Arena (Mallorca)

edificio8

Coste total público: 110 millones de euros (69 millones de euros más de lo presupuestado).

8edificio2

El velódromo del Palma Arena siempre será recordado por ser el máximo exponente de la corrupción en Mallorca y no es para menos. La gestión de su construcción derivó en la apertura de un proceso judicial con 24 piezas separadas. De ella se desprenden las imputaciones al expresidente Jaume Matas y al exduque de Palma Iñaki Urdangarín. Además de eso, entre las perlitas que nos deja el velódromo destaca la curiosa construcción de un ascensor que no lleva a ninguna parte y el hecho de que estuvo 8 años sin contar con homologación oficial para la práctica del ciclismo en pista, que era para lo que se construyó.

9. El Golden Gate de Talavera de la Reina (Toledo)

edificio9

Coste total público: 74 millones de euros (15 millones de euros más de lo presupuestado).

En Talavera de la Reina pueden presumir de tener el puente más alto de España y el segundo de Europa. Una pasada, ¿no? Lo sería si su construcción no hubiese costado 74 millones de euros y fuese una infraestructura útil. Resulta que se ideó con el objetivo de conectarlo con la futura circunvalación de la ciudad. Sin embargo, después de 6 años, ésta aún no ha llegado, por lo que el puente registra muy poco tráfico.

10. Un multiusos sin un solo uso: el pabellón fantasma (Navarra)

edificio10

Coste total público: 60 millones de euros. 

10edificio2

Desde hace 2 años, Pamplona cuenta con un moderno pabellón multiusos (Reyno de Navarra Arena) que, sobre el papel, sería la envidia de cualquier ciudad vecina. Sólo hay un pequeño problema: nunca se ha inaugurado. ¿El motivo? El gobierno foral no sabe qué hacer con él y no lo ve viable.

11. Una Ciudad del Medio Ambiente inconstitucional (Soria)

edificio11

Coste total público: 52 millones de euros. 

11edificio2

Ahora es un deteriorado amasijo de hormigón y hierro, aunque su destino era ser un referente medioambiental y energético. La Ciudad del Medio Ambiente de Soria lleva paralizada desde 2013, cuando el Tribunal Constitucional dictaminó que la normativa que se aprobó para su edificación era ilegal. Por el camino se esfumaron 52 millones de euros.

12. Un parque acuático sin una gota de agua (Jaén)

edificio12

Coste total público: 9 millones de euros.

12edificio2

Fue la canción del verano en 1989, pero su melodía y su letra nos acompañan 27 años después. El ‘Vaya a vaya, aquí no hay playa’ de The Refrescos empujó al Ayuntamiento de Jaén a construir un parque acuático que quería bautizar como ‘la playa de Jaén’. El cambio de gobierno en el consistorio puso en punto muerto (y podríamos decir que final) el proyecto, que estaba completado en un 90%. El resultado: 9 millones de euros tirados por la borda y las instalaciones totalmente saqueadas.

13. La efímera torre del vino (Ciudad Real)

edificio13

Coste total público: 4,5 millones de euros.

Para algunos no hay nada mejor en la vida que disfrutar de una buena puesta de sol. Pues imagínate hacerlo a 36 metros de altura, con vistas a las llanuras y molinos de Castilla-La Mancha y acompañado de un buen vino. Pero hay un pequeño problemilla: fue un placer que tan solo pudo disfrutarse 4 meses, el tiempo durante el que la Torre del Vino de Socuéllamos estuvo abierta al público. El ayuntamiento tuvo que cerrarla porque el sistema antiincendios no disponía de informe de emergencias.

14. Un puente ideal para patinar (Bilbao)

edificio14

Coste total público: 3,595 millones de euros (380.000 euros más de lo presupuestado).

14edificio2

Como el rosario de la aurora. Así ha terminado la construcción del puente Zubizuri de Bilbao. Cuando se edificó en 1997 el Consistorio invirtió 3,215 millones de euros. A pesar de ello, las obras de reparación que se han tenido que llevar a cabo han inflado sus gastos hasta en 380.000 euros. Entre estos destacan la reparación de 600 losetas y la colocación de una moqueta para evitar que los bilbaínos se partieran la crisma (cuando llovía parecía una pista de patinaje).

Habitissimo