SE CONSERVAN EN EL ARCHIVO HISTÓRICO MILITAR DE ÁVILA

ERC reclama la devolución de los documentos de la Generalitat requisados por la Gestapo en 1940

Según explica la iniciativa presentada por los republicanos, las representaciones de los gobiernos catalán y vasco se establecieron en París en 1939, pero tras la ocupación nazi de 1940 la Gestapo ocupó las oficinas.

La policía nazi intervino documentos del gobierno de Lluís Companys, junto con documentación del Gobierno vasco, y los puso a disposición de la embajada española del régimen franquista

El grupo parlamentario de ERC en el Congreso de los Diputados ha registrado una proposición no de ley en la que reclama al Ministerio de Defensa la devolución a Cataluña de los archivos de la Generalitat que requisó la Gestapo en París en el año 1940 y que se conservan en el Archivo Histórico Militar de Ávila.

Según explica la iniciativa presentada por los republicanos, las representaciones de los gobiernos catalán y vasco se establecieron en París en 1939, pero tras la ocupación nazi de 1940 la Gestapo ocupó las oficinas.

La policía nazi intervino documentos del gobierno de Lluís Companys, junto con documentación del Gobierno vasco, y los puso a disposición de la embajada española del régimen franquista, que a su vez ordenó su traslado a Madrid.

UN DEBER DE TODOS LOS GOBIERNOS

1422968866_747019_1422969142_sumario_normalERC asegura que "un historiador consultó unos documentos de la Generalitat en el Archivo de Ávila y llegó a la conclusión de que son los documentos requisados por los nazis", de manera que la Comisión de la Dignidad ya lo ha puesto en conocimiento del ministro de Defensa en funciones, Pedro Morenés, "para que se proceda a restituir este fondo a la Generalitat".

"La restitución de los abusos y actos de incautaciones nazis son un deber asumido de forma general por todos los gobiernos e instituciones europeas", afirman los republicanos, que quieren que su petición se debata en la Comisión de Defensa del Congreso.

A su juicio, la devolución de estos documentos es "un acto de justicia democrática" porque así se restablecería "un acto de la violencia nazi contra una institución catalana" y también supondría un "homenaje al presidente Companys, con quien el Ejército español tiene una deuda como condena de su asesinato".