LOS EXMIEMBROS DE LA EJECUTIVA NO PODRÁN ASISTIR EL SÁBADO

La Ejecutiva de Sánchez dice que no se disolverá y quiere un Congreso en noviembre

La dirección del PSOE que lidera Pedro Sánchez ha convocado formalmente un Comité Federal para el próximo sábado con el objetivo de poner fecha al congreso extraordinario que resuelva la crisis interna.

La dirección del PSOE que lidera Pedro Sánchez ha convocado formalmente un Comité Federal para el próximo sábado con el objetivo de poner fecha al congreso extraordinario que resuelva la crisis interna, donde propondrá mantener las primarias el 23 de octubre. Así lo hace en un comunicado en el que insiste en que la Ejecutiva Federal no puede ser disuelta, tras la dimisión de 17 de sus miembros, y niega así la posibilidad de que se cree una gestora.

De esta manera, los 16 de los 18 miembros que permanecen en la dirección y que han acudido a la reunión convocada en Ferraz han mantenido la hoja de ruta que ya anunció este miércoles el secretario de Organización, César Luena.

En el comunicado, la dirección insiste en que está cumpliendo "estrictamente los estatutos y normas del partido" y hace "un llamamiento inequívoco a la serenidad y la calma de todo el partido en estos momentos inéditos en la vida interna del PSOE", agradeciendo el "comportamiento ejemplar de sus militantes".

Captura de pantalla 2016-09-29 a las 17.23.54

Los exmiembros de la Ejecutiva del PSOE no podrán asistir al Comité Federal del sábado

Dos de los dimitidos son líderes de sus federaciones y podrían acudir en calidad de 'barones'

Los miembros de la Ejecutiva del PSOE que han presentado su dimisión para tratar de hacer caer al secretario general del partido, no podrán asistir a la reunión del Comité Federal prevista para el próximo sábado.

Según confirmaron fuentes socialistas, al haber presentado su baja de la dirección del partido ya no tienen derecho a acudir a esta cita, ya que eran miembros del Comité Federal precisamente en su calidad de integrantes de la Ejecutiva Federal.

En estas reuniones, los miembros de la dirección federal se sientan en la cabecera de la sala, tras el atril desde donde tienen lugar las intervenciones y en frente al resto de miembros.

De esta manera, a la cita que ha convocado este jueves lo que queda de la dirección de Sánchez no podrán acudir ninguno de los dimisionarios, entre quienes se encuentra la hasta entonces presidenta del PSOE, Micaela Navarro, y el 'número tres' del partido, el secretario de Política Federal, Antonio Pradas, además de la exministra Carme Chacón.

Junto a ellos presentaron su dimisión otros 15 dirigentes, entre quienes están dos presidentes autonómicos, el valenciano Ximo Puig y el castellano-manchego Emiliano García-Page. Ambos podrían asistir a la cita, en tanto que son secretarios generales de sus federaciones y los 'barones' son miembros natos de este órgano.

La Ejecutiva de Sánchez -que sostiene que no se disolverá hasta que no se celebre un congreso extraordinario aunque hayan quedado vacantes la mayoría de sus miembros- hizo efectivas esas bajas desde el mismo momento en que las recibió.

De hecho, ayer mismo ya desaparecieron de la página web del PSOE, donde sólo figuran ya como miembros de la Ejecutiva Federal los 18 dirigentes que se mantienen fieles al secretario general.

Los díscolos ni siquiera tampoco pueden entrar en la sede. Ayer, el 'número tres' del PSOE se quejó de que, después de entregar el escrito con todas las firmas, no se le permitió acceder a su despacho para recoger sus objetos personales.

Este jueves, algunos de ellos han denunciado que sus despachos estaban cerrados con llave, tal y como han podido saber por algún compañero dentro de la organización.

La presidenta de la Mesa del Comité Federal del PSOE, Verónica Pérez, ha censurado que no se le haya permitido ir más allá de la entrada de la sede, donde ha esperado sin éxito durante dos horas que alguien de la Secretaría de Organización la recibiera para comenzar a preparar el Comité Federal del sábado.

Pérez ha llegado a Ferraz defendiendo que la "única autoridad" en el PSOE en este momento es ella, ya que los críticos consideran que con estas dimisiones la Ejecutiva debería estar disuelta y se tendría que poner en marcha una gestora. Sin embargo, la dirección, que defiende su legitimidad, no reconoce este papel a la dirigente sevillana.

Eso sí, fuentes de Ferraz han apuntado que el próximo sábado, lo lógico sea que Pérez presida de nuevo la Mesa del Comité Federal, como ha ocurrido en todas sus convocatorias desde el congreso extraordinario de julio de 2014.