EN EL PRÓXIMO COMITÉ FEDERAL

Defensores de la Gestora del PSOE creen que la abstención puede superar hasta en 40 votos al 'no'

Dan por sentado que ganará la opción de abstenerse en la investidura Rajoy en la reunión que el Comité Federal celebrará el próximo fin de semana. 

Javier Fernández, presidente de la gestora del PSOE.
Javier Fernández, presidente de la gestora del PSOE.

Los defensores de la Gestora del PSOE dan por sentado que en el Comité Federal del próximo domingo ganará la decisión de abstenerse en la investidura del líder del PP, Mariano Rajoy, y creen que ésta opción puede superar en hasta 40 votos a los partidarios de votar 'no' para impedir que repita el actual presidente del Gobierno en funciones.

En el Comité Federal del pasado 1 de octubre, los críticos con el entonces líder del partido Pedro Sánchez ganaron la votación --en la que el ya exsecretario general proponía la celebración de un congreso extraordinario de manera inmediata-- por 132 votos frente a 107. Es decir, que lograron 25 apoyos más que los obtenidos por la propuesta oficial.

Esto supone que votaron 239 integrantes de este órgano de dirección del partido, de los 253 censados al inicio de la sesión de aquel día. A la hora de la votación habían abandonado la sala 14 dirigentes socialistas de una y otra opción.

Pero en la votación sí participaron los 18 miembros de la Comisión Ejecutiva Federal que quedaron tras la dimisión de 17 integrantes de ésta. De éstos, cuatro son natos y el resto dejaron de pertenecer al Comité Federal tras dimitir el secretario general el mismo 1 de octubre.

Las fuentes consultas por Europa Press explican que ya sólo con los 14 exmiembros de la Ejecutiva partidarios de Sánchez que no podrán votar, la diferencia se agrandaría hasta los 38 votos. Sin embargo, tanto defensores de la Gestora, como otros integrantes del Comité Federal partidarios del 'no' consideran que la abstención ha ido ganando adeptos en las últimas semanas.

"Este Comité Federal va estar menos equilibrado que el último", aseguraba uno de los consultados, quien explicaba que "va a haber más deserciones del 'no', que de la abstención". Algunos integrantes del Comité Federal lo achacan a las "presiones" que están recibiendo "de todo el mundo".

Sin embargo, otras fuentes del máximo órgano del partido entre congresos consultadas por Europa Press aseguran que pueden influir varias razones para este cambio de postura hacia la abstención, entre otras, el hecho de que esta significaría unos nuevos comicios y algunos de los ahora diputados podrían perder el escaño si se repiten elecciones. No obstante, admiten que las revelaciones que está haciendo el 'capo' de la Gürtel, Francisco Correa, en el juicio que está desarrollándose en la Audiencia Nacional, tampoco facilitan las cosas para convencer a los más duros defensores del "no".

Otro de los consultados aseguraba que el debate público que se está viendo es "muy engañoso" y está "trucado" porque los partidarios de votar en contra de Mariano Rajoy están haciendo "mucho ruido" con la recogida de firmas, pero estas fuentes insisten en que eso no significa que sean más, y tampoco es el sentir mayoritario del Comité Federal.

Tampoco está claro si a este Comité Federal acudirá el exsecretario general Pedro Sánchez, quien podría ejercer influencia entre los partidarios del 'no'. Sánchez ya se encuentra en España, tras el respiro que se ha tomado después de su dimisión, pero aún no ha confirmado si asistirá a la reunión del máximo órgano de dirección entre congresos del partido.

Los consultados tampoco tienen una opinión unánime sobre si la abstención que se acuerde debe ser ejercida por todo el Grupo Parlamentario el día de la votación de investidura o sólo por once diputados, que son los necesarios para que Mariano Rajoy salga elegido en segunda votación.

Algunos consideran que debería ser el mínimo imprescindible de diputados los que se abstuvieran dada la división que hay en torno a este asunto. Sin embargo, muchos de los consultados creen que la abstención debe ejercerla todo el Grupo y consideran que el que rompa la disciplina de voto tendría que "atenerse a las consecuencias". Estos últimos argumentan que la decisión que adopte el Comité Federal es una decisión "política", adoptada por el único órgano del PSOE que tiene potestad para hacerlo y, por lo tanto, debe ser defendida por todo el Grupo Socialista.

En este sentido, señalan que si todo el mundo acató la decisión inicial del "no es no", estuvieran o no de acuerdo, ahora también se debe acatar la decisión de abstenerse si la aprueba la mayoría. "Esta es la esencia de la democracia, aceptar las decisiones adoptadas por la mayoría", apostillan.