RESOLUCIONES GENERALES DEL CONSEJO CONFEDERAL DE CCOO

Prioridades sindicales: "Luchar contra la pobreza y la exclusión social mediante una profunda reforma fiscal"

El Consejo Confederal de CCOO ha debatido y votado por unanimidad una resolución general en la que se advierte que la incapacidad de los partidos para interpretar adecuadamente los resultados electorales alimenta una crisis que comienza a afectar a la estabilidad política y a la situación económica y social.

Ignacio Fernández Toxo interviene en el Consejo Confederal de Comisiones Obreras | Foto: CCOO
Ignacio Fernández Toxo interviene en el Consejo Confederal de Comisiones Obreras | Foto: CCOO

“España necesita un nuevo Gobierno y no cabe instalarse en la idea de que no pasa nada hasta celebradas las elecciones vascas y gallegas”

El Consejo Confederal de CCOO ha debatido y votado por unanimidad una Resolución General, en la que exige a los partidos políticos una negociación urgente para disponer de un nuevo Gobierno, pero no cualquier Gobierno, que consolide el cambio de ciclo económico mediante un crecimiento vigoroso de la economía, enfrente la tarea del cambio de patrón de crecimiento y apueste por un mayor protagonismo de la industria. “Los partidos políticos deben saber que su incapacidad para interpretar adecuadamente los resultados electorales alimenta una crisis que comienza a afectar a la estabilidad política, la situación económica y aleja en el tiempo la resolución de los gravísimos problemas sociales que afectan a la sociedad española. España necesita un nuevo Gobierno y no cabe instalarse en la idea que no pasa nada por esperar al resultado de las elecciones vascas y gallegas, e ir a terceras elecciones, por importantes que puedan ser los réditos que algún partido piense que pueda obtener de esa eventualidad”, advierte Toxo.

En la Resolución se hace referencia a la Diada de Catalunya, con centenares de miles de personas en la calles. “España vive un conflicto territorial y cada día resultan más irresponsables las actitudes inmovilistas del independentismo y del Gobierno, unos amparándose en la parálisis de la política española y otros en la exigencia del cumplimiento de la legalidad vigente”, afirman desde el sindicato.

Creen que después del fracaso de la investidura de Rajoy "estamos en otro tiempo político". España necesita un Gobierno, pero no cualquier Gobierno. A partir del documento “20 Actuaciones urgentes por el progreso y el bienestar social”, que los sindicatos presentaron a los partidos políticos, CCOO cree que el nuevo Gobierno debe consolidar el cambio de ciclo económico, renegociar con las instituciones comunitarias el Plan de consolidación fiscal 2016-2019, y ganar al menos un año para lograr el objetivo de déficit comprometido, y abordar una profunda reforma fiscal que, unida a la lucha contra el fraude y la elusión fiscal, permita la recaudación suficiente para impulsar el crecimiento, recuperar la calidad del modelo social y luchas contra la pobreza y la exclusión social.

CCOO recuerda que a pesar de la parálisis política que aleja las posibilidades de contar con unos PGE para 2017, por lo que el escenario más probable es la prórroga de los actuales, el Gobierno puede vía Real Decreto Ley o Proposición de Ley, proceder al incremento de las pensiones, los salarios de las trabajadoras y trabajadores de la función pública e incrementar el SMI a 800 euros para el próximo año.

Por otro lado, precisa la Resolución, para reducir el paro  y mejorar la calidad del empleo, el nuevo Gobierno debe comprometerse con el impulso de un Plan de choque por el empleo, que apueste por el empleo joven, con especial atención a los programas de formación dual; el empleo de las personas en paro de larga duración y la lucha contra los efectos de la devaluación salarial. Un Gobierno que corrija una situación como la actual, para que la salida de la recesión no se realice por la senda de la desigualdad y la precariedad, la laboral sin duda, pero la social también. Por eso, en esta coyuntura, una de las tareas centrales para el sindicato es combatir el modelo de devaluación salarial como factor de competencia basado en las exportaciones, incrementar los salarios reales, en especial el SMI para combatir la pobreza y la desigualdad, y apostar por las demanda interna como factor de crecimiento, y por la productividad como la vía sostenible a medio y largo plazo de la competitividad exterior de nuestro país.

Un Gobierno, en definitiva, que establezca entre sus prioridades la recuperación del modelo social, de la calidad perdida como consecuencia de los recortes, por la sanidad pública, universal y gratuita; la educación, incluida la derogación de la Ley Wert; la atención a la dependencia y los servicios públicos y sociales, así como el empleo asociado a los mismos. Especial referencia, hace la Resolución, a la lucha contra la pobreza y la exclusión, con medidas, entre otras, como las contenidas en la ILP para una Prestación de Ingresos Mínimos, presentada con el aval de 700 mil firmas.

Además, considera que “superar la crisis política pasa por luchar contra la corrupción en sus diversas manifestaciones y la regeneración e impulso que la democracia española necesita. Dejar atrás la crisis institucional hace necesario reformar la Constitución en clave federal, de manera que permita también establecer un cauce de consenso para posibilitar una salida política a la crisis territorial que padecemos”, dice CCOO.

La Resolución General del Consejo Confederal se suma a la iniciativa de la CES para rechazar los tratados comerciales que las instituciones europeas están negociando con Canadá y Estados Unidos (CETA y TTIP) y evitar que se suscriban, dada la falta de información a la ciudadanía, la ausencia de debate público, así como su contenido claramente desfavorable para la población asalariada.

Igualmente, la Resolución invita a movilizarse el 7 de octubre, Jornada Mundial por el Trabajo Decente, convocada por la Confederación Sindical Internacional, que no es únicamente una reivindicación de trabajo digno, sino de solidaridad con trabajadoras y trabajadores en países donde no existe la más mínima regulación de los derechos laborales y donde la sobreexplotación de la fuerza de trabajo es la norma.

Por último, la Resolución quiere convertir este periodo de debate sindical que culminará con la celebración a finales de junio de 2017 del 11 Congreso Confederal, en un tiempo de participación, afiliación y consolidación de nuestra hegemonía en las elecciones sindicales, justo cuando celebramos el 40 aniversario de importantes eventos históricos para CCOO: desde la Asamblea de Barcelona, que ya celebramos el 11 de julio en la capital catalana, hasta el 40 aniversario de los asesinatos de los abogados laboralistas de Atocha, el 24 de enero de 2017 -la Comisión Ejecutiva junto a la Fundación de Abogados de Atocha iniciarán una campaña para el reconocimiento a las compañeras y compañeros que hicieron y hacen del laboralismo una herramienta esencial para la defensa de los derechos de los trabajadores-, o la propia legalización del sindicato que en abril del próximo año también conocerá su 40 aniversario.