DEFENSA | SEGURIDAD NACIONAL

El CITCO, los Mossos, los Forales y la Ertzaintza

En octubre del 2014, el consejo de ministros aprobó la modificación de la estructura básica del Ministerio del Interior. Sin duda la novedad mas importante fue la creación como subdirección general dependiente de la Secretaría de Estado de Seguridad, el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado, el llamado CITCO. El objetivo fue doble, por un lado, la necesidad en la optimización de recursos y servicios, buscando la eficiencia de medios y el ahorro económico mediante la eliminación de duplicidades administrativas, por otro lado, ajustar a la realidad las nuevas amenazas.

Con la creación del CITCO, se procedió a integrar en un solo órgano el Centro de Inteligencia Contra el Crimen Organizado, llamado CICO, creado durante el mandato de Alfredo Pérez Rubalcaba, y el Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista, el llamado CNCA, creado durante el mandato del tristemente fallecido José Antonio Alonso. El CNCA se inspiró en el Joint Terrorism Analysis Centre británico y en el National Counter-Terrorism Centre estadounidense.

Tanto el crimen organizado como el terrorismo son dos de las principales amenazas identificadas por el Departamento de Seguridad Nacional y los informes anuales elaborados por dicho organismo. No hay duda que ambas se encuentran inexorablemente unidas pues la línea de separación entre ambas amenazas es cada vez más difusa. Las dos utilizan las mismas redes de logísticas de financiación y, en muchos casos, sus recursos humanos provienen de los mismos ambientes sociales.

EmblemEl CITCO se estructura básicamente en dos divisiones, la Antiterrorista y la de Crimen Organizado, una Oficina Nacional de Información de Pasajeros (PNR) y la Unidad de Policía Judicial para delitos de terrorismo (TEPOL). Hasta hace unos meses ha estado formado por miembros del Cuerpo Nacional de Policía (CNP), de la Guardia Civil, del Servicio de Vigilancia Aduanera, funcionarios de Instituciones Penitenciarias, miembros de las Fuerzas Armadas así como por personal del Centro Nacional de Inteligencia (CNI). Al CITCO le corresponde recibir, integrar y analizar informaciones y análisis operativos relacionados con la delincuencia organizada, el terrorismo y el radicalismo violento que sean relevantes o necesarios para la elaboración de la inteligencia criminal estratégica. Asimismo, le corresponde dictar, determinar y establecer, en los supuestos de intervención conjunta o concurrente, los criterios de coordinación y de actuación de las unidades operativas de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, y la de estos con otros organismos intervinientes. Elabora informes anuales sobre la situación de la criminalidad organizada, el terrorismo y el radicalismo violento en España y realiza una evaluación periódica de la amenaza en estos campos para después proponer las estrategias propicias con las amenazas anteriormente expuestas, actualizándolas de forma permanente, coordinando y verificando su desarrollo y ejecución. Su papel exterior es considerable pues su División de Antiterrorismo es el enlace con la Coalición Internacional Antidaesh, donde representa a España en tres de los cinco grupos de trabajo: Contranarrativa, Financiación del Terrorismo y Combatientes Extranjeros. Es también el punto de encuentro con media docena de grupos de trabajo de la UE del ámbito de la Seguridad así como con el Foro Global contra el Terrorismo liderado por Europa. En lo que se refiere al crimen organizado está integrado en el SOCTA UE de Europol, órgano de Evaluación de la Amenaza del Crimen Organizado. Las recomendaciones del SOCTA contribuyen a definir los objetivos estratégicos y las acciones operativas de EMPACT, la plataforma Multidisciplinar Europea Contra las Amenazas Delictivas.

En el acto de toma de posesión del cargo del actual director del CITCO, el entonces ministro del Interior, el reprobado Fernández Díaz, aseguró que el CITCO se había configurado como un Centro "más eficaz en la recepción y análisis de la información, más ágil en la elaboración de la inteligencia estratégica y prospectiva, mejor coordinador de las estrategias nacionales para combatir estas amenazas y un mejor escudo ante el terrorismo y el crimen organizado". No obstante, ha sido en estos últimos meses, con el ministro Juan Ignacio Zoido, como responsable de la cartera de Interior, cuando el CITCO ha culminado con éxito la incorporación en su seno tanto de la Ertzaintza como de los Mossos d´Escuadra, quedando tan solo para su integración la Policía Foral de Navarra, la cual participa ya de sus reuniones.

mossos

Difícilmente se podía hablar de coordinación y eficacia en su grado más óptimo si por razones políticas, ambas policías autonómicas quedaban fuera de la elaboración de inteligencia estratégica y prospectiva, así como en la coordinación de las estrategias nacionales contra el terrorismo y el crimen organizado. Debe de tenerse presente, que tanto la misión, como las funciones de la Ertzaintza, los Mossos d´Escuadra y la Policía Foral, están orientas a convertirlas en policías integrales y de referencia en sus respectivas comunidades, con independencia de cuantas competencias pudieran mantener tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil.

A pesar del mantenimiento de las competencias que le son propias a cada nivel de gobierno es necesario que el actual clima de relación perdure en el tiempo, habida cuenta de que la Juntas de Seguridad, órgano de relación nacional y autonómico en materia de seguridad, no se reunían desde hacia 8 años en el caso de Cataluña y cinco en el caso de Euskadi. El compromiso en la lucha contra el terrorismo y el crimen organizado es una cuestión de soberanía, solidaridad y responsabilidad tanto hacia uno mismo como hacia el resto de Europa. Una oportunidad competencial para el aumento de la capacitación policial tanto para la Ertzaintza, los Mossos y la policía Foral en su vocación de constituirse en policías integrales. Obviamente, es necesario establecer un clima de cooperación a todos los niveles que redunde en beneficio de la lucha contra estas dos amenazas pues si en algo coinciden los integrantes de las distintas fuerzas policiales, al margen de cualquier otro tipo de consideración, es en su compromiso en la defensa de la seguridad y libertad del conjunto de la ciudadanía.