PRIMARIAS A LA SECRETARÍA GENERAL DEL PSOE

Josep Borrell-Joaquín Almunia y Susana Díaz-Pedro Sánchez, ¿la historia se repite?

Cuenta Borrell en conversación con Nuevatribuna que en las primarias de 1998 todos los secretarios generales estaban con Almunia, “sin embargo los militantes prefirieron otra cosa”. 

Fotografía: Nuevatribuna
Fotografía: Nuevatribuna

El PSOE ha dado el pistoletazo de salida a la campaña de las primarias del 21 de mayo con dos claros contrincantes, Susana Díaz y Pedro Sánchez. El segundo cuenta estos días con el respaldo público del exministro Josep Borrell que en su libro ‘Los Idus de Octubre’ desvela las claves del derrocamiento del exsecretario general y ahora candidato de nuevo a liderar el PSOE.

Borrell presentó este lunes en Madrid su libro arrancando así un periplo que le llevará por varias ciudades de España. Al término de la rueda de prensa, el exministro conversó unos minutos con Nuevatribuna. Durante la conversación salió a relucir la contienda que él mismo libró frente a Joaquín Almunia en las primarias de 1998 para la candidatura a la presidencia del Gobierno.

Nuevatribuna | ¿Estamos en estas primarias en un combate entre la ‘nomenclatura’ del partido y las bases?

Pido a la Gestora que no meta el aval bajo la nariz de la militancia

Josep Borrell | Hay una cosa evidente, parece que la mayoría de los secretarios generales y de la Gestora no están con Pedro Sánchez. Eso es evidente, ¿no? Luego, parece que los dirigentes no están con ese candidato, pero también parece que este candidato allí donde va llena, a reventar todos sus actos. Yo eso también lo he visto. Todos los secretarios generales estaban a favor de Almunia, sin embargo, los militantes prefirieron otra cosa. Yo, lo que pido es que los dirigentes no traten de condicionar a los militantes, y hay muchas maneras de condicionarlos, muchas maneras de hacer presión; que los dejen en paz, que decidan libremente, que no llamen por teléfono, que no pongan el aval bajo la nariz, que no lleven la cuenta, que no pregunten a la gente qué es lo que va a hacer. ¡Oiga, el voto es secreto y cada cual que decida lo que quiera!, no hay que condicionar a la gente.

Usted viene preconizando -también en este libro- un PSOE más participativo, más abierto a su militancia.

Y también a la sociedad. El PSOE se ha quedado cortado de la sociedad, no es un partido implicado en la sociedad. ¿Quién milita en el Partido Socialista? En el Comité Federal todos son cargos públicos.

Además, con poca gente joven…

Hay gente de todas las edades, también los jóvenes están aquí porque tienen un cargo público. Al final dices, a ver, ¿cuánta gente hay aquí que representa a la sociedad civil?, ¿cuánta gente son ciudadanos que viven su vida profesional y a la vez participan en la política? Casi nadie, todos tienen un puesto que defender, quieras o no estás condicionado por tu condición orgánica. Yo creo que eso es malo. Creo que los partidos políticos deberían ser partidos que canalicen la participación de los ciudadanos y un partido que se llama ‘socialista’ más que otro. En su tiempo fue así y ha dejado de ser así poco a poco… ahora 170.000 militantes, hemos llegado a ser 200.000, una hemorragia de la militancia… Mira, me preocupa más la pérdida de militantes que la pérdida de votos.

Tendría que dimitir Miguel Ángel Heredia*

No sé si tiene que dimitir o no, lo que no puede ser que todo el mundo haya silbado y mirado para otro lado y aquí no pasa nada. La mentira no se puede utilizar como instrumento político y este señor la ha utilizado, me parece mucho más grave esto que el calentón verbal del alcalde de Calasparra.

*Episodio Heredia