CONTESTA CARLOS CRUZADO | GESTHA

¿Cómo “tributa” la vuelta al cole?

Es importante que los padres consulten qué gastos escolares pueden deducirse según la región en la que viven para lograr cierto ahorro en la vuelta al cole.

Se acabaron las vacaciones. Millones de niños han vuelto al cole en una semana que plantea un auténtico reto económico para los mayores. Es la temida cuesta de septiembre. Y es que sólo la compra de los libros de texto obliga a los padres a realizar un desembolso medio de 230 euros, según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Las familias gastarán durante este curso unos 1.212 euros por niño escolarizado. Sin embargo, en función de la comunidad donde se encuentre nuestra residencia habitual, determinados pagos podrán deducirse en la declaración de la renta.

Pese a que los gastos derivados del estudio de los hijos no sean deducibles con carácter general, algunos pueden desgravarse gracias a una serie de deducciones autonómicas. Por ello, es importante que los padres consulten qué gastos escolares pueden deducirse según la región en la que viven para lograr cierto ahorro en la vuelta al cole.

Por ejemplo, en Aragón y Asturias, desde el año pasado los contribuyentes pueden deducirse hasta 100 euros por hijo, según los ingresos, por libros de texto y material escolar en primaria y en secundaria obligatoria.

En Murcia se extiende al segundo ciclo de educación infantil y en Baleares también a formación profesional, pero sólo referido a libros de texto, mientras que en Cantabria sólo se aplica a las etapas correspondientes a la educación básica. En Valencia se contempla una deducción para material escolar de 100 euros para los hijos de desempleados en colegios concertados o públicos y en Extremadura otra de 15 euros.

En Baleares y Castilla La Mancha, por su parte, se pueden deducir los gastos por aprendizaje de idiomas en un 15% de del dinero invertido hasta un máximo de 100 euros por hijo, siempre que no se superen determinados topes de ingresos. La Comunidad de Madrid contempla también una por aprendizaje de idiomas junto con otra por gastos de escolaridad, que resulta algo polémica debido a que se encuentra dirigida a la cuota de escolarización y a la adquisición de uniforme, requisitos propios de los centros privados y concertados, no de la enseñanza pública. 

Finalmente, Islas Canarias y Cataluña son las dos únicas comunidades autónomas de España donde los estudios universitarios desgravan. Así, en el archipiélago se podrán deducir los gastos de dichos estudios de aquellos hijos que estén fuera de su isla de residencia y en Cataluña, los intereses de préstamos para la financiación de estudios de máster y doctorado.

De igual modo, son muchos los estudiantes que recibirán becas. Pero, ¿tendrán que tributar por ellas? Las concedidas por los organismos públicos o por entidades sin ánimo de lucro están exentas, aunque habría que distinguir entre las ayudas que son para el estudio y las que se destinan a la investigación. En este sentido, para que las primeras no tributen deberían emplearse en cursar estudios reglados. Asimismo, la convocatoria ha de ser pública y la adjudicación, realizarse por un proceso conforme a los principios de mérito y capacidad, generalidad y no discriminación.

El importe de la beca exento alcanza los costes de matrícula y de seguro médico y de accidentes, así como una dotación máxima de 3.000 euros anuales, que se elevará hasta un máximo de 15.000 euros -18.000 en el extranjero- cuando pretenda compensar gastos de transporte y alojamiento, hasta el segundo ciclo universitario incluido. Cantidades que, para cursar estudios del tercer ciclo, serán de 18.000 o 21.600 euros en el extranjero. Finalmente, las ayudas a la investigación estarán exentas siempre y cuando se hayan reconocido en el Registro general de programas de ayuda a la investigación, del Ministerio de Educación.

CARLOCRUZADO

 

 

Contesta Carlos Cruzado

Presidente de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA)