CONTESTA CARLOS CRUZADO | PRESIDENTE GESTHA

¿Sienta un precedente la decisión de la UE sobre Apple o se trata de un lavado de imagen?

Más de 13.000 millones de euros será la cantidad que tendrá que pagar la tecnológica más afamada del mundo, Apple, por aprovecharse de las argucias fiscales para tributar en Europa.

El gigante tecnológico llegó a pagar en 2014 la escandalosa cifra del 0,005% por los ingentes beneficios obtenidos en Europa, Oriente Medio, África e India

Más de 13.000 millones de euros será la cantidad que tendrá que pagar la tecnológica más afamada del mundo, Apple, por aprovecharse de las argucias fiscales para tributar en Europa. Hace unas semanas la Comisión Europea anunciaba una decisión que ha hecho historia, ya que supone el pago de una cuantía de impuestos que hasta la fecha no se había impuesto a ninguna compañía transnacional por estas prácticas, con el ingrediente adicional de que es para la compañía que ha revolucionado el mundo digital.

Las técnicas de ingeniería fiscal de Apple eran ya de sobra conocidas. Una legislación fiscal hecha a medida por Irlanda que le permitía tributar allí por sus beneficios, pero que a todas luces, como ha determinado la Comisión, se trataba de ayudas de Estado ilegales que ahora tendrá que devolver. Y es que el caso de Apple en Irlanda es paradigmático, pues a pesar de que el país tiene el impuesto de sociedades más bajo de Europa –del 12,5%-, Apple logró en 2003 una rebaja que le permitía pagar un 1% por este tributo. Pero, no contento con eso, el gigante tecnológico llegó a pagar en 2014 la escandalosa cifra del 0,005% por los ingentes beneficios obtenidos en Europa, Oriente Medio, África e India.

La recomendación es que se eleve el tipo nominal en cinco puntos a las grandes corporaciones que obtengan más de un millón de euros de beneficio al año, lo que permitiría elevar la recaudación por Sociedades, un impuesto que entre 2007 y 2014 acumuló una pérdida de más de 173.000 millones

Por lo tanto, ante esta injusticia fiscal tan evidente, la UE se ha visto obligada a actuar, y de forma ejemplar, a pesar de haber recibido presiones hasta desde la Casa Blanca. Aunque Apple y el gobierno irlandés ya han adelantado que irán a los tribunales para defender este sistema fiscal, la ‘multa’ sienta un precedente. Si bien todavía es pronto para saber si tendrá más recorrido y no quedará solo en una mera actuación de lavado de cara por parte de la Comisión Europea.

Porque las ventajas de las que disfrutan las grandes transnacionales en Europa son una constante. Tanto Apple como otros titanes de la industria –véase Google, Facebook o Yahoo- y de otros sectores llevan años aprovechándose de una legislación más bien laxa en este terreno en la mayoría de países de la UE, que en muchos casos les han hecho trajes a medida para que se instalasen dentro de sus fronteras y poder arañar algo de la riqueza que generan.

Aunque Irlanda es el estandarte de la “flexibilidad fiscal” con las grandes corporaciones, en España también salen ganando a la hora de tributar respecto a las pequeñas y medianas empresas. Aunque en España el Impuesto de Sociedades se grava al 25%, el tipo medio efectivo que llegan a pagar las muy grandes empresas no llega al 7%, cuando una pyme tributa a un tipo efectivo medio del 15%. Una diferencia que puede suponer un abismo para una pequeña empresa, que genera unos beneficios que no se pueden comparar con los de una transnacional.

Y es que las grandes firmas cuentan con un equipo de asesores fiscales que sacan partido a todos los vacíos legales posibles para rebajar la factura fiscal de sus clientes, algo que una empresa pequeña o un negocio familiar no puede permitirse. Todo ello con el agravante de que más del 70% del fraude fiscal que se comete en España procede de las grandes empresas y patrimonios.

Los Técnicos de Hacienda siempre hemos abogado por equiparar la tributación de los grandes grupos con la de las pymes. Es más, la recomendación es que se eleve el tipo nominal en cinco puntos a las grandes corporaciones que obtengan más de un millón de euros de beneficio al año, lo que permitiría elevar la recaudación por Sociedades, un impuesto que entre 2007 y 2014 acumuló una pérdida de más de 173.000 millones, un agujero más que considerable para nuestras lastimadas arcas públicas.


Contesta Carlos Cruzado 

Presidente de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA)