APROBADA POR EL CONSEJO DE MINISTROS

La oferta de empleo público para la AEAT no compensará la perdida de plantilla, señala Gestha

Entre 2010 y 2016, la AEAT perdió casi 3.000 trabajadores.

La Oferta de Empleo Público (OEP) para 2018 y 2019 que el Gobierno aprobó este viernes, tras el acuerdo con los sindicatos, no compensará la pérdida de plantilla que se produjo durante los años de recortes y apenas reforzará la lucha contra el fraude fiscal, según resaltan los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha).

Los Técnicos resaltan que de la OEP no se pueden contabilizar como nuevos efectivos los 688 puestos a los que se accederán mediante la promoción interna de funcionarios actualmente en plantilla.

Cuadro 1. Convocatorias de acceso de nuevo personal de la AEAT

cuadro gestha1

Nota. SVA, Servicio de Vigilancia Aduanera

Así, únicamente 2.150 nuevos efectivos se incorporarán efectivamente entre 2018 y 2019 en sus puestos de la Agencia Tributaria (AEAT), por lo que apenas aumentará la plantilla porque entre 2017 y 2019 se estima que unos 2.000 empleados públicos del Organismo causarán baja por jubilación, excedencias u otras causas.

Cuadro 2. Personal de la AEAT con edad avanzada

cuadro gestha2

Fuente: Boletín Estadístico de Recursos Humanos del Ministerio de Hacienda

Frente a esta decepcionante OEP, desde hace unos años Gestha ha propuesto a los grupos parlamentarios que alcancen un pacto para duplicar el número de efectivos de la AEAT y situarlo a largo plazo en la media de la UE. Para ello, el Gobierno debería iniciar un aumento de plantilla en estos cuatro años de unos 5.000 efectivos más que los existentes.

En la actualidad, España está entre los países de la UE con mayor volumen de la economía sumergida, lo que no debe extrañar si solo cuenta con un efectivo de la AEAT para 1.958 contribuyentes, muy lejos de países como Alemania, que dispone de un empleado público para 740 o Francia (942). Se trata así de países que tienen una tasa de economía sumergida de entre el 10% y el 15% del PIB, mientras que en España el porcentaje asciende hasta el 24,6%, ya que cuenta con muchos menos recursos para reducir el fraude.

Cuadro 3. Evolución del personal de la AEAT

cuadro gestha3

Fuente: Boletín Estadístico de Recursos Humanos del Ministerio de Hacienda y Ley de Presupuestos

Gestha destaca que la oferta de Técnicos de Hacienda en turno libre y promoción interna es de cuatro veces la oferta de inspectores, lo que es un reconocimiento explícito del Gobierno al papel decisivo de los Técnicos en la lucha contra el fraude fiscal.

No obstante, recuerda que entre 2010 y 2016, los años de los principales recortes del gasto público, se perdieron 2.949 efectivos en la AEAT, lo que tuvo efectos adversos en la lucha contra el fraude. Esta situación, unida a normas internas que limitan las funciones de los Técnicos en la lucha contra la defraudación más sofisticada y compleja, ha provocado un desplome del 57% de las denuncias por delitos fiscales de la última década.

Cuadro 4. La senda descendente de las denuncias por delitos fiscales

cuadro gestha4

(*)La AEAT no ha facilitado datos de 2016

Fuente: Gestha a partir de las Memorias de la AEAT

Más allá de cifras: la necesidad de una nueva AEAT

En paralelo a las OEP, los Técnicos advierten de la importancia de acometer un profundo cambio en el modelo organizativo de la Agencia para modernizar su estructura, haciéndola más plana y participativa, para lograr un funcionamiento más objetivo y transparente y para dotarla de instrumentos que aseguren una mayor inmunidad frente a injerencias políticas.

Asimismo, es necesario establecer un objetivo prioritario de reducción de la abultada tasa de economía sumergida –que equivale a 253.000 millones de euros-, así como el establecimiento de unos indicadores homogéneos y permanentes en el tiempo de los resultados obtenidos, así como la exigencia de responsabilidades por el eventual incumplimiento de dichos objetivos.

En relación a la lucha contra el fraude y el control del gasto público, Gestha resalta que, a pesar de que los Técnicos son el principal colectivo de la AEAT, de la Intervención General del Estado (IGAE) y del Ministerio de Hacienda, actualmente tienen “las manos atadas” por normas internas que les impiden centrar sus investigaciones en las grandes fortunas, grupos empresariales y multinacionales, mermando así su efectividad, ya que se les ordena investigar preferentemente a pequeñas empresas, autónomos y trabajadores.

Por ello, reiteran la necesidad de la creación de un Cuerpo Superior Técnico de Hacienda, para reforzar las labores de lucha contra el fraude y detección de delitos contra la Hacienda Pública. Igualmente, proponen que la asignación presupuestaria en el Ministerio de Hacienda favorezca la movilidad personal y reducir la actual desproporción de sueldos con el colectivo de inspectores e interventores.