DEBATE DE LAS SIETE ENMIENDAS DE TOTALIDAD A LOS PGE 2017

Montoro pide huir de las "borracheras de gasto público"

El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, pidió el apoyo al proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2017.

Las formaciones que han manifestado vía enmienda de totalidad su rechazo a las cuentas públicas presentadas por el Ejecutivo son PSOE, Podemos, ERC, PDECat, Bildu, Compromís y Nueva Canarias

El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, pidió el apoyo al proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2017, pues se trata de unas cuentas de "transición", que enlazarán con las de 2018, y una "pieza" más para "seguir alimentando" y "consolidar" el crecimiento económico y la creación de empleo y superar la "larga pesadilla" de la crisis.

"Son los mejores PGE para España", indicó en el Pleno del Congreso de los Diputados, durante el debate de las siete enmiendas de totalidad presentadas por los grupos parlamentarios a la propuesta de PGE del Gobierno, para destacar la necesidad de huir de la "borrachera de gasto público" que proponen algunos partidos.

Las formaciones que han manifestado vía enmienda de totalidad su rechazo a las cuentas públicas presentadas por el Ejecutivo son PSOE, Podemos, ERC, PDECat, Bildu, Compromís y Nueva Canarias (estas cuatro últimas formaciones integradas dentro del Grupo Mixto).

MEJORAR LA VIDA DE LOS CIUDADANOS

"Son los Presupuestos del empleo y el gasto social, su objeto son las personas y la respuesta a sus necesidades", aseguró. Según Montoro, aprobar estos Presupuestos "es sin lugar a dudas una de esas oportunidades para seguir mejorando la vida de los españoles y una de esas oportunidades que tenemos la obligación de aprovechar".

Además, quiso dejar claro que "el Gobierno no se la juega" con la presentación de los PGE, para agregar que "buena parte del rechazo está más relacionado con cuestiones ajenas que con el contenido del proyecto".

El ministro explicó que este trámite parlamentario para sacar adelante los PGE "no tiene nada que ver con una acto formal" ni es "deseo personal" suyo, sino que se trata del "prestigio del país" y de su "imagen de estabilidad", ya que España se puede "sacudir cualquier sospecha de incertidumbre política".

El responsable de Hacienda quiso dejar claro que estos Presupuestos "ni nos van a llevar directamente a la cima ni nos van a llevar al abismo", para agregar que aunque su "vida útil" es de seis meses, son "importantes en sí mismos" para alcanzar objetivos como el de seguir reduciendo el déficit público.

En este sentido, defendió los efectos beneficiosos de la estabilidad presupuestaria, para señalar que siempre que en España se ha apostado por ella se ha dado un importante salto en lo que se refiere a creación de empleo.

El Gobierno aspira, aseguró, a que en España se puedan crear alrededor de medio millón de empleos anuales para "llegar a recuperar completamente" en esta legislatura los 3,6 millones de puestos de trabajo destruidos durante la crisis.

"PREVISIBILIDAD" EN EL GASTO

Por otra parte, Montoro subrayó la "previsibilidad en el gasto" en estos PGE, marcados por un importante componente social, pues la mayoría del gasto se centra en materias como pensiones, protección por desempleo o políticas sociales como sanidad o educación.

De esta manera, aunque la recaudación de impuestos "va mejor" como consecuencia de la recuperación, el ministro dijo que iba a responder a preguntas como si "ha llegado el momento de quitarse el corsé de la austeridad o es el momento de darse una alegría presupuestaria".

"Ante la posibilidad de gastar más, está siempre la opción de gastar mejor", dijo el responsable de Hacienda, quien agregó que "hay que gastar con claras prioridades, porque es así como mejor se atiende el presente y nos preparamos para el futuro".

Según el ministro, "los ingresos dan para lo que dan" y aunque hay una mejora de la recaudación hay que evitar una "borrachera del gasto público". En este sentido, criticó que algunos "ya quieren ir de copas para celebrarlo".

De esta manera, comentó que "aún no es el momento de acelerar algunos gastos", y añadió que "cuando se haga hay que hacerlo con cautela".

COMUNIDADES AUTÓNOMAS

Por otra parte, criticó la actitud de algunas autonomías que rechazan estas cuentas públicas, ya que, defendió, "traen dinero" para las comunidades, y decir que no equivale "a renunciar a que tenga esa nueva disponibilidad de recursos".

En concreto, recordó Montoro, hay 5.400 millones de euros más en financiación para las comunidades, pero advirtió de que para que esta mayor dotación "se pueda materializar hay que aprobar" los Presupuestos.

El ministro subrayó que con estos PGE "fortalecemos el Estado de las Autonomías", con el objetivo de diseñar unas cuentas que "satisfagan a todos sin privilegiar a nadie".

CONTENIDO

El Ejecutivo ha diseñado los PGE de 2017 sobre la base de un límite de gasto no financiero, el conocido como 'techo de gasto', de 118.337 millones de euros, la misma cuantía que en las cuentas públicas de 2016.

Además, los Presupuestos de 2017 tienen en cuenta el objetivo de déficit pactado con la Comisión Europea para 2017 y que es del 3,1% del PIB para el conjunto de las administraciones públicas y, en concreto, del 1,1% para el Estado y del 1,4% para la Seguridad Social.

En los PGE se incluye un aumento del 1% del sueldo de los empleados públicos en 2017 y se recoge el incremento del 0,25% en las pensiones, una subida que ya está en vigor desde comienzo del año.

El proyecto aprobado por el Gobierno recoge un aumento de la financiación de las comunidades autónomas en 5.387 millones de euros. Además, los recursos para Justicia aumentan un 7,6%, en Educación (becas y programas de refuerzo escolar) se incrementan un 1,7%, en políticas activas de empleo el alza es del 5,5% y en I+D+i suben un 4,1%.

A ello se une que se destinarán 100 millones más que en 2016 a las políticas de dependencia y se dotan 342 millones para protección a la familia y lucha contra la pobreza infantil.

En el capítulo de ingresos, el Gobierno prevé que la recaudación por impuestos crezca un 7,9% en 2017, hasta los 200.963 millones de euros. De ellos, 78.027 millones corresponden al IRPF (+7,7%), otros 24.399 millones son por Sociedades (+12,6%), un total de 67.463 millones son por el IVA (+7,3%) y 20.770 (+4,6%) de Impuestos Especiales.