JUNTO A ASTURIAS Y CEUTA

Madrid encabeza el ránking de comunidades donde las mujeres cobran menos que los hombres

Las mujeres en España cobran 4.636 euros menos de media que los hombres.

La brecha salarial se mantiene inalterable en España. Actualmente, las mujeres cobran una media de 4.636 euros menos al año que los hombres, lo que supone casi un tercio –un 28,7%- menos que ellos, según la actualización del informe ‘Brecha salarial y techo de cristal tienen nombre de mujer’, elaborado por los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) con motivo del Día Internacional de la Mujer.

cuadro sueldo mujeres

Solo el 19% de los puestos laborales mejor retribuidos están ocupados por mujeres

El mapa español de la brecha salarial no es homogéneo. Así, Asturias, Ceuta y Madrid son los tres territorios en los que la diferencia de nómina entre hombres y mujeres es más acusada, con un 37,1%, un 36,8% y un 35,8%, respectivamente. Aunque la entrada de Madrid en este pódium pueda sorprender, al ser una de las regiones en las que más mujeres trabajan, el hecho de que en la capital esté la sede de las mayores empresas del país explica esta diferencia, ya que los puestos directivos son todavía ocupados por hombres en su práctica totalidad.

En el extremo opuesto, Canarias, Extremadura y Baleares son las CC.AA. donde las diferencias son menores a la hora de percibir un salario entre ellos y ellas. De hecho, en el Archipiélago canario la brecha es del 16,5%, más de 20 puntos porcentuales menos que en Asturias. Así, mientras que en el Principado las mujeres dejan de percibir de media 6.100 euros anuales respecto a los hombres, en las islas esa cifra cae hasta los 2.450 euros al año.

POR DEBAJO DEL UMBRAL DEL MILEURISMO

En este informe, Gestha analiza la situación de la mujer en el mercado laboral desde distintas variables como la edad, el cargo ocupado –y salario correspondiente- y por territorios. Un análisis que revela que el mercado de trabajo español aún tiene profundas grietas de desigualdad. De hecho, uno de los datos más alarmantes que se ponen de relieve es que las mujeres ocupan todavía la mayoría de puestos laborales que están por debajo del umbral del mileurismo.

Los 1.000 euros mensuales se han convertido en la verdadera barrera salarial para las españolas. De hecho, una vez que se alcanza esa cifra, la presencia femenina en los distintos puestos se reduce paulatinamente, hasta desplomarse en la ocupación de puestos que perciben un salario medio por encima de 50.000 euros al año. La mayoría de personas con un salario anual de 11.377 euros son mujeres. Pero también hay mayoría femenina en los sueldos de hasta 6.871 anuales, o el caso más extremo, en los 1.827 euros anuales, donde el 51,1% de los puestos son ocupados por ellas.

"TECHO DE CRISTAL BLINDADO"

En el otro extremo, la realidad es muy diferente, pues en la escala salarial más alta –con un salario medio de 135.796 euros al año- solo hay un 19% de mujeres, lo que quiere decir que ocho de cada diez de los puestos de trabajo mejor remunerados en España están ocupados por hombres. Según los Técnicos, este “techo de cristal blindado” es la principal causa de la profunda brecha salarial que hay en nuestro país.

Si bien el informe de Gestha destaca que en los últimos diez años la incorporación de la mujer al mundo laboral se ha incrementado un 4,27%, a la vez que ha disminuido su participación en los trabajos pagados por debajo del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), concentrándose el aumento de las 322.790 trabajadoras incorporadas en esta década en todos los demás tramos retributivos.

Cuanto más mayores, más aumenta la diferencia salarial: a partir de los 56 años se dispara a 7.100 euros anuales

Otro de los aspectos que destacan los Técnicos de Hacienda es que la edad también penaliza a las mujeres a la hora de cobrar. Si los salarios al inicio de la actividad laboral son muy precarios para ambos sexos –la brecha salarial es de entre un 15% y un 19% hasta los 35 años-, a medida que pasa el tiempo, las diferencias empiezan a ser más acusadas.

Es a partir de la madurez –alrededor de 36 años-, cuando la brecha se ensancha debido a que es la edad en la que los trabajadores comienzan a ser promocionados. Así, en el tramo de edad de entre 36 y 45 años, el diferencial escala en el último año al 25% desde el 16,3%, siendo ya del 34,2% a las puertas de la jubilación, entre los 55 y los 65 años.

Pero es después del ‘retiro dorado’ cuando las estadísticas saltan por los aires, pues solo un 1% de las mujeres decide –está obligada o le permiten- seguir trabajando una vez alcanzada los 65 años, lo que dispara la brecha salarial al 104,5%. Es decir, las mujeres que trabajan una vez pasada la edad de jubilación cobran menos de la mitad que los hombres, 8.412 euros menos de media al año que los hombres de su misma edad.