CONTESTA CARLOS CRUZADO | GESTHA

¿Por qué Madrid debería restituir el Impuesto sobre el Patrimonio?

La Comunidad de Madrid está perdiendo anualmente la cantidad de 660,8 millones de euros por conceder estas ventajas fiscales que benefician exclusivamente a las clases altas.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes.
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes.

Madrid es una de las autonomías más atractivas para las grandes fortunas

Esta semana, la Agencia Tributaria publicaba la estadística sobre patrimonio, en la que se evidenciaba cómo la brecha entre ricos y pobres sigue aumentando en España, ya que el número de ‘súper ricos’ –los que declaran un patrimonio neto individual no exento superior a 30 millones de euros- creció un 8% el pasado año. Y es que estos ciudadanos, además de la situación acomodada de la que gozan, son los que más se benefician de normativas como la bonificación del 100% de la cuota del Impuesto de Patrimonio que está en vigor en la Comunidad de Madrid.

En concreto, la mitad de los españoles más ricos (3.153 personas) –aquellos que declaran un patrimonio neto individual no exento de más de 6 millones de euros- se ahorra un total de 456 millones de euros al año gracias a esta medida, pues les exime de tributar por este concepto. En el caso de las ‘súper fortunas’, el porcentaje se va al 60%, ya que de los 508 de estos contribuyentes que hay en España, 303 residen en la Comunidad de Madrid. Esto les evita pagar cada año una media de 600.000 euros en este concepto.

Aunque siempre se ha alegado que esta bonificación “beneficia a las clases medias”, lo cierto es que el 99,7% del Impuesto sobre el Patrimonio le correspondería pagarlo a los 13.498 contribuyentes titulares de un patrimonio individual neto no exento de más de 1,5 millones de euros residentes en la región. Por lo tanto, es fácil comprobar que es una medida elitista dirigida exclusivamente a las clases altas.

Esto supone que la Comunidad de Madrid está perdiendo anualmente la cantidad de 660,8 millones de euros por conceder estas ventajas fiscales, que sobre todo disfrutan los grandes patrimonios, que recordemos son, junto con las grandes empresas, causantes del 70% del fraude fiscal que hay en España. Esta cantidad que dejan de ingresar las arcas públicas se está volviendo cada vez más imprescindible, sobre todo teniendo en cuenta que el pasado año la región no cumplió con el objetivo de déficit del 0,7% del PIB impuesto por el Gobierno para las CC.AA., pues cerró con un déficit del 1,36%, situándose como la segunda comunidad con mayor déficit en términos absolutos, con 2.774 millones, según la IGAE.

Por ello, el pasado mes de junio, los Técnicos del Ministerio de Hacienda, dentro de la Plataforma por la Justicia Fiscal, pedimos en la Asamblea de Madrid que se restaurase este tributo, por tratarse de un impuesto equitativo y justo que mejoraría la situación de las arcas regionales y de los ciudadanos de a pie. Porque hay que tener muy en cuenta que Madrid es una de las autonomías más atractivas para las grandes fortunas y, la restitución del Impuesto de Patrimonio no supondría en ningún caso, como piensan algunas corrientes interesadas, una fuga de capitales, pues se trata de un gravamen personal por el que tributa la riqueza localizada tanto en España como en el extranjero, y es difícil que una persona se traslade a otro país alejado de sus relaciones personales y del centro de sus intereses económicos.


Contesta Carlos Cruzado

Presidente de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA)