CAYÓ UN 58,2% ENTRE 2007 Y 2014

El Impuesto de Sociedades acumula una pérdida de recaudación de 173.370 millones desde el inicio de la crisis, según Gestha

Solo el 0,32% de las empresas se beneficia de más del 75% de las ventajas fiscales de este tributo.

La desigual tributación entre pymes y grandes empresas lastra la recaudación en 7.300 millones anuales

La crisis económica, la elusión y el fraude fiscal han hecho mella en estos últimos años en las arcas públicas, pero en algunos impuestos más que en otros. Así, la recaudación del IRPF y del IVA, afectada sensiblemente en estos años, ha recuperado los niveles de 2007 gracias a los dos aumentos impositivos aprobados en 2010 y 2012 para ambos tributos. En cambio, la recaudación del Impuesto de Sociedades se hundió un 58,2% entre 2007 y 2014, a pesar de lo cual no se han aprobado aumentos impositivos reales en estos últimos años, según los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA) a partir de los datos de la Agencia Tributaria (AEAT).

En este sentido, la pérdida acumulada de ingresos en todos los impuestos y tasas que gestiona la AEAT desde el año 2008 asciende a 253.559 millones de euros. Si se compara con la recaudación de 2007, más del 68% de esa cifra corresponde al impuesto sobre sociedades, casi el 21% al IVA y tan solo el 9% al IRPF.

Ingresos de los principales impuestos y diferencial acumulado anual con respecto a 2007 

unnamed1(*) La recaudación total incluye además a los Impuestos especiales y al resto de tributos y tasas que gestiona la AEAT
(**) Millones de euros
Fuente: Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA) a partir de la estadística de la recaudación de la AEAT

Gestha atribuye este desplome del 58,2% del Impuesto de Sociedades a varias causas. El contexto económico durante los años de crisis explicaría cierta pérdida de recaudación en consonancia con la caída de la actividad, pero sobre todo la evasión, el fraude y las posibilidades que tienen las mayores empresas de reducir su factura fiscal, aprovechando los “huecos” que deja la normativa, permitiéndoles pagar unos tipos efectivos muy por debajo de los nominales.

En concreto, las pymes soportan una carga fiscal media del 14,9% sobre sus beneficios, mientras que la carga fiscal de las grandes empresas y multinacionales es del 6% del resultado contable obtenido en España, pues por su dimensión pueden acceder a servicios de asesoría internacional muy especializada y aprovechar al máximo todas las posibilidades para reducir su factura fiscal, en ocasiones bordeando o sobrepasando la legalidad, algo que, por el contrario, no suelen hacer los pequeños negocios.

Carga fiscal de las pymes y las grandes corporaciones empresariales

unnamedFuente: Informes de recaudación de la AEAT

Para la OCDE, esta “optimización fiscal” le hace perder al fisco entre un 4% y un 10% de recaudación cada año, lo que supone dejar de ingresar anualmente entre 100.000 y 240.000 millones de dólares (entre 90.000 y 215.000 millones de euros) por el Impuesto de Sociedades en todo el mundo, una cantidad más que considerable sobre todo en un contexto de austeridad debido a la crisis.

Unos 7.300 millones más que podrían llegar a 13.000 millones

Actualmente, más de tres cuartas partes de las ventajas tributarias del Impuesto de Sociedades son utilizadas sólo por el 0,32% del tejido empresarial español, las 4.569 grandes sociedades que facturan más de 45 millones de euros al año.

Lejos de equilibrar la desigual utilización de beneficios fiscales y potenciar la recaudación, la reforma fiscal del Gobierno de Mariano Rajoy bajó el tipo nominal general de las grandes empresas, pasando del 30% al 25%, igualándolo así al tipo de gravamen del 25% de las empresas más pequeñas, las que venden menos de 10 millones de euros al año.

Por el contrario, Gestha viene defendiendo equiparar el tipo efectivo de las grandes empresas al de las pymes, lo que supondría una recaudación adicional de 7.300 millones de euros al año, según los cálculos de este colectivo.

Según el secretario general de Gestha, José María Mollinedo, “los técnicos de Hacienda ya dejamos claro en nuestras propuestas fiscales previas a los comicios del 20-D que lo más equitativo en términos recaudatorios sería elevar en cinco puntos el tipo nominal de las grandes empresas que tengan más de un millón de euros de beneficio al año, lo que supondría una recaudación adicional de otros 5.300 millones para las arcas del Estado. De este modo, en total se podrían ingresar 13.000 millones de euros más cada año por el Impuesto Sociedades, reduciendo a la mitad la pérdida recaudatoria anual de 26.110 millones en 2014 respecto de 2007 y, lo que es más importante, sin penalizar fiscalmente a pymes y pequeños negocios”.