CONTESTA CARLOS CRUZADO | GESTHA

¿Por qué los españoles no pueden ahorrar?

En España, en torno al 90% de las personas que obtienen rentas no tienen capacidad de ahorrar.

El pasado 31 de octubre se celebró el Día Mundial del Ahorro, una jornada que pasó desapercibida para la práctica totalidad de españoles, a quienes incluso su marca en el calendario pudo herir las sensibilidades. Y es que, en España, en torno al 90% de las personas que obtienen rentas no tienen capacidad de ahorrar. Se trata de asalariados que ingresan menos de 30.000 euros al año, una suma claramente insuficiente como para destinar parte del sueldo a algún producto de ahorro o inversión.

En nuestro país únicamente cuatro millones de personas pueden en realidad guardar parte de sus ingresos, ya que el ingreso bruto medio de los trabajadores españoles es de 22.381 euros. Pero tras restar la cuota de la Seguridad Social y las retenciones, apenas quedarían 16.000 euros al año de renta disponible, que casi por completo se dedican al consumo, quedando muy poca disponibilidad para ahorrar.

Sólo uno de cada diez españoles puede “hacer hucha”

Sólo uno de cada diez españoles puede “hacer hucha”, pues el porcentaje de ciudadanos que supera el umbral de renta mínimo como para poder ahorrar es del 13,4%. Es más, en el ecuador de esta semana saltaba una noticia en la prensa que ponía de manifiesto que la devaluación salarial redujo un 7,6% las nóminas entre 2008 y 2015. Asimismo, el pasado viernes publicaba el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) que la confianza de los consumidores volvió a caer en octubre, por segundo mes consecutivo, hasta su nivel más bajo desde marzo.

Si la situación económica de los contribuyentes no deja mucho margen para el ahorro, en peor estado se encuentran los hogares, donde el gasto anual supera en 1.000 euros a los ingresos. Y eso abre las puertas al endeudamiento. De los datos del INE se desprende que los miembros de los hogares españoles ingresaron en 2015, de media, 26.730 euros; al tiempo que su partida del gasto escaló, en términos corrientes, hasta los 27.420 euros.

Pese al escaso número de contribuyentes que tienen capacidad de ahorro en España, este año ha sido el primero de la historia en el que el dinero invertido en fondos de inversión ha superado al anclado en los tradicionales depósitos bancarios. Y el cuarto trimestre del ejercicio es el momento ideal para aprovechar, los que puedan, ciertas ventajas fiscales de cara a lograr más de 5.000 euros de ahorro en la declaración de la renta del próximo año. En cualquier caso, antes de movilizar el dinero, cada persona debe saber que el ahorro fiscal máximo es su carga real del IRPF, porque Hacienda sólo devuelve las retenciones.

CARLOCRUZADO

 

 

Contesta Carlos Cruzado

Presidente de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA)