El diálogo social reflota contra todo pronóstico

La voluntad y el diálogo han triunfado contra todo pronóstico y pese a que la crisis arrecia. Empresarios y sindicatos escenificaron este miércoles un importante acuerdo en materia salarial y de convenios. CCOO y UGT creen que ya no hay razón para que el Ejecutivo del PP legisle en solitario. 

| 25 Enero 2012 - 18:48 h.

Patronal y sindicatos escenificaron este miércoles el acuerdo alcanzado en materia de salarios y convenios colectivos haciendo hincapié en la importancia del pacto tras duros meses de negociaciones. Tan solo hace unos días que ciertos sectores empresariales daban definitivamente por muerto el diálogo social en un intento por dejar en manos del Gobierno del PP la reforma del mercado de trabajo, pero el giro dado en las últimas jornadas en las que se han seguido contactos discretos entre los principales interlocutores han desembocado en un acuerdo de cuya importancia se jactaron los agentes sociales.

Con una puesta en escena en la sede del Consejo Económico y Social (CES) ante los medios de comunicación, los representantes empresariales y sindicales mostraron su satisfacción por el acuerdo firmado que abarca la negociación colectiva y la moderación salarial hasta 2014. Los líderes de CCOO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, resaltaron la trascendencia del pacto que ha hecho reflotar el diálogo social en un momento en el que las instituciones europeas y sobre todo el gobierno alemán de Angela Merkel presionan al Ejecutivo de Mariano Rajoy para acometer reformas de mayor calado.

En la misma línea se pronunció el presidente de la patronal, Juan Rosell, quien avisó al Gobierno que "las cosas siempre por acuerdo son mejor que por imposición", al tiempo que enfatizó en que los empresarios "creemos en este acuerdo y en los que podamos hacer. No podemos dormirnos en los laureles". Lo dijo flanqueado por otros líderes sindicales como el presidente de Cepyme, Jesús Terciado y el vicepresidente primero de la CEOE, Arturo Fernández, ambos exponentes del ala dura de la patronal que no ha dejado de bombardear en las últimas semanas la posibilidad de un acuerdo.

El cambio de aptitud de la patronal, en cuya última Junta Directiva se vivió un duro enfrentamiento entre los que consideran irrelevante el papel sindical y los que creen que hay que mantener la interlocución con los sindicatos y que eso merece ceder en sus posiciones (principalmente con respecto a la congelación salarial), viene dado en buena medida por la perseverancia de CCOO y UGT que se han negado desde el primer momento a tirar la toalla. “Hemos sido capaces de demostrar que el dialogo social funciona cuando hay voluntad, sin tutelas y sin presiones”, afirman fuentes sindicales.

Los sindicatos esgrimen además, ante posibles críticas de la izquierda por lo que se pueda ver como una cesión a los intereses de la patronal, que el objetivo del acuerdo ha sido preservar el empleo y garantizar los derechos de los trabajadores. El pacto “da más margen a los empresarios pero también más garantías a los trabajadores”, subrayan las mismas fuentes.

Tanto Toxo como Méndez consideran que el acuerdo hace innecesarias reformas ulteriores en un claro mensaje al Gobierno para que aparque su anunciada reforma laboral. La única cuestión que queda en el aire es en materia de contratación así como otros asuntos menores tales como los salarios de los ejecutivos, la reinversión de los beneficios de las empresas, o el control de los precios.

Vota esta noticia:
Más acciones: