CONTESTA CARLOS CRUZADO | PRESIDENTE DE GESTHA

¿Cuánto se puede ingresar por la reforma del Impuesto de Sociedades?

España necesita ingresos. Es el mantra que llega desde Bruselas, que a cambio de no sancionar económicamente a España por sobrepasar el objetivo del déficit le ha encomendado una lista de tareas por hacer para recortar su déficit.

El próximo gobierno no debe dilatar la puesta en marcha de una reforma fiscal de todo el sistema impositivo, con el objetivo de hacerlo más equitativo, progresivo, justo y eficiente, en definitiva, más acorde con la Constitución

España necesita ingresos. Es el mantra que llega desde Bruselas, que a cambio de no sancionar económicamente a España por sobrepasar el objetivo del déficit le ha encomendado una lista de tareas por hacer para recortar su déficit. Y en ella está subir los ingresos fiscales, para lo que ya se ha puesto en marcha el gobierno en funciones con la reforma del Impuesto de Sociedades recientemente aprobada, por la cual se vuelve a recuperar el pago mínimo a cuenta del tributo.

El propio ministro de Economía en funciones Luis de Guindos ya ha reconocido que este año volveremos a incumplir el objetivo de déficit marcado por los socios europeos –del 4,6% del PIB- y que el próximo gobierno tendrá que hacer ajustes por valor de más de 5.000 millones de euros si se quiere bajar el déficit al 3,1% el próximo año, como pide la UE. Estas cifras a buen seguro traerán consigo nuevas medidas fiscales, las cuales, por otra parte, son muy necesarias, pero si de verdad se abordan de forma integral para dotar al sistema de suficiencia y mayor equidad y no haciendo labores de macramé.

En cualquier caso, con la introducida hace unos días, el gobierno en funciones se intenta asegurar un balón de oxígeno para llegar con vida a diciembre. Según los cálculos de Gestha, gracias al adelanto del pago mínimo a cuenta de Sociedades se espera adelantar la recaudación en unos 8.300 millones, de modo que la horquilla estimada de ingresos por este concepto con la que se puede cerrar el año estará entre los 22.300 y los 24.400 millones.

Pero no hay que olvidar que el efecto positivo que tendrá esta medida se diluirá el año que se derogue. Es decir, lo que se recaude de más hoy, se perderá mañana cuando las empresas hagan su declaración y este importe adelantado les sea devuelto, lo que volverá a desplomar la recaudación por Sociedades, tributo que ha sufrido una pérdida acumulada de ingresos entre 2008 y 2014 de más de 173.000 millones.

En esta tesitura, el próximo gobierno no debe dilatar la puesta en marcha de una reforma fiscal de todo el sistema impositivo, con el objetivo de hacerlo más equitativo, progresivo, justo y eficiente, en definitiva, más acorde con la Constitución. Los tiempos de poner parches para tapar huecos y deficiencias del sistema tienen que quedarse atrás si España quiere estar a la altura de los compromisos que tiene con Europa y, sobre todo, a la altura de unos ciudadanos cansados de un sistema fiscal que ya por norma beneficia a las grandes empresas y fortunas pero que desprotege a las rentas medias y bajas.


Contesta Carlos Cruzado,

Presidente de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA)