CONTESTA CARLOS CRUZADO | GESTHA

¿Cuánto ha aumentado el salario de los directivos durante la crisis?

Casi la mitad de los españoles percibe un salario mensual por debajo del umbral del mileurismo.

Desde 2007, los sueldos de los grandes ejecutivos han crecido un 17,2%, pasando de una media de 129.852 euros al año hasta los 152.223 euros

El pasado 1 de mayo, con motivo del Día del Trabajo, desde Gestha publicamos un estudio en el que revelábamos que casi la mitad de los españoles cobra menos de 1.000 euros. En concreto, el 47% de los trabajadores (8.160.172 millones de personas) percibía un salario mensual por debajo del umbral del mileurismo en 2015 –últimos datos disponibles-, el nivel más alto desde que empezó la crisis.

Además, en la actualidad hay seis millones de trabajadores españoles que, de no contar con ayudas familiares o de otra índole, podrían encontrarse en riesgo de pobreza. Es decir, tres de cada cuatro trabajadores que cobran menos de mil euros estarían en esta situación al percibir un sueldo por debajo del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) (teniendo en cuenta que el SMI era de 9.080,40 euros anuales en 2015 y el umbral de la pobreza para un hogar conformado por una persona era de 8.010,90 euros).

De estos datos se extrae que la mejora económica de los últimos años no ha tenido un impacto real en los trabajadores… aunque no en todos. Si nos fijamos en los salarios más elevados, los de los directivos, podemos ver como estos, cuyos sueldos apenas se vieron afectados por la crisis, sí se han beneficiado de la recuperación de la actividad. Desde 2007, los sueldos de los grandes ejecutivos han crecido un 17,2%, pasando de una media de 129.852 euros al año hasta los 152.223 euros. Mientras, en la otra orilla las personas que ganan menos de 1.000 euros al mes no dejan de ser más.

De esta manera, los 136.502 directivos que hay en España actualmente cobran lo mismo que los más de 5,5 millones de trabajadores con los salarios más bajos, lo que supone una clara injusticia social que muestra que el reparto de las rentas en nuestro país es totalmente desigual, ya que unos pocos concentran la mayor parte de los ingresos.

Esto lo corrobora el índice Gini sobre los salarios, que mide la desigualdad de ingresos que existe entre los ciudadanos de un país. Siendo cero la igualdad máxima y 1 la desigualdad máxima, y que nos muestra como la desigualdad salarial se recortó hasta 2007, empeoró en los peores años de la crisis en 2008 y 2009, y mejoró nuevamente entre 2010 y 2012, para iniciar en 2013 una senda negativa hacia una mayor desigualdad. Y todo esto en un contexto de supuesta recuperación de la economía.

Esto refuerza todavía más si cabe la petición de Gestha al Gobierno para que lleve a cabo una reforma fiscal integral que redistribuya los ingresos de un modo equitativo y progresivo, ya que está demostrado que el mercado de trabajo no es capaz de hacerlo hoy por hoy. La profunda desigualdad que vive la sociedad española tiene que remediarse y la política fiscal es una de las mejores herramientas para ello. Eso sí, siempre que se haga debidamente.

 

Contesta Carlos Cruzado

Presidente de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA)