Comparadores online, buen método para elegir los servicios más baratos

Las páginas web de este tipo ofrecen cantidades de dinero pequeñas, hasta los 500 euros aproximadamente.

Pixabay
Pixabay

Muchas veces somos testigos del incremento inusual de la cuantía de una factura; de la aparición de gastos imprevistos como el arreglo de la avería de un vehículo o la reparación de algún electrodoméstico de uso común o, incluso, de la necesidad de una cierta cantidad de dinero para afrontar un pago como la reserva de las vacaciones o la entrada monetaria para un mueble, por ejemplo. En estos casos, si no se poseen los ahorros suficientes, lo más recomendable es acudir a empresas financieras que operan a través de plataformas online para solicitar un préstamo. Para tener la seguridad de confiar en la mejor de éstas existen comparadores virtuales como Credy24 que posicionan ordenadamente los distintos portales web de concesión de créditos rápidos, en función de sus características.

El 70% de los españoles eligió esta opción durante el pasado año 2016, tal y como confirman las estadísticas del Informe Mundial de Banca Minorista. Esto se debe a las grandes ventajas y comodidades del servicio que estas empresas brindan a sus clientes. Cabe destacar que un crédito de este tipo se puede solicitar a cualquier hora del día, sin ningún tipo de límites horarios, en un plazo de 10 o 15 minutos, debido a la rapidez del procedimiento. Además, lo único necesario para hacerlo es disponer de un aparato electrónico con conexión a Internet, lo que permite pedir un préstamo sin necesidad de salir de casa.

Las páginas web de este tipo ofrecen cantidades de dinero pequeñas, hasta los 500 euros aproximadamente. El primer paso para tramitar la solicitud es introducir la cifra que se va a pedir y el plazo de devolución elegido; por ejemplo, 300 euros en 25 días. Entonces, el comparador hará aparecer una tabla comparativa con las puntuaciones de las firmas que tienen esa posibilidad de préstamo. Así, el cliente optará por la que más le convenga, teniendo en cuenta los gastos e intereses que se aplican a la operación indicada. Es importante tener en cuenta que algunos portales virtuales conceden el primer préstamo de forma gratuita, de manera que solo se tiene que devolver la cantidad solicitada.

Cualquier persona puede hacer uso de estas plataformas telemáticas, ya que no requieren de casi ningún papeleo innecesario. No es necesario que el solicitante tenga empleo temporal o fijo, puesto que no se pide presentar nómina como justificante de ingresos regulares. Asimismo, tampoco se requiere una persona que avale el préstamo y garantice su devolución en caso de impago por parte del usuario. Incluso, aquellas personas que formen parte de una lista de morosos pueden tramitar la solicitud para quedar a la espera de su aprobación.

Normalmente el proceso completo, que va desde el registro en la página elegida hasta el ingreso del dinero solicitado al número de cuenta bancaria indicada, puede tardar unos 10 o 15 minutos. Esta es la mayor razón por la que muchas personas optan por usar estas empresas en vez de acudir a las entidades bancarias tradicionales, cuyo tiempo de espera suele ser igual o mayor de una o dos semanas.