CON MOTIVO DEL INICIO DE LAS REBAJAS Y EL PERIODO NAVIDEÑO

“En el trabajo que no te obliguen a hacer el animal”

UGT anima a denunciar situaciones que vulneren la salud y seguridad de los trabajadores, a que no te obliguen a hacer el animal y a proteger tu salud y tus derechos.

La mayoría de estos empleos son temporales, precarios y con escasas remuneraciones, en los que la salud y seguridad de los trabajadores y trabajadoras se ve afectada

UGT alerta de los posibles efectos negativos en materia de salud laboral que pueden traer consigo los empleos que se crean para la campaña de Navidad, dado que la inmensa mayoría de estos empleos son temporales, precarios y con escasas remuneraciones, en los que la salud y la seguridad de los trabajadores y trabajadoras se puede ver afectada significativamente. 

Por este motivo, el sindicato ha relanzado su campaña de sensibilización "En el trabajo que no te obliguen a hacer el animal", una campaña de ámbito nacional cuya finalidad es "concienciar a los trabajadores y trabajadoras de las consecuencias que su actividad laboral puede tener en su salud a lo largo del tiempo", a la vez que anima a los trabajadores a "denunciar cualquier posible situación que perjudique su salud y seguridad, a que no te obliguen a hacer el animal, a proteger tu salud y reclamar tus derechos", señala Ana García de la Torre, Secretaria de Salud Laboral y Medio Ambiente de UGT. 

La campaña se centra, en mayor medida, en los trastornos musculoesqueléticos, "porque es la primera causa de accidentes de trabajo y enfermedad profesional". Ana García ha afirmado también, que el tipo de empleo que se está creando debido a la reforma laboral del Gobierno del PP está agravando la siniestralidad laboral. "Cada vez aumentan más los niveles de temporalidad y precariedad en el trabajo y esto está produciendo un aumento de las enfermedades profesionales y de los accidentes de trabajo. Es obvio, que en los colectivos en los que existe una mayor rotación de personal y hay una alta temporalidad, como es el caso de los empleos creados para el periodo navideño, existe una alta probabilidad de que los trabajadores no reciban la información ni la formación adecuada que les permita identificar los riesgos existentes en su puesto de trabajo y las formas de evitarlos, así como una vigilancia de la salud adecuada".

La reforma laboral del Gobierno y la escasa cultura preventiva de las empresas continúa agravando la siniestralidad laboral

En este sentido, ha manifestado que "se ha producido un aumento entre 2012 y 2016 del número de accidentes de trabajo con baja por sobreesfuerzo en un 23,6%; un incremento de la siniestralidad mortal en jornada de un 9,7%; y un repunte del total de los accidentes de trabajo de un 11,3%". 

De hecho, a octubre de 2017, continúan aumentando los accidentes laborales, con un incremento de casi un 3% respecto al mismo periodo del año anterior, repuntando los accidentes con baja un 5,5%, a pesar de que se mantiene la tendencia de que los accidentes laborales sin baja continúan siendo más numerosos que los de con baja por el endurecimiento de los criterios de las Mutuas para conceder la baja. Además, hay 15 fallecidos más (un total de 524) como consecuencia de su trabajo que en el mismo periodo de 2016, algo que para UGT resulta intolerable.

El sindicato también denuncia la infradeclaración de las enfermedades profesionales, sobre todo los cánceres de origen laboral. Hasta noviembre de 2017 solo se han declarado 50 casos, 32 por amianto, cuando hay estudios que señalan que en España al menos se producen 9.500 muertes por cáncer cada año que podrían estar relacionadas con el trabajo.

Además, a la reforma laboral del 2012 se le une a la escasa conciencia de los empresarios en materia de prevención, ya que muchos no tienen interiorizada aún la cultura preventiva en sus negocios. "Se dedican a cumplir la ley para evitar la multa, pero no apuestan decididamente por la prevención en la empresa. La ven como un gasto, no como una inversión, pero está demostrado que empresas con mayor cultura preventiva mejoran tanto su productividad como las condiciones de sus trabajadores y tienen una menor siniestralidad laboral", indica Ana García.