ANTE EL INMOVILISMO DE LA PATRONAL

El sector de la seguridad privada prepara una convocatoria de huelga general en toda España

Los sindicatos convocan una reunión de urgencia para concretar un calendario conjunto de movilizaciones.

Foto: USO
Foto: USO

Incrementos salariales, avanzar en políticas de empleabilidad, jubilación anticipada, carrera profesional, acceso a la profesión y especialización son elementos contrarios a los planteamientos empresariales

CCOO, UGT y USO mantendrán una reunión con carácter de urgencia para concretar un calendario conjunto de movilizaciones en el territorio nacional en el sector de la seguridad privada que culmine en la convocatoria de huelga general. La decisión de los sindicatos llega después de que la patronal se haya negado en la mesa de negociación a restaurar los derechos laborales del conjunto de los vigilantes.

Y es que, tras nueve meses de negociación del convenio sectorial, las Patronales del sector siguen planteando abiertamente congelación de antigüedad, modificación de parámetros de IT, así como flexibilizar la jornada en el ámbito de Transporte de Fondos, elementos camuflados en medidas de productividad, “conductas inequívocas de retroceso en las condiciones laborales del sector”, denuncian los sindicatos.

Según las centrales sindicales, el comportamiento de las empresas de seguridad privada en los últimos años viene derivando en una competencia de precios a la baja, mermando condiciones laborales, que para nada coinciden con el planteamiento expuesto en la Mesa por la parte social, “que no es otro que situar comportamientos claros de no retroceso así como avanzar en una apuesta clara de situar al sector de la seguridad en condiciones laborales y de calidad de servicios lejos de políticas de retroceso”.

Abordar un incremento salarial, así como la clara intención de avanzar en políticas de empleabilidad, jubilación anticipada, carrera profesional, acceso a la profesión, especialización son elementos contrarios a los planteamientos empresariales.

Por todo ello, CCOO, UGT y USO consideran que la solución a la situación del sector debe ser negociada, “con seriedad y rigor lejos del ruido, pero nunca debe ser situada en el retroceso” y advierten de que, de continuar la negativa de la Patronal, las movilizaciones convocadas culminarán en la huelga general.