4,5 MILLONES DE DESEMPLEADOS

Reforma Laboral: Cinco años de peores empleos y salarios y mayor desigualdad y pobreza

De los 19 millones de contratos en 2016, tan solo 809.000 permiten vivir dignamente.

El Secretario de Política Sindical de UGT, Gonzalo Pino, y la Secretaria Confederal, Isabel Araque, han analizado en el día de hoy la situación del mercado de trabajo tras el quinto aniversario de la aprobación de la reforma laboral, que se cumple el 10 de febrero.

De esta forma, "aún tenemos unos altos niveles de paro, con 4,5 millones de desempleados, y hay 445.000 desempleados más que en 2009. Además, la recuperación del empleo ha sido únicamente de carácter temporal. De los 19 millones de contratos en 2016, tan solo 1,7 millones son de carácter indefinido y 5 millones han sido de corta o muy corta duración. De esta forma, del total de los contratos, solo 819.000 han tenido la calidad suficiente como para garantizar un nivel de vida digno para los trabajadores", ha asegurado Araque.

Además, ha recordado que "se consolida la parcialidad involuntaria, que ha aumentado 5 puntos desde 2011; se ha expulsado del mercado laboral a los jóvenes y a los mayores de 55 años; se ha enquistado el paro de larga duración, con más de tres millones de personas en desempleo más de un año; se ha devaluado los salarios en 5,3 puntos desde 2009; y han aumentado los niveles de desigualdad y pobreza", entre otras cuestiones.

En este sentido, Gonzalo Pino ha señalado que esta reforma "lo único que ha intentado ha sido sacar a los sindicatos de la participación en el reparto de la riqueza de nuestro país. La recuperación económica solo ha llevado a las empresas a aumentar sus beneficios, mientras que las rentas de los trabajadores han disminuido año a año".

"Esta reforma es la gran causante de la aparición de la figura del trabajador pobre", ha afirmado Pino, "ese trabajador que aun teniendo un empleo no consigue salir del umbral de la pobreza; y la gran sustentadora de las empresas multiservicio, que desregulan las condiciones de trabajo en extremo".

Por todo ello, han exigido la derogación de la reforma laboral, "desde el diálogo y el consenso, porque el único objetivo que ha buscado ha sido un mercado laboral a la carta para los empresarios. Si se deroga, acabaremos con el contrato de emprendedores, que contiene el despido libre al año; y el contrato de formación desde los 21 a los 30 años, del que se han aprovechado mucho los empresarios".

Además, "recuperaremos el contrato de relevo para dar más oportunidad a los jóvenes; la causalidad de la contratación y el despido; la negociación colectiva, sin la prevalencia del convenio de empresa; y los 45 días por año en el despido con un tope de 12 mensualidades".

"Hay que establecer un marco de relaciones laborales negociado para implementar un mercado de trabajo más productivo, más cualificado y con mejores empleos y salarios", ha afirmado Pino. "Hoy no es un día de celebración, sino de recordar que esta reforma ha aumentado la pobreza y la desigualdad en nuestro país".