CONFIRMA QUE LA DEVALUACIÓN SALARIAL HA SIDO MÁS DURA

El nuevo Índice del Precio del Trabajo plantea dudas sobre su coherencia cuando se desagrega

El Índice del Precio del Trabajo mide la variación del salario en nómina, descontando los efectos que sobre el salario medio provoca los cambios en la composición del empleo.

El salario medio ha crecido más o se ha recortado menos, que el salario que, efectivamente, se pagaba en nómina por realizar el mismo trabajo

El nuevo Índice del Precio del Trabajo (IPT) publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), confirma que la devaluación salarial fue más dura a lo largo de la etapa de destrucción de empleo que la mostrada por la evolución del salario medio publicado por el Instituto.

El IPT mide la variación pura del salario en nómina, descontando los efectos que sobre el salario medio provoca los cambios en la composición del empleo. Es como un IPC pero de puestos de trabajo. Mientras que el IPC mantiene fija una cesta de artículos de la compra entre los períodos que compara, el IPT hace lo mismo pero con una cesta fija de los mismos puestos de trabajo, lo que permite estimar cómo evoluciona el salario que se paga por el mismo trabajo.

Sin título1

Su evolución agregada se ajusta a la evolución salarial esperada de la observación de otros indicadores conocidos, pero cuando se desagrega presenta importantes incoherencias difíciles de explicar, estando pendientes explicaciones más detalladas por parte del Instituto. Por ejemplo:

  • Fuerte aumento del salario de entrada en 2010 (13,1%) y 2014 (12%), frente a una caída de los salarios de los trabajadores que ya estaban en plantilla.
  • Fuerte aumento del salario de los contratados temporales en 2010 (6,6%, lo indefinidos -0,5%) y 2014 (4,4%, los indefinidos 0,3%).
  • Fuerte aumento del salario de los jóvenes en 2010 (7,1% frente a un 0,5% de media) y 2014 (6,3%, frente a una subida media del 0,8%).
  • El salario de los trabajadores extranjeros sube un 9,7% entre 2008 y 2014 y, en cambio, cae un 1,2% entre los españoles.

Todas estas evoluciones, difíciles de explicar, pueden deberse a que los índices individuales que componen el índice general están estimados a través de regresiones estadísticas derivadas de datos administrativos. A diferencia del IPC, o del IPT de otros países, no hay recogida directa de información en los centros de trabajo.

Si nos quedamos en el análisis global del índice, y a la espera de que el Instituto aclare estas importantes incoherencias, se pueden hacer las siguientes reflexiones provisionales y generales. Como se observa en el gráfico adjunto, el salario medio ha crecido más o se ha recortado menos, que el salario que, efectivamente, se pagaba en nómina por realizar el mismo trabajo (estimado por el IPT). La razón de esta diferencia, al principio de la crisis (en 2008 y 2009), es el despido masivo de trabajadores temporales que hicieron subir las medias salariales por una cuestión puramente matemática (efecto composición). El salario medio de las empresas subía cuando se calculaba sólo entre los indefinidos una vez que se había despedido a los temporales, que tienen un salario medio más bajo por su menor antigüedad, y la mayor discriminación que sufren.

Captura de pantalla 2016-11-18 a las 17.23.31

La diferencia entre la variación del salario medio y el IPT se estrecha en 2010, por la remisión del fenómeno descrito, pero la brecha vuelve aumentar en 2011 y 2012, porque ahora le llega el turno del ajuste a los trabajadores indefinidos y, primero son despedidos aquellos menos antiguos con salarios medios más bajos. En 2011, el salario medio crece un 1%, mientras que el salario de los que conservan su empleo (estimado por el IPT) se recorta, en media, un 1,5% nominal, un -4,7% real, si se resta la variación de los precios.

La diferencia entre salario medio e IPT se estrecha en 2012: el salario medio cae un 0,6% y el salario de los que conservan su empleo cae un 1,6% (-4% real). El motivo es que la reforma laboral abarata el despido de todos los trabajadores indefinidos afectando los despidos ahora a todos (noveles y veteranos).

Captura de pantalla 2016-11-18 a las 17.22.05En 2013, se vuelve a estrecha la diferencia entre la variación del salario medio y el IPT. Los motivos son dos, por un lado, la recuperación de la parte de la paga extra de los empleados públicos en este año, y, por otro, la caída de los salarios de entrada y el aumento del tiempo parcial (flexibilizado en 2013), que aunque han estado presentes a lo largo de toda la crisis, ahora ganan peso en la explicación de la evolución del salario medio.

Con la recuperación del empleo, el salario en nómina (IPT) empieza a crecer por encima del salario medio, debido a que la reforma laboral y la política económica del gobierno incentivan el aumento de la ocupación en actividades poco productivas, que generan empleo de mala calidad y pagan salarios bajos, lo que hace caer las medias salariales.